¿Cómo cambiar la rueda de un coche?

Cambiar una rueda del coche es un problema con el que todos nos podemos encontrar en algún momento. Por ello, conviene estar preparado para no quedarse tirado en pleno viaje.

Antes de iniciar cualquier viaje, y especialmente si es largo, se debe tener ubicada la rueda de repuesto. Además, es importante asegurarse de que está en buenas condiciones.

En los modelos más actuales de coches es raro encontrar una rueda de repuesto del mismo tamaño que el resto, a no ser que el cliente la pida expresamente. Esto es así porque los fabricantes buscan aligerar el peso del vehículo y maximizar el tamaño del maletero.

Estas ruedas, más que de repuesto, son ruedas de emergencia pensadas para llegar sin problemas a un taller. Cada vez es más frecuente encontrarlas denominadas como “ruedas de galleta”. Con estas ruedas de sustitución no conviene circular a más de 80 km/h, ya que solo están pensadas como una medida de sustitución temporal.

Paso 1: detenerse y asegurar el lugar

Para empezar, conviene, si es posible, situarse en dirección contraria al tráfico para cambiar la rueda averiada. Esto nos permitirá ver mejor a los demás conductores y evitar riesgos de accidente.

Debemos ir reduciendo la velocidad lentamente hasta parar el coche en un lugar llano y firme. Una vez detenidos, es importante colocarse el chaleco reflectante antes de salir del vehículo, para que los demás conductores puedan vernos claramente.

A continuación, debemos colocar correctamente los triángulos de señalización. La posición de estos dependerá del tipo de vía en el que estemos. En carreteras de doble sentido se debe colocar un triángulo por delante y otro por detrás de nuestra posición. Cada uno debe estar a 50 metros del vehículo y ser visibles a al menos 100 metros. Esta distancia es difícil de medir a ojo, por lo que podemos ayudarnos de pasos o de los hitos de la carretera.

triangulo de emergencia posicionado para cambiar rueda en carretera
Triángulo de emergencia situado 50 metros, la distancia correcta.

En las carreteras de sentido único solo hace falta un triángulo, colocado a 50 metros por detrás del vehículo e igualmente visto desde al menos 100 metros. Estas distancias de seguridad ayudarán a los otros conductores a reaccionar a tiempo y apartarse del coche averiado.

Otra medida de seguridad importante es mantener activas las luces de emergencia del vehículo, aun cuando sea de día.

Paso 2: comenzar el cambio de rueda

El primer paso será aflojar las tuercas de la rueda antes de levantar el coche. Si la rueda tiene tapacubos, lo retiraremos antes. A continuación colocamos el gato en el lugar indicado. Este lugar vendrá indicado en el manual de cada vehículo.

También es importante tener en cuenta si alguno de los tornillos de la rueda es antirrobo. En ese caso será necesario aflojarlo con un adaptador especial antes de colocar el gato.

Colocación del gato para cambiar una rueda
La colocación del gato vendrá indicada en el manual del vehículo.

Paso 3: retirar la rueda

Una vez  colocado el gato en su posición correcta, levantamos el vehículo hasta que la rueda quede apenas rozando el suelo. En ese momento retiramos los tornillos que previamente hemos aflojado y sacamos la rueda averiada.

Un consejo a tener en cuenta es colocar la rueda averiada bajo el vehículo. De esta forma, si el gato falla, actuaría como un colchón de seguridad para que el coche no caiga de golpe al suelo.

Paso 4: cambiar la rueda averiada por la de sustitución

Este paso consiste en hacer el proceso inverso del lo anterior. Colocamos la rueda de emergencia en el mismo lugar que la que hemos retirado. A continuación ponemos los tornillos y los apretamos, en principio con la mano, hasta que no podamos más.

Rueda de sustitución para pinchazos
La rueda de sustitución en la mayoría de los casos es una medida temporal.

Paso 5: retirar el gato y apretar los tornillos

Para terminar, retiramos la rueda que pusimos bajo el vehículo y bajamos el coche utilizando el gato. Una vez que la rueda de emergencia esté en el suelo, apretamos los tornillos debidamente.

Antes de iniciar de nuevo la marcha debemos comprobar la presión del neumático sustituido en la gasolinera más cercana.

Seguir estos pasos bastará para que cualquiera pueda cambiar la rueda de su vehículo fácilmente y con seguridad.

Kit repara-pinchazos

En muchos modelos nuevos es habitual encontrar kits para reparar pinchazos en lugar de una rueda de repuesto. Esto permite al fabricante reducir aún más el peso del vehículo y la pérdida es espacio en el maletero. También pueden adquirirse fácilmente a través de muchos vendedores.

Estos kits consisten en un bote de espuma que debe introducirse por la válvula de la rueda, y permite sellar el pinchazo. También puede encontrarse un pequeño compresor para inflar el neumático pinchado.

Como ocurría con las “ruedas de galleta”, esta es una medida temporal, por lo que cualquier coche con un neumático pinchado debe acudir a un taller tan pronto como sea posible.

.

Categorías: Repáralo tú Etiquetas:
Te puede gustar