¿Un altavoz en el cuello para hablar conduciendo?

Francisco María García · 13 enero, 2019
Esta idea pretende que, al hablar conduciendo, no haya la más mínima distracción: que no haya que quitar ninguna mano, ni la vista de la carretera

Hay una buena noticia para todos los conductores. Ya se puede atender una llamada, de manera segura, mientras vamos al volante: un altavoz en el cuello para hablar conduciendo es una innovación que preserva la seguridad en carretera. También permite atender esos compromisos impostergables que resolvemos mediante el smartphone.

En España y en muchos países del mundo está prohibida la manipulación del teléfono mientras conducimos e incluso con el vehículo parado. Es un tema de seguridad que se sanciona con multas de 200 euros, aunque podrían aumentar próximamente.

De forma simultánea, y aparte de la sanción económica, el conductor pierde tres puntos en su licencia de conducir. En 2017 se aplicaron 190 000 penalizaciones por esta razón.

Los riesgos

Es entendible la cuantía de la sanción. Las distracciones al volante son causantes del 25 % de los accidentes de tráfico y del 31 % de las muertes al conducir. Dentro de esas distracciones, la manipulación del teléfono es la principal.

Cuando retiramos la vista de la carretera para leer un mensaje de Whatsapp invertimos cinco segundos. Si lo respondemos el tiempo es cuatro veces mayor.

En ese lapso de tiempo con la mensajería instantánea, el vehículo recorre cientos de metros, y hasta kilómetros, prácticamente a ciegas. En el mejor de los casos el resultado será una elevada multa, pero en otros quizás no sea posible llegar a destino.

Funciones de los manos libres nuevos.

No todos los dispositivos de manos libres ofrecen garantías totales de mantener la concentración en la carretera. Algunos requieren el uso de las manos para su activación y esto está penado por la ley.

Tampoco se permite colocar ningún tipo de instrumento en los oídos. Los audífonos o auriculares restan posibilidades de escuchar lo que sucede a nuestro alrededor, con los posibles riesgos derivados de ello.

¿Un altavoz en el cuelo para hablar conduciendo?

Como novedad, la Dirección General de Tráfico ha aceptado unos nuevos dispositivos que permiten hablar por teléfono mientras se conduce. Estos tienen unas particularidades que los hacen idóneos para quienes necesitan mantener una comunicación permanente a través de los smartphone.

LG Tone active HBS-A100 y LG Tone ultra HBS 820S

La DGT homologó dos modelos de altavoces que permiten atender las llamadas sin necesidad de retirar la vista de la carretera. Son dispositivos que se usan en el cuello y facilitan la maniobra de atender una llamada. Han sido certificados como dispositivos compatible con la conducción para llamadas y uso de comandos de voz.

Los altavoces LG Tone active HBS-A100 y LG Tone ultra HBS 820S permiten usar de forma segura aplicaciones como Google Maps o Waze. Estaremos informados de la ruta por comandos de voz diciendo “ok Google”. No es necesario utilizar las manos en complicadas maniobras ni retirar la vista de la vía.

Ambos LG Tone integran un sistema de altavoces y micrófonos para mantener conversaciones telefónicas en el coche. El active HBS-A100 posee altavoces estéreo externos, micrófono MEMS dual y clasificación IPx4. Son compatibles con Qualcomm aptX HD, resistentes al sudor y al agua, y en simultáneo controlan la actividad física.

El HBS 820S cuenta con altavoz externo único. Está dotado con micrófonos MEMS duales, sonido JBL signature sound, Qualcomm aptX y tecnología de altavoces de cuatro capas.

A través del bluetooth

Los altavoces LG Tone active HBS-A100 y LG Tone ultra HBS 820 se enlazan al bluetooth del teléfono. Al entrar una llamada se pulsa un botón en el dispositivo que llevas colocado en su cuello. Tiene un micrófono en la base y proyecta la voz entrante hacia los oídos.

La calidad del sonido es muy buena, tanto para quien llama como para quien recibe la llamada. Esto marca una diferencia con los manos libres comunes.

Al terminar de hablar se pulsa nuevamente el botón en el dispositivo que está en el cuello. Es un gesto similar al de retirarse el cabello de la cara o rascarse; de esta forma, no genera distracciones al conducir.

El teléfono no se toca y los oídos no se tapan

El teléfono no se toca. Los altavoces van en el cuello, que es donde se activan por un botón que permite atender la llamada. También están equipados con dos botones para subir y bajar el volumen. Incluyen dos in-ear para escuchar música o hacer deporte, que solo podrán ser usados cuando no se esté frente al volante.

Los mejores manos libres del mercado.

Estos altavoces cuentan con batería interna de 210 mAh de polímeros de litio. Su autonomía es de 16 horas de conversación o más de tres semanas en standby; se recarga durante dos horas mediante un puerto micro-USB.

Comerciantes, periodistas, médicos sanitarios y repartidores podrán ahora establecer contactos telefónicos mientras conducen.  Son ideales para conductores de camiones o furgonetas, cuyo ruido es mayor en las cabinas. Con el uso de un altavoz en el cuello,  podremos hablar conduciendo mientras garantizamos la seguridad y evitamos multas.