La era del coche conectado

· 10 octubre, 2018
¿Qué avances tecnológicos ha habido al respecto en el mundo de los coches? Repasamos las innovaciones más influyentes de los últimos años y a las que ya nos hemos adaptado de forma automática

Últimamente se escucha hablar mucho sobre el coche conectado. De hecho, ya se afirma que estamos viviendo en la era de este. ¿A qué se refiere la era del coche conectado? ¿Qué son estos coches y qué pueden hacer por nosotros?

Qué es un coche conectado

Una de las preguntas que más nos hacemos en los últimos tiempos es: ¿cómo podíamos vivir antes sin móviles? Pero tras ella comenzamos a pensar en los GPS, los mensajes gratis, las llamadas ilimitadas, las elevalunas eléctricas y un montón de avances más tecnológicos que llegaron para facilitarnos la vida.

Vehículos industriales: interior del Mercedes Sprinter

Ordenador de a bordo

Aunque demos mérito a la llegada de los Smartphones, por todo lo que se puede hacer con ellos en el coche, lo cierto es que la llegada de la tecnología llegó a estos mucho antes de lo que creemos. Ya para los años 70 se conocían los teléfonos de coche que principalmente se instalaron en limusinas y coches de lujo.

Estos permitían hacer llamadas a cualquier lugar del mundo, aunque esto no sería nada sorprendente pasados unos años. Entonces llegaron los ordenadores de a bordo, que si bien eran mucho más rudimentarios de lo que conocemos ahora, ofrecían grandes ventajas.

Algunos de sus primeros usuarios fueron los servicios públicos como la policía por ejemplo. Hoy la tecnología de la que disponen nuestros vehículos nada tiene que ver con aquella. Pronto se integraron GPS, y otras muchas funcionalidades que cualquiera de la época de los 70 nunca habría llegado a imaginar que existiera.

Los ordenadores de a bordo, hoy pueden decirnos cómo están los niveles de nuestro coche o la presión de las ruedas. Te avisan de cualquier percance o avería, se conectan con tu teléfono, con aplicaciones que tengas en el móvil e incluso te advierten de cuántos kilómetros puedes hacer con la reserva del depósito de combustible.

La llegada de los Smartphones

Y si los ordenadores de a bordo habían evolucionado hasta límites insospechados, la llegada de los teléfonos inteligentes dieron un cambio de sentido a todo lo imaginable. Al principio, cuando llegaron las primeras Blackberry, iOS y Android, se desató la locura de querer estar conectado en todo momento, incluido al volante.

Esta fue una revolución que ponía en peligro la vida de los conductores y de quienes se cruzaran con ellos. Las empresas automovilísticas pronto se dieron cuenta de que tenían un enorme negocio entre manos aunque no sabían muy bien al principio cómo empezar a asimilar todo lo que llegaba.

Poco a poco, investigaciones y estudios, además de peritos e ingenieros tecnológicos, dieron lugar a la era del coche conectado, desde el cual, y gracias a nuestro teléfono móvil, podemos hacer casi cualquier cosa que queramos. Han sabido combinar la inteligencia virtual de nuestros teléfonos, con todo lo que los nuevos ordenadores de a bordo pueden ofrecer.

Inteligencia artificial multimedia

Por ello, podemos hacer lo inimaginable mientras conducimos. Por ejemplo, leer emails sin quitar la vista ni las manos del volante, contestar mensajes de textos, buscar una dirección en nuestro GPS y muchísimas cosas más.

¿Qué más nos espera?

Son muchos los escépticos que no creen que podamos llegar a más, pero se equivocan. Las metas tecnológicas de las casas automovilísticas ni siquiera las podemos imaginar. Pretenden lograr que los coches puedan conectarse entre unos y otros con el fin de disminuir las retenciones por el tráfico y poder hacer reducciones en el consumo así como mejorar la seguridad.

Se cree que los coches podrán interactuar por el conductor cuando sea necesario evitando atascos o frenazos bruscos. Podrán comunicarse con semáforos, relojes, cambiar la intensidad y actividad de las luces, y mil cosas más que ni siquiera podríamos creer ahora.

Atrás quedó el tiempo en que veíamos coches como el de las películas Regreso al futuro o El coche fantástico, y soñábamos con un coche. ¿Sabes por qué? ¡Porque pronto podremos tener algo mejor! O al menos eso nos prometen. Habrá que esperar.