El futuro de la conducción autónoma

Francisco María García · 8 julio, 2018
Esta tecnología eliminar el factor humano, lo que a priori resultaría en la erradicación de los accidentes, propios de las distracciones de las personas

Con el desarrollo tecnológico agigantado a lo largo de la última década las industrias automovilísticas han puesto la mira y sus objetivos en la conducción autónoma. Un fenómeno que hasta hace no mucho resultaba inalcanzable, hoy es una realidad que está cada vez más cerca.

Los coches con conducción autónoma son aquellos que prescinden de la persona humana para circular.  Es decir, que se encarga de imitar las capacidades humanas y adaptan la conducción al entorno que lo rodea.

En el mercado automovilístico ya existen modelos con características especiales que permiten su circulación de manera autónoma. Es algo verdaderamente fascinante para algunos, pero no tanto para otros.

Ventajas de la conducción autónoma

Los expertos indican que la introducción de la conducción autónoma traerá múltiples beneficios a la sociedad en general. Los dos pilares fundamentales en los que se apoya esta idea y que representan las dos grandes ventajas de la conducción autónoma son:

  • La primera es que, en la conducción autónoma, el funcionamiento se debe apoyar directamente en el cumplimiento de las leyes. Esto quiere decir que no habrá malas interpretaciones o violación de las normas.
  • Por otro lado, una ventaja que influye de manera decisiva es la reducción de accidentes. ¿Por qué? Porque la conducción autónoma elimina el factor humano. Es decir, la falta de atención y los errores que son causa del 80% de los accidentes de tráfico.

Tipos de conducción autónoma

Tipos de conducción autónoma

Dentro de esta modalidad de conducción, existen dos tipos de conducción: semi-autónoma y completamente autónoma. Se sabe que los coches completamente autónomos no se encontrarán en el mercado hasta dentro de unos 10 años.

Dentro de la conducción autónoma hay distintos niveles, que se dan de acuerdo a participación que tiene la persona en la conducción del coche.

  • En primer lugar, está el nivel 0, que es aquel en el que el coche no está automatizado de ninguna manera. Simplemente puede contar con algún sistema de advertencias.
  • Le sigue el nivel 1, en el que entran los coches que tienen sistemas tecnológicos. Algunos de ellos pueden ser el crucero adaptativo o que el coche pueda mantenerse en el carril de manera autónoma.
  • El siguiente nivel es también conocido como semiautónomo. Permite cierta libertad al conductor, y el coche es capaz de guiarse, aunque no hayas líneas delimitadoras. El nivel 3 ofrece un nivel de autonomía que debe ser activado por el conductor, quien debe mantener las manos en el volante. Es un sistema autónomo que permite circular en autopistas o autovías.
  • Por otro lado, existe el nivel 4, que permite que el coche circule sin ninguna supervisión del conductor, siempre y cuando cuente con toda la información de ruta.
  • Finalmente, el nivel 5 otorga la completa conducción autónoma. No depende de una persona humana, y se maneja según sus sistemas de seguridad y sensores de manera autónoma.

 Ventajas e inconvenientes de la conducción autónoma

Inconvenientes de la conducción autónoma

Los coches de conducción autónoma presentan muchas más ventajas que inconvenientes. Sin embargo, hay algunos inconvenientes, desventajas que resultan importantes sobre todo en el momento de su incorporación en el mercado.

Uno de los principales problemas es el coste que supondrán este tipo de vehículos. Al inicio, serán solo unos pocos los que tendrán el privilegio a acceder a ellos; con el tiempo, se irán abaratando los costes y habrá opciones asequibles.

Otro problema de introducir los coches de conducción autónoma es la contaminación. Realmente, este sería un problema si no hubiera lugar para estacionar y el coche se quedara dando vueltas; el vehículo podría terminar generando más problemas de contaminación, a no ser que sean eléctricos o híbridos.

Por último, este tipo de coches necesitan satélites para funcionar. Este es un inconveniente ya que, con el uso de satélites, los datos y localizaciones de las personas estarían disponible para terceros. Frente a esto, se estaría en una situación de invasión a la privacidad que las empresas deberán manejar.

El futuro de la movilidad estará marcado por la automatización del automóvil. Como todas las grandes innovaciones, tendrá un gran impacto en la sociedad.

De cualquier manera, aún faltan varios años para que ese día llegue. Mientras tanto, las empresas ya se encuentran creando, probando e innovando en el mundo de la conducción autónoma.