Tipos de asientos para tu coche

De cuero o tela, cada uno tiene su preferencia según el uso al que vaya destinado el automóvil; la comodidad y la seguridad juegan un papel clave en el diseño

Al adquirir un nuevo vehículo, la mayoría de las personas piensan en la economía o en la potencia. El ideal que se busca suele ser encontrar un modelo que combine estos dos atributos.

En muchas ocasiones, los elementos importantes quedan de lado, considerados como apartados de lujo o extras innecesarios. Dentro de esta categoría podemos apuntar a los asientos para tu coche.

Si bien hay asientos verdaderamente lujosos, la calidad de sus materiales es algo que todo comprador debería considerar. Más allá de la comodidad, también se debe evaluar el nivel de seguridad que ofrecen, así como la durabilidad y resistencia de sus componentes. Hasta el peso es un factor a tener en cuenta.

La evolución de un accesorio: más que una simple butaca

Los habitáculos de los coches han evolucionado mucho a lo largo de toda la historia de la industria del motor. De los antiguos sillones de madera que sirvieron a las primeras generaciones de conductores, solo queda el recuerdo.

Nos hallamos en pleno siglo XXI, en un mercado muy competitivo, en el que los fabricantes luchan por obtener elementos diferenciadores con respecto de otras marcas de su mismo segmento.

Al mismo tiempo que la avalancha de los crossovers ha traído una homogeneización extrema, el diseño de las butacas es cada vez más importante; se trata de uno de los accesorios que permite aplicar mayor grado de personalización en cuanto a colores, diseños y acabados.

Con la conducción automatizada cada vez más cerca, los asientos para tu coche ya pueden ser ‘inteligentes’. Algunos modelos tienen ‘memoria’: se les configura de acuerdo a los gustos y necesidades de cada conductor. También pueden dar masajes y hasta ofrecer calefacción directa.

La cobertura: tela o cuero

Los asientos de tela representan la categoría ‘estándar’. Los coches familiares y todos los modelos etiquetados como ‘económicos’ traen de serie butacas forradas con este tipo de materiales.

Asientos de tela

Este tipo de materiales más económicos ofrecen durabilidad (después de todo, hoy en día lo barato también debe perdurar); sin embargo, son susceptibles a desteñirse con el tiempo.

El cuero suele estar en variantes más premium. Además de las banquetas, también se emplean en puertas, empuñaduras y en el salpicadero. El cuero garantiza más durabilidad que la tela, sin sufrir con los cambios de temperatura, los niveles de humedad o porque se derramen líquidos sobre su superficie.

Tipos de asientos para tu coche: comodidad y seguridad

Para disfrutar en plenitud de una buena experiencia de conducción, hay que sentarse sobre una butaca cómoda. El mismo principio aplica para los ocupantes del resto de las plazas.

De nada sirve viajar en un coche de lujo, con los últimos gadgets y un motor potente, si al llegar al destino la tripulación acumula dolores de espalda o un exceso de cansancio.

Los asientos tienen un importante papel en la seguridad de todos los pasajeros. Los diseñadores se esfuerzan cada vez más para elaborar asientos que eviten los desplazamientos hacia delante, en casos de colisiones frontales.

Actualmente existen butacas que, además de contar con modos personalizados, ofrecen masajes o calefacción individual, y que cuentan con reposacabezas inteligentes. Estos accesorios varían su posición en milésimas de segundos, para minimizar la incidencia de los temidos latigazos cervicales.

Los asientos para tu coche también pueden ser muy ligeros. Están fabricados con materiales como fibras de carbono o plásticos reforzados, cada vez más lejos de los ‘tradicionales’ esqueletos de metal.

Este tipo de materiales pueden restar entre 15 y 20 kilogramos al peso total del vehículo, lo que se traduce en menor consumo de combustible para desplazarse. Todo suma.

Bebe con la silla de seguridad en el coche.

 Sillas para bebés

Los tripulantes más pequeños requieren de precauciones extras para viajar en coche con seguridad, sin sacrificar su comodidad; cuentan con una clasificación de acuerdo a su edad y peso:

  • Para bebés (Grupo 0). Destinado a ocupantes de hasta 15 meses, siempre que su peso no supere los 10 kilogramos. Solo se pueden colocar en el sentido contrario a la marcha.
  • Asiento convertible (Grupo 1). Diseñado para pequeños de entre 15 meses y tres años de edad, o 18 kilogramos de peso. Se pueden fijar alternativamente en sentido contrario a la marcha o de frente.
  • Asientos de seguridad frontal, para niños a partir de los tres años. Se divide en dos subcategorías. La primera (Grupo 2) para pequeños de hasta seis años o 25 kilogramos. La segunda (Grupo 3), para edades de entre 6 y 12 años, de hasta 36 kilogramos.
Te puede gustar