La moda de los SUV

· 15 mayo, 2018
El aumento de las ventas de los todocaminos ha sido exponencial; su precio y su gran versatilidad los convierte en una opción muy atractiva como coche familiar

La moda de los SUV es una tendencia en alza. En España, esta categoría de coches se ha llevado el 20% del mercado total en el último trimestre, si sumamos adquisiciones y contratos por alquiler.

Esta tendencia parece ser mundial y los fabricantes se están adaptando para satisfacer la alta demanda. Mitad turismo y mitad todoterreno, este tipo de modelo está definiendo una época.

Los años 2015 y 2016 fueron periodos en los que las ventas de estos modelos SUV escalaron de forma rápida. Pudimos ver un aumento de ventas del 45% y 30%, respectivamente.

Actualmente, una buena parte de los consumidores está apostando por los vehículos utilitarios Deportivos (SUV por sus siglas en ingles). ¿Qué hay detrás de esta tendencia?

¿Sabes lo que es un SUV?

Diseño, practicidad y coste son tres de las razones que justifican el futuro dominio de estos modelos en las autopistas. Pero no podemos entender este fenómeno si primero no analizamos la esencia del SUV; básicamente, este coche está a medio camino entre un turismo tradicional y un todoterreno.

El resultado final es un diseño deportivo compacto y ligero que nos permite andar tanto en el campo como en la ciudad. Se le define como ‘utilitario’ porque nos sirve en la cotidianidad y también en los viajes vacacionales. Además, toda la familia puede ir en su interior.

La innovación tecnológica de estos modelos originados en la década de los 80’ fue su chasis con monocasco; actualmente, esta técnica es la que domina en la ingeniería automotriz. Además, su sistema de tracción integral –si cuenta con ella– permite un buen desempeño en terrenos difíciles.

La moda de los SUV: una representación de la modernidad

La moda de los SUV se explica porque su funcionalidad encaja muy bien con las realidades del hombre del presente. Un profesional del siglo XXI necesita un automóvil para recorrer distancias cortas al trabajo.

Además del recorrido urbano, también se necesita seguridad y amplitud para recorrer carreteras durante sus escapadas y vacaciones. El SUV es el que mejor puede cumplir con ambas facetas.

En lo que al precio se refiere, los SUV más baratos podrían estar entre unos 20 000 y 35 000 euros. Este precio es más asumible para un profesional joven con esposa e hijos que otras opciones. Los costes de mantenimiento también son sostenibles.

En la actualidad, este tipo de coche viene a ser algo así como el modelo de la clase media. Y de hecho, sus modelos pertenecen mayoritariamente a los segmentos C y D en la clasificación de automóviles. Ambas categorías obedecen a vehículos destinados para el transporte familiar.

Todo empezó con la revolución del Nissan Qashqai

El 2013 fue el año de la revelación para el Nissan Qashqai y el resto de los SUV en Europa. Fue en ese periodo anual cuando el coche rompió todos los records al superar las 16 000 matriculaciones.

Nissan Qashqai 2013

Estos números fueron ratificados y mejorados el año siguiente (2014), cuando se lograron más de 17 000 ventas. El éxito de este producto motivó a todos los fabricantes a incluir un SUV en su oferta; incluso las marcas de gama alta tuvieron que adaptarse a este nuevo patrón de consumo.

La oferta de este producto ha evolucionado y ahora hay una gran variedad de propuestas muy atractivas. Para el 2018, destacan modelos como el Audi Q3, el BMW X1, el Citroën C4 Aircross, Ford Kuga, entre otros; es evidente que la oferta se ha diversificado ante el interés de los consumidores.

BMW X1: frontal

Ventajas específicas del SUV

  • Buen espacio interno: el SUV es un coche pensado para la amplitud y la comodidad; por ello, los fabricantes se aseguran de mantener un buen espacio para el almacenamiento de equipaje.
  • Se adaptan a los terrenos difíciles: su suspensión está diseñada para resistir los golpes en la parte inferior y la tracción le permite agarre en suelos resbaladizos.
  • Bajo consumo: su estructura ligera y el diseño de sus motores asegura a sus conductores un bajo consumo de combustible. Por eso son ideales para moverse en la ciudad.

Todo lo expuesto anteriormente explicaría por qué uno de cada cuatro conductores españoles prefiere uno de estos utilitarios deportivos. Lo cierto es que esta tendencia sigue en alza y se espera que su dominio en el mercado automovilístico sea mucho más amplio.