Híbrido o eléctrico, ¿qué elijo?

Alberto Fuentes · 28 diciembre, 2018
Conforme avanza la tecnología de propulsión eléctrica, la elección en favor de estos motores se hace más factible. Sin embargo, también existe la opción híbrida, que en muchos casos es más viable actualmente.

Nuestros amados motores de combustión están siendo acosados en los últimos años. Esto tiene su lógica; los preocupantes niveles de contaminación de las grandes ciudades obligan a tomar medidas y recurrir a motores eléctricos. Pero, ¿qué me compro, un coche híbrido o eléctrico?

El primero de ellos lleva ya muchos años circulando por nuestras calles y funciona a las mil maravillas. Para comprobarlo, no hay más que ver la cantidad de híbridos que utilizan los taxistas para darnos cuenta de su efectividad. En esto, el Toyota Prius es el protagonista principal.

Hyundai Ioniq 2017

El problema es que los sistemas híbridos no son más que un ‘apaño’ temporal entre los coches 100% de combustión y los que solo funcionan con electricidad. Aun así, son una opción muy interesante y que debemos valorar.

¿Híbrido o eléctrico?

Cada vez son más los españoles que deciden dar el paso y optar por un coche híbrido o eléctrico. Sin embargo, no todo el mundo tiene claro cuáles son las ventajas y los inconvenientes de cada uno de ellos.

Ventajas de los híbridos:

  • Ahorro de carburante: el motor eléctrico hace que sea capaz de circular durante unos kilómetros sin encender el motor de combustión. Esto es válido siempre y cuando seas cariñoso con el pedal del acelerador. El motor eléctrico también se encarga de arrancar el coche y de ayudar en aceleraciones fuertes.
  • Son menos contaminantes: este es el motivo principal de su existencia. Así, las emisiones que emiten este tipo de vehículos son inferiores a las de un coche sin apoyo eléctrico.
  • Acceso al centro de las ciudades y ahorro en tema fiscal: en nuestro país, el sistema de etiquetas establece si puedes o no entrar en el centro de algunas ciudades. En el caso de los híbridos, al contar con la tarjeta ECO, tiene asegurada la entrada. También se ahorrarán el pago por aparcar en zona pública.
Baterías de un coche eléctrico

Inconvenientes de los híbridos:

  • El precio de compra es mayor: el precio de partida de un híbrido es superior al de su homólogo de solo combustión. Concretamente, rondan los los 4 000 euros de sobrecoste, lo que deja menor margen de beneficio a largo plazo.
  • Rendimiento fuera de la ciudad: el ahorro de carburante en ciudad es evidente, con continuas paradas y arranques. Pero una vez en autovía, la eficiencia de un diésel o un gasolina es superior y su respuesta más contundente.

Ventajas de los coches eléctricos:

  • Placer de conducción: el que ha conducido un coche 100% eléctrico sabe de lo que hablo. La respuesta del acelerador es instantánea y dispones de toda la fuerza del motor en todo momento; por no hablar del silencio de marcha.
  • Prestaciones: la eficiencia de los motores eléctricos hace que sean coches muy rápidos, sobre todo acelerando desde baja velocidad.
  • No contaminan: no se produce ningún tipo de combustión, por lo que no generan partículas contaminantes.
  • Mantenimiento muy barato: este es un punto muy importante a la hora de elegir entre un coche híbrido o eléctrico, ya te ahorras los cambios de aceite, filtros… Además, al no contar con caja de cambios y otros muchos sistemas, también evitan posibles averías.
  • Ahorro de espacio: al no contar con la multitud de elementos como radiadores, turbos y demás, el habitáculo es más aprovechable.

Inconvenientes de los eléctricos:

  • Autonomía: ese el punto más negativo de este tipo de vehículos, ya que todavía no existe una red de carga a la altura de las circunstancias que consiga la libertad que si tienen los motores de combustión. Con una capacidad real de entre 200 y 600 kilómetros, debemos planear bien un viaje largo si no queremos llevarnos sorpresas.
Lexus LS 500 2018

  • Coste de adquisición: si, todavía son bastante más caros que sus hermanos de combustión. Sin emabrgo, resulta algo poco lógico dada la simplicidad de este tipo de mecánicas. Sin embargo, las baterías siguen siendo un producto caro de adquirir y de mantener, por ello, las marcas optan por ofrecer un plan de alquiler mensual y las van cambiando según las necesidades sin que el propietario tenga sobresaltos en la factura.
  • Red de recarga muy limitada: el conductor de un coche eléctrico no puede afrontar viajes sin verificar dónde y cuándo va a poder recargar su vehículo. Todavía son pocas las zonas de recarga habilitadas. Por ello, no puedes moverte con la despreocupación que lo haces con un coche de combustión.
  • Pocos talleres especializados: aunque se averíen poco, en nuestro país hay pocos talleres mecánicos que se atrevan a ‘meter mano’ a un coche eléctrico.