Ejemplos del mismo coche, distinta marca

Francisco María García · 10 abril, 2018
No es ningún secreto, hay coches de distintas marcas que prácticamente son iguales a salvedad de su placa identificativa; repasamos los casos más famosos

Es una práctica sumamente común dentro de la industria de vehículos. No solo dentro de los grandes conglomerados como PSA o VAG, sino también entre compañías aparentemente rivales.

El objetivo principal de mismos coches distinta marca, está en abaratar en lo posible los enormes costes que implica la producción de un nuevo modelo. Sobre todo en su fase de diseño y desarrollo.

Tipos de alianzas y acuerdos

Los casos más frecuentes se dan entre marcas que pertenecen a una misma casa matriz. Después de todo, estas compañías no solo pertenecen al mismo grupo, sino que comparten en ocasiones los mismos equipos humanos y técnicos.

De esta manera, un mismo modelo es vendido no solo con nombres y sellos distintos, también en segmentos de público variados. Se trata de una solución práctica y efectiva para los grandes fabricantes.

Otra práctica recurrente son los convenios entre compañías “rivales”, para desarrollar modelos específicos. Estas alianzas pueden incluir no solo aporte de capital monetario, sino también transferencias de tecnología.

La compra de las licencias es el otro método que da lugar a ejemplos de mismo coche distinta marca. Esta operación suele darse cuando compañías pequeñas no disponen de los recursos económicos o tecnológicos para continuar las actualizaciones de determinados modelos.

Plataformas comunes

Citroën C1 y Peugeot 107.
El citroën C1 y el Peugeot 107 comparte plataforma, al igual que el Toyota Aigo.

Con el crecimiento de los grupos automotrices, muchas marcas han quedado bajo el paraguas de grandes compañías. Además de asegurarse una expansión importante y cotas de mercado cada vez más elevadas, el fin último de estos grupos empresariales es estandarizar procesos para reducir costes.

En la industria de vehículos, este tipo de convenios y acuerdos ha traído el desarrollo de plataformas que sirven de base a un buen número de modelos.

En muchos casos, la colaboración se extiende a vehículos tan aparentemente diferentes como pequeños turismos utilitarios y crossovers de grandes dimensiones. Esto también ha permitido la llegada de sistemas de información y entretenimiento a modelos de gamas bajas y media.

Por ejemplo, Renault-Nissan utiliza la CMF C/D (Common Module Family) en varios de sus coches actuales. Además, aseguran que en un futuro no muy lejano, el 70% de sus nuevos modelos viajarán sobre este sistema modular. La misma política ha sido aplicada por el grupo PSA y su EMP2, o por VAG y la plataforma MQB/B.

Ejemplos concretos de mismo coche distinta marca

Muchos de los ejemplos de mismo coche distinta marca, han sido un éxito para todas las partes involucradas. Aunque también están los fracasos descomunales. A continuación, vemos algunos ejemplos:

Citroën C1 – Peugeot 107 – Toyota Aygo

Se trata de un pequeño turismo del segmento A, en el mercado desde 2005. Todo el coche es el resultado del trabajo conjunto entre los diseñadores e ingenieros de los conglomerados de Francia y Japón. Su proceso de ensamblaje se lleva a cabo en Kolín, República Checa, en una fábrica propiedad del grupo PSA.

Aston Martin Cygnet – Toyota IQ

Toyota IQ.
El toyota IQ comparte ‘sangre’ con el pequeño urbano de Aston Martin, que protagoniza nuestra portada

Es el ejemplo de un fracaso de grandes proporciones. La automotriz británica lanzó a la venta este micro coche en 2011, después de comprar los derechos de uso a la compañía nipona.

Más allá de cualquier estrategia comercial, desde Aston Martin actuaron con la urgencia de poder cumplir la normativa comunitaria de control de emisiones, en vigencia desde 2012.

Después que las ventas quedaran muy por debajo de las expectativas, el Cygnet desapareció en 2013; esta retirada prematura obedeció a su elevado precio. Única diferencia importante respecto de otros modelos japoneses.

Nissan Terrano – Ford Maverick II

Este todoterreno de tres o cinco puertas, resultó un éxito destacado para Nissan, pero un fracaso total para Ford. Esto a pesar que se trató de un ejemplo claro de mismo coche distinta marca.

Con el emblema de la compañía nipona, este vehículo se comercializó entre 1993 y 2006; pocos años después, en 1998, la marca estadounidense canceló su participación.

Dacia Duster – Nissan Terrano – Renault Duster

El Terrano regresó a la vida en 2010, basado ahora en el Dacia Duster. La nueva versión, disponible actualmente en los concesionarios, rueda sobre la plataforma BO, desarrollada por Nissan para autos compactos.

Renault también comercializa este todoterreno como Duster Oroch, una versión Pickup de cuatro puertas y espacio para cinco pasajeros.

Santana 2500 – Land Rover Defender

La desaparecida automotriz de Linares, Santana Motors, produjo entre 1984 y 1994 el célebre Santana 2500. Se trató de una versión propia del Land Rover Defender, que hasta 1984 se comercializó en España como Land Rover Santana.

Esta compañía cerró su línea de producción porque no pudo hacer frente a las innovaciones del Nissan Patrol o el Mitsubishi Montero. Tampoco a las mejoras y añadidos de las nuevas versiones de su hermano mayor y principal competidor, el Defender.