El Subaru 360 fue el primer coche de la marca, y ha cumplido 60 años

Fabricado bajo la normativa de los Kei-car, este diminuto utilitario se diseñó para competir con las motocicletas debido al delicado momento que atravesaba la economía allá por la década de los 50

El exclusivo fabricante japonés Subaru nunca ha destacado por sus increíbles ventas, pero sí por ofrecer coches fuera de lo común. A lo largo de su historia destaca el Subaru Impreza por sus proezas en el Mundial de Rallys, pero en 2018 hay que hablar del Subaru 360, el primer coche producido por la marca.

En 2018 se celebra el 60 aniversario del Subaru 360, el primer coche de la firma nipona.

Corría 1958 cuando Subaru lanzó en Japón un vehículo utilitario de corte económico, adaptado a la nueva normativa de los Kei-Cars. Esta normativa se creó para fomentar la compra de coches en vez de motocicletas en un momento en el que la economía de la postguerra no permitía grandes lujos.

Diseño del Subaru 360

Estéticamente, el Subaru 360 puede llegar a recordar a otros utilitarios de la época, especialmente al FIAT 500 y el Vokswagen Escarabajo, siempre dependiendo del punto de vista de cada uno y el ángulo desde que se mire el coche. De lo que no cabe duda es de que se logró un excelente trabajo pese a su reducido tamaño.

Superficies curvas y una gran zona acristalada eran las características que definían el exterior de este utilitario nipón. Sus medidas –2 990 mm de largo y 1 300 mm de ancho– estaban influenciadas por la normativa Kei-Car a la que se acogió, así como el peso de 410 kilos.

Subaru 360: interior
Interior del Subaru 360.

Una vez sentados en su interior llama la atención la simpleza del mismo. Cuatro plazas para cuatro ocupantes, un volante y poco más. Su condición de coche económico se dejaba notar, y es que recordemos que se trata de un sustituto de una motocicleta, no de un coche en el más estricto sentido de la palabra.

Se llegaron a diseñar hasta tres carrocerías diferentes. Por un lado, está la convencional de la que ya hemos hablado, su correspondiente versión descapotable al más puro estilo FIAT 500C y una versión a medio camino entre ranchera y furgón (360 Custom).

La última serie del coche recibió una serie de mejoras tanto a nivel de seguridad como estético que afectaron al habitáculo. Todo el salpicadero se renovó para dejar paso a un mixto acero-plástico en el que hubo lugar para un nuevo cuadro de mandos y volante.

Por último, y no menos importante, se encuentra el Subaru 360 Young SS, con un enfoque pseudo-deportivo, que era más que nada estético. El SS se caracterizaba por un cambio de marchas mejorado y cuatro relaciones, asientos más envolventes, nuevos grupos ópticos y franjas pintadas sobre la carrocería.

Oferta mecánica

La gama mecánica del pequeño Subaru 360 nunca fue muy extensa, sino más bien lo contrario. Al menos, durante su comercialización se introdujeron diversas mejoras con las que aumentaron la potencia, siempre respetando la reglamentación Kei-Car que, por aquel entonces, evolucionaba constantemente hasta lo que conocemos hoy en día.

Subaru 360: trasera
Trasera del Subaru 360.

En un primer momento, bajo el capó se encontraba un diminuto motor de dos tiempos y dos cilindros en línea EK31 de 356 cc y 16 CV de potencia, suficientes para alcanzar los 96 km/h de velocidad punta. Este motor se caracterizaba por tener que mezclar previamente el aceite con gas.

Solo había una caja de cambios disponible. Era un manual de tres velocidades.

Esto sería así hasta 1964, cuando gracias al Subarumatic el proceso se automatizó. También se introdujo el bloque EK32, de misma cilindrada pero con una potencia de 25 CV. Como tope de gama quedaba en opción el bloque EK51 de 423 cc y doble carburador, que homologaba 36 CV.

Menos conocida es la existencia del Subaru 450 (1960-1966), también conocido como Subaru Maia. Este se diferenciaba por usar solo el motor más capaz, el EK51 de 423 centímetros cúbicos. Además, fue la versión elegida para la exportación a Australia.

Comercialización

El Subaru 360 se mantuvo en producción desde 1958 hasta 1971. Durante todo ese tiempo se comercializaron 392 000 unidades. Sorprendentemente, se llegaron a exportar 10 000 unidades –ahora muy cotizadas– al mercado norteamericano, además de una treintena destinada a Australia.

Te puede gustar