Subaru Impreza, el incomprendido compacto japonés con ADN de rallyes

· 6 julio, 2018
Además de fiable y original en tanto a que no es habitual verlo por las calles, este coche del segmento C se presenta con una característica poco habitual, al menos de serie, que no es otra que la tracción integral

Subaru está de enhorabuena. En 2018 estrenan una nueva generación del incombustible Subaru Impreza, completamente renovado y listo para plantar cara a los modelos más asentados en el mercado. ¿Cómo lo hace? Con un precio de derribo a tenor de su completo equipamiento y, por su puesto, de la distinción de tener un Subaru.

El nuevo compacto de la marca volverá a estar disponible en nuestro país únicamente en formato de cinco puertas, por lo que se desechan la berlina de cuatro puertas disponible en otros mercados como el americano y el australiano. Sea como fuere, los sedanes cada vez son menos populares, un mal propiciado por la fiebre SUV.

Sencillo y llamativo

Puede parecer contraproducente, pero lo que han conseguido los diseñadores de Subaru es digno de mención. En un vehículo de apenas cuatro metros y medio han imprimido la nueva imagen de la marca y unos trazos suaves bastante conservadores. Pese a todo, el conjunto es bastante llamativo.

Puede ser efecto de la exclusividad del coche, y es que no es común encontrarte un Impreza como sí ocurre con un Volkswagen Golf o un Renault Megane. Quizás el punto más controvertido sea la zaga, con unos trazos más rectos y unos enormes grupos ópticos LED que puede no gustar a todos.

Subaru Impreza: trasera
Trasera del Subaru Impreza.

Aun así, para conseguir un mejor aspecto hay que optar por el acabado más alto de los dos disponibles, con el que vienen de serie las llantas de 17 pulgadas, luces LED delante y detrás, antinieblas, cristales tintados y unas taloneras más deportivas.

Habitáculo más que correcto

Al igual que el exterior, el habitáculo es bastante simple y correcto viendo el derroche en diseño que gastan otros fabricantes como Peugeot. Sin embargo, para muchos esto puede ser un punto a favor. Nada más sentarte ya te sientes como en casa, con todos los controles donde esperas que estén, una gran calidad y espacio.

Homologa cinco plazas, aunque la central de atrás es mejor evitarla excepto en contados casos, algo habitual en los compactos. Lo que no es tan común es encontrarte con una gran pantalla de 6,5 pulgadas de serie en el acabado básico  (8″ en el tope de gama) con toda la conectividad que se estila hoy en día.

Sin embargo, en todo caso el sistema carece de navegador integrado, una decisión inteligente teniendo en cuenta que con conectar nuestro smartphone ya podremos visualizar el que tengamos instalado en el dispositivo. Otro aspecto cada vez más en desuso es la pantalla superior del salpicadero.

Subaru Impreza: interior
Interior del Subaru Impreza.

Motorización

A nivel mecánico solo hay disponible una sola motorización de gasolina. Se trata de un bloque de cuatro cilindros bóxer atmosférico que ofrece una potencia de 114 CV y 150 Nm de par. Mientras que el par sí es algo escueto, la cifra de potencia es perfecta para el mercado español, donde los compactos superventas apenas superan los 100 CV.

El grueso de los compactos monta motores de entre 100 y 140 CV. Con 114, el Impreza cumple con la demanda.

Como no podía ser de otra forma, la potencia se transmite al suelo a través de la tracción total simétrica con reparto de par inteligente. Una consecuencia de contar con este tren motriz es que el Impreza solo está disponible con la transmisión Lineartronic. Es una caja automática de variador continuo y seis velocidades preseleccionadas.

Con el tiempo, y según evolucione la demanda, cabe la posibilidad de que pase a contar con otra motorización, en este caso un bloque de 2,0 litros y 156 CV ya disponible en otros modelos de la marca.

Precios

El nuevo Subaru Impreza está disponible en dos niveles de acabado: Sport y Executive. Desde el comienzo de su comercialización, ambos están sujetos a un descuento de 1 400 y 1 700 euros, respectivamente. Con dicha promoción, los precios son de 20 400 euros para el Sport y 23 200 euros en el caso del Executive.

Subaru te ofrece un Impreza adaptado a GLP por 1 750 euros extra.

Una diferencia de 3 000 euros entre los dos acabados puede parecer mucho en un segmento tan competido como es el de los compactos. Y sí, el Subaru Impreza no es una excepción. A cambio de ese extra contarás con mejoras de equipamiento estético y tecnológico a bordo.

Por último, y no menos importante, la seguridad ha sido un punto clave en el desarrollo del nuevo Subaru Impreza, como demuestran sus cinco estrellas Euro Ncap. Además, el completo sistema de ayudas a la seguridad Eyesight viene equipado de serie en ambos acabados, con la salvedad del sistema de detección de vehículo trasero (solo en el Executive).