Las multas menos comunes que pueden ponerte

· 1 febrero, 2018
Todos conocemos la mayoría de las infracciones de tráfico que pueden acarrearnos una sanción económica, pero sin embargo, también hay otras multas menos comunes de las que no estamos exentos

Conducir en estado de ebriedad, rebasar el límite de velocidad o pasarte un semáforo, son infracciones que vemos a diario. No obstante, estas no son las únicas desatenciones sancionables en el día a día de la cotidianidad española, hay una serie de multas menos comunes que también pueden ponernos.

 Hemos de tener siempre presente que el desconocimiento de la norma no evitará la sanción posterior.

En algunas de estas podemos caer de forma inconsciente. La legislación española es bastante detallada y está orientada a la protección de los conductores y la seguridad vial en un sentido amplio. De hecho… ¿Alguna vez hemos pensado que nos podrían multar por un beso con el coche en marcha?

Multas menos comunes: las cometemos y no nos damos cuenta

La verdad es que las actitudes que dejen constancia de nuestra desconcentración al volante pueden generarnos multas. Si nos mordemos nuestras uñas, vamos discutiendo o no dejamos ver nuestras orejas podríamos sufrir una multa menos de 80€.

Ir discutiendo airadamente, o besar al copiloto puede salirnos mal si nos capta un policía; y ello aunque nos parezcan cuestiones de poca importancia.

Apoyar la cabeza en los brazos representa desatención y puede generar una sanción monetaria. El simple hecho de llevar un brazo fuera de la ventanilla, o coger el volante con una sola mano puede costarnos 100€. Todos estos son síntomas de descuido, distracción y falta de concentración.

Incluso tocar el claxon en una situación indebida puede generar una multa de 80€. Este dispositivo sonoro solo debe ser implementado en casos de emergencia, o para anunciar una maniobra de adelantamiento. Las leyes de tráfico en España y la región son más complejas de lo que muchos conocen.

Multas y sanciones de tráfico.
Algunas de las multas que llegan a sancionar son verdaderamente inusuales.

Multas raras que pueden costarnos hasta 200€

Algunas de las multas menos comunes pueden tambalear un poco nuestra economía personal. Por ejemplo, si un conductor español circula por el carril izquierdo cuando el derecho esta libre puede ser multado con 200€. Pero esta no es la única falta sancionable por dicha cantidad de dinero.

Conducir con la música a un volumen excesivamente alto también figura entre las penalizaciones más raras y costosas. Si lo hacemos en frente de un hospital o área de descanso, la misma podrá ascender hasta los 300 euros.

Otras multas valoradas en 200€ son las siguientes: retocarse el maquillaje o ingerir alimentos frente a un semáforo en rojo, conducir sin camisa o en tacones, etc. Las leyes establecen que no vestirnos de la forma adecuada puede afectar nuestra maniobra en la vía.

También hay multas que afectan los ciclistas y transeúntes

Lo que no podemos pensar es que las leyes tienen algo en contra de los conductores de coches. Los ciclistas también tienen reglas que cumplir como llevar el casco puesto, tener timbre y no llevar audífonos puestos. Estas multas van de los 80 a 200€.

Pero para las personas que hacen maniobras de equilibrismo y trucos en plena vía pública las consecuencias serán mayores. Si estos intrépidos conductores son pillados, puede afrontar una cuantiosa sanción de 500€. Otro tipo de descuidos mayores pueden superar los tres dígitos en pagos.

Los transeúntes también pueden ser blanco de sanciones de tráfico. Pasar una calle con una extrema lentitud (sin razón aparente) y cruzar por zonas no señalizadas es penado con 80€.

Y si cruzamos sin la luz de peatones a nuestro favor, podríamos ser obligados a pagar al Estado unos 200€; transitar por el carril del Bus también es ilícito. El sistema de sanciones busca prevenir los atropellos y sobre todo, los accidentes.

Multas menos comunes y sanciones de tráfico.
Es importante conocer la normativa para no incurrir en comportamientos sancionables por la ley.

Las sanciones podrán ser más rigurosas a partir de los próximos años

La Dirección General de Tráfico ya ha anunciado que emprenderá esfuerzos para la elaboración de una nueva legislación. El problema ha sido la alta tasa de fallecimientos en carreteras y vías urbanas durante el pasado 2017. Este año 2018 promete ser crucial para el fortalecimiento del sistema sancionatorio.

En resumen, ha simples equivocaciones que cometemos a diario y que pueden figuran entre las multas menos comunes. Un pasajero con los pies colocados en el salpicadero, o el uso de tacones durante la conducción pueden ser causarnos un problema con la ley.

La realidad es que todos estos pequeños detalles, son influyentes al momento de generarse los accidentes de tráfico; las estadísticas así lo han venido demostrando.

Ya sabemos algunos casos atípicos que acarrea sanción, por muy extravagantes o intrascendentes que puedan parecer. Construir la seguridad vial que requiere un país como España es una labor de la sociedad en pleno.