Desgaste de los limpiaparabrisas

Quizá no nos damos cuenta de que los limpiaparabrisas son un elemento que puede padecer desgaste de forma sencilla, ya que sufren de cambios de temperatura y condiciones de forma brusca

El limpiaparabrisas es un dispositivo utilizado para barrer la lluvia, nieve y basura de la luna de un automóvil. Que el parabrisas de un coche esté limpio es indispensable para la seguridad en la vía pública; tanto para los ocupantes del vehículo como para los peatones en condiciones meteorológicas adversas.

El 90% de todas las decisiones de un conductor se toman en base a señales visuales. Al desgastarse las gomas de los limpiaparabrisas, la visibilidad disminuye en un 20%.

Es importante prevenir accidentes por poca visibilidad; además, si los limpiaparabrisas están en mal estado, pueden dañar el cristal. Las cifras dicen que el 66% de los automovilistas nunca revisan los limpiaparabrisas, por lo que es preciso tomar conciencia de lo que significa este pequeño elemento.

Cuidar el limpiaparabrisas.

Un poco de historia…

Hasta hace algún tiempo, cuando el parabrisas se ensuciaba, el conductor se bajaba del automóvil para limpiarlo. Y esta escena podía repetirse decenas de veces si se encontraba en medio de una tormenta, por lo que el conductor terminaba empapado. Hasta ese momento era lo normal en la vida de un conductor.

Mary Anderson, una mujer fascinada por los automóviles, consideraba absurdo que las personas tuvieran que bajarse una y otra vez de su coche para limpiar los cristales. En ese tiempo eran pocas las personas que poseían un automóvil y tener uno era símbolo de comodidad.

Por todo ello, al identificar este problema, decidió darle una solución. De esa forma, comenzó a diseñar distintos modelos caseros hasta que logró crear un dispositivo que fuera activado desde el interior del coche para despejar la visibilidad del vehículo.

Gracias a ella, en el año 1903, se patentó el primer limpiaparabrisas con el curioso nombre de ‘Brazo giratorio para despejar el parabrisas’.

Tipos de limpiaparabrisas

Con testigo de desgaste

Hay que estar atento al color de desgaste del limpiaparabrisas. El negro significa que los limpiaparabrisas están en perfecto estado; y los colores gris, marrón y amarillo indican grados de desgaste.

Sin testigos de desgaste

En este tipo de modelos, el dueño del vehículo debe fijarse en algunos signos de desgaste. Estos son algunos ejemplos:

  • Al deslizar el dedo por la superficie de goma, se sienten rugosidades y cortes.
  • Algunas zonas del parabrisas no quedan bien limpias, se dejan lugares sin barrer.
  • Al activarse el limpiaparabrisas, se producen pequeños saltos y ruido
  • El parabrisas parece empañado y con estrías en algunas zonas.

¿Por qué se produce el desgaste de los limpiaparabrisas?

  1. A causa de alta intensidad de uso
  2. Por las agresiones del ambiente (calor, frío, sol, polvo, arena)

Consejos para elección de limpiaparabrisas

Antes de cambiar el limpiaparabrisas, se recomienda comprobar si efectivamente está gastado o solo sucio. Si solo está sucio, la limpieza se realiza desmontando la escobilla del brazo del limpiacristales; se limpiará la luna con un trapo humedecido con un producto especializado en limpiar parabrisas.

Suciedad en el cristal.

Se sugiere utilizar solo materiales especializados, no productos para el hogar, pues generalmente secan la goma. Otra recomendación es utilizar para la limpieza solo elementos blandos, pues las cerdas duras podrían dañar las escobillas.

Junto a lo anterior, no hay que activar los limpiaparabrisas si en invierno hay hielo o nieve en el parabrisas. Primero hay que retirar estos elementos, con el fin de no dañar algún elemento del vehículo.

La nieve se puede retirar con un cepillo de cerdas suaves; el hielo puede sacarse con un aerosol antihielo, que, aunque es lo más caro, a su vez también es lo más efectivo.

En lo que a otras soluciones se refiere, nunca hay que usar agua caliente sobre el limpiaparabrisas, pues el cambio brusco de temperatura puede fracturar o romper el cristal.

Mantenimiento del limpiaparabrisas

Para conseguir una mayor durabilidad de los limpiaparabrisas, hay algunos consejos que pueden tenerse en cuenta:

  • Comprobar que los eyectores funcionan bien y orientarlos en la dirección adecuada.
  • Disolver los detergentes concentrados en las proporciones que indica el fabricante.
  • Utilizar agua destilada. No se recomienda utilizar agua del grifo para hacer las mezclas, ya que la cal de ésta puede tapar los eyectores.
  • Leer el manual de instrucciones del automóvil. El hecho de conocer las medidas exactas de los repuestos y desmontarlos de la forma adecuada se traduce en un ahorro de tiempo y dinero. Además, las medidas de los parabrisas delanteros y traseros pueden ser diferentes.
  • Cambiar las escobillas una vez al año.
Te puede gustar