¿Cómo afecta usar llantas más grandes en un coche?

Francisco María García · 18 junio, 2018
Usa llantas de grandes dimensiones es una de las modas actuales entre los conductores más jóvenes, pero hoy vemos como afecta esta decisión de forma real al comportamiento del vehículo y si merece la pena

Todos los elementos que componen un coche afectan su función normal y desplazamiento de un modo u otro. Es el caso de las llantas, cuyas características pueden afectar el roce con el pavimento, el agarre, la velocidad, estabilidad y el consumo.

La elección de las llantas sigue la moda en cada tiempo y al parecer hoy las preferencias se derivan por las de tamaño grande. Entre 17 y 20 pulgadas suele ser la elección, dependiendo del modelo de coche.

Las razones son más que nada estéticas. Las llantas enormes tienen sus ventajas y desventajas, relacionadas con diversos aspectos de la conducción. A continuación, veremos pros y contras de este tamaño en las ruedas.

Coche con llantas grandes.

Lo que se debe saber sobre las ruedas del coche

Lo primero a tener en cuenta es que el tamaño de las llantas se establece en la fabricación del coche en coherencia con su diseño.

Este equilibrio tiene que ver con factores como la seguridad, la armonía estética, el acoplamiento de las partes y la potencia del motor. Un factor de importancia es también la eficacia del vehículo en general.

Por etas razones se recomienda que al aumentar el tamaño de la llanta se escoja un neumático de bajo perfil. De esta manera, se conserva el diámetro total de la rueda que tenía originalmente el vehículo.

Algunos de estos factores dependen igualmente de si el vehículo transita sobre pavimento seco o mojado debido a la lluvia. Usar llantas más grandes en un coche impacta directamente en todos los factores mencionados:

Desventajas de usar llantas más grandes

Existen muchos motivos para no aumentar el tamaño de las llantas, como los siguientes:

  • Son más notorias las posibles irregularidades del pavimento, por afectarse la suspensión al haber menor distancia respecto al contacto con la vía.
  • Se incrementa la resistencia a la rodadura, lo que a su vez aumenta el consumo de energía.
  • Se hace necesario repostar más a menudo. Llantas más pesadas, neumáticos más anchos y mayor diámetro de las ruedas, demandan un trabajo extra del motor. Con ello, se altera la relación potencia-rendimiento.
  • Puede aumentar el total del impuesto de matriculación.
  • Con el uso de neumáticos más anchos, el riesgo de aguaplaning o patinado sobre el pavimento en caso de lluvia es muy alto.
  • Mayor vulnerabilidad a la inercia. Esto significa que el coche debe tener también mayor capacidad de control de las fuerzas que genera una rueda más grande.
  • Los sistemas de frenado ABS ven alterada su calibración, esto puede afectar para una función eficaz y propiciar que los neumáticos patinen.
  • Pueden verse afectados el velocímetro, el odómetro y los cambios en transmisiones automáticas; esta alteración es especialmente visible en coches de gama alta, como los BMW. El velocímetro sería más lento, afectando la lectura de la velocidad real y haciendo necesario recalibrarlo.
Rueda de un coche con llanta.

Ventajas del uso de llantas grandes

Los beneficios de usar llantas más grandes en un coche tienen que ver con:

  • La vistosidad y elegancia que otorgan. Los fabricantes hacen gala de diseños novedosos y atractivos para satisfacer la exigencia estética de estos tiempos. Con estos detalles visuales, el dueño siente que conduce un vehículo acorde a la moda actual.
  • Mejora del frenado al disponer el neumático de una mayor anchura. Con ello, mayor seguridad en caso de una situación imprevista en la conducción.
  • Se optimiza el agarre en pavimento seco y relacionado con ello se nota un mejor paso por curva. Para lograrlo, debe seguirse la relación llanta-neumático, conocida como 0, 1, 2 y 3. ¿Qué diferencias hay entre estas medidas?
  1. El 0 indica incrementar el ancho y disminuir la serie.
  2. El 1, igual que el anterior, pero esta vez aumentando la llanta una pulgada más.
  3. El 2, igual que el 0, pero aumentando dos pulgadas.
  4. El 3 igual, pero con tres pulgadas más.

Análisis de los pros y contras

A la vista de estos datos, se puede notar que existen más desventajas que ventajas o beneficios al aumentar el diámetro de la llanta.

Por todas estas razones, antes de usar llantas más grandes en un coche debería escucharse la recomendación de los especialistas. Sobre todo, las relativas a conservar el diámetro original de la rueda; este sería el mejor consejo para una conducción óptima.