Qué hacer si el coche no arranca

La mayoría de los propietarios de vehículos se han encontrado en el escenario de intentar poner en marcha su vehículo, pero este no responde. Qué hacer si el coche no arranca, es de esas preguntas que todo conductor debería conocer al menos un par de respuestas.

El primer paso es identificar el origen del problema; algunos fallos pueden resultar muy sencillos de reparar. Por supuesto que también los hay más complejos; pero solo teniendo conciencia de donde está el error, se puede actuar en consecuencia.

En definitiva, se trata de intentar solventar el inconveniente de forma rápida y sin ayuda o pidiendo el auxilio de una grúa o de un mecánico; es preciso hacer un análisis realista de la situación.

¿El coche tiene gasolina?

Por increíble que parezca, eventualmente ocurre. Los avatares de la vida diaria, pueden dar lugar a que nos olvidemos de poner combustible al coche. Y sin combustible, el motor no arranca.

Menos frecuente, pero no imposible, es que el depósito esté roto y derrame el líquido. Una piedra disparada por un neumático que gire a 120 kilómetros por hora, puede dar origen a una pequeña fisura que produzca una fuga.

Para descartar que este sea el caso, el de un orificio en el depósito, solo bastará con estacionar el auto, dejarlo reposar 10 minutos y revisar el asfalto en busca de rastros líquidos.

Qué hacer si el coche no arranca por falta de combustible: caminar hasta la estación de servicio más cercana y llenar con gasolina o diesel, según sea el caso, con un recipiente debidamente homologado.

¿Qué hacer cuando el coche no arranca?

Fallos en la batería

La batería suele ser la causa más común de anomalías que de improvisto impidan al motor de un coche entrar en funcionamiento. Aunque si se cumplen con los plazos de las revisiones preventivas o se pone atención a algunas señales, esto no debería pasar.

¿Cómo saber si es la batería del coche lo que no funciona? Al intentar arrancar el motor, este no emite ningún ruido; en algunos casos, puede escucharse un muy ligero chasquido. Si está completamente descargada, no se encenderán las luces.

Hay varias maneras de poner a trabajar el coche en estos casos. Los modelos de transmisión manual pueden arrancarse empujando el auto por una cuesta, preferiblemente no muy pronunciada. También se puede recurrir al auxilio de otra batería o con un cargador.

En la mayoría de los casos, cuando una batería se descarga es sinónimo de que alcanzado el final de su vida útil y debe ser reemplazada.

Bornes sulfatados

El uso constante puede producir que los terminales de la batería se sulfaten o se ensucien, impidiendo la correcta transmisión de la energía eléctrica.

Para salir del paso rápidamente, hay que mover los conectores de los cables, eso  puede funcionar. Sin embargo, para evitar tener que destapar el capó cada vez que haya que encender el auto.

Con este tipo de problemas, lo recomendable es tomarse el tiempo para remover todas las impurezas que impidan el correcto funcionamiento de la batería.

Para limpiar los bornes, el primer paso es aflojar y retirar los cables, cuidando que no entren en contacto en ningún momento con la pila. Sobre cada uno de los bornes, se aplica una solución de agua con bicarbonato de sodio. Las bebidas gaseosas de color oscuro son igualmente efectivas.

Después de dejar que el líquido actúe por 10 minutos, se seca con una bayeta. Por último, con un cepillo de cerdas metálicas se frotan tanto los terminales, como los conectores de los cables.

¿Qué hacer cuando el coche no arranca?

Qué hacer si el coche no arranca: otros fallos

El motor de arranque puede dejar de funcionar sin previo aviso. Esta es una anomalía relativamente fácil de identificar, ya que emite un fuerte ruido muy característico.

Algunas personas sugieren que para que se desbloquee, debe golpearse con fuerza con un destornillador o alguna otra herramienta. También hay quien afirma que esto no surte ningún efecto y se recomienda esperar algunos segundos, antes de intentar encender el coche nuevamente.

Para evitar causar daños mayores,  lo mejor es acudir aun especialista, quien dictaminará si el dispositivo puede repararse o debe sustituirse.

Bujías sucias o en mal estado son otro fallo recurrente; lo mismo que un aceite en el motor demasiado viscoso o muy líquido, debido a temperaturas extremas.

En el primer caso, de la batería sucia, una limpieza rápida puede funcionar, al menos temporalmente. Aunque seguramente el motor se mostrará débil cuando se acelere a fondo o con el vehículo estacionado. En el segundo escenario, el coche no funcionará hasta que se cambie el aceite del motor

Categorías: Averías Etiquetas:
Te puede gustar