Volkswagen Golf GTE, deportividad y electrificación se dan la mano

Juan · 28 abril, 2020
El Volkswagen Golf GTE combina un motor 1.4 TSI con uno eléctrico para un total de 245 CV. La deportividad y el respeto por el medio ambiente nunca han combinado tan bien.

Con la presentación del Volkswagen Golf 8 y sus respectivas variantes deportivas, quedaba por ver que pasaría con el peculiar híbrido deportivo Golf GTE. Este adolecía de problemas en su primera generación como una notable diferencia de prestaciones con respecto a los GTD y GTI coetáneos. Afortunadamente, este problema ha sido solventado.

El auge de la electrificación del sector automotriz ha sido el caldo perfecto para que se cociera un nuevo GTI electrificado, digno de portar las letras que lleva en su nombre. Con una estética diferencial y una mecánica muy mejorada, será la segunda variante deportiva que se venderá en España tras el gasolina, ya que el GTD diésel no vendrá.

Diseño específico

Visualmente hace gala del kit de carrocería específico de todas las versiones deportivas de la nueva gama Golf, con una gran abertura en el paragolpes frontal, llantas de 18 pulgadas, taloneras y un gran spoiler trasero. Para la versión GTE además se ha incluido una trasera específica con un difusor más aerodinámico, con los escapes ocultos.

Volkswagen Golf GTE 2020: trasera.
Trasera del Volkswagen Golf GTE 2020.

Los emblemas van pintados de azul en alusión al lado ecológico del coche, color que también se repite en el interior, con costuras e iluminación ambiental de esta tonalidad. Por ejemplo la tapicería de tartán usa el azul en su diseño en combinación con el sobrio gris.

De igual manera, tanto el sistema de infoentretenimiento como el panel de instrumento digital son ahora decorados con motivos azules, de nuevo, para recalcar que estamos ante un coche que además de deportivo, es respetuoso con el medio ambiente.

Especificaciones

Bajo el capó encontramos novedades importantes sobre una base ya conocida que mejora las prestaciones y el espíritu deportivo de este compacto notablemente. Como ya ocurriera en la pasada generación del Golf GTE, monta un motor de gasolina 1.4 TSI de cuatro cilindros y 150 CV de potencia.

A este se le acopla un motor eléctrico con el que la potencia total asciende hasta los 245 CV, misma cifra que el nuevo Golf GTI. Para haceros una idea, ha supuesto un incremento de 41 CV, ahí es nada. Todo el conjunto mecánico se apoya en una transmisión automática DSG de 6 velocidades encargada de trasmitir la potencia al eje delantero.

Volksagen Golf GTE 2020: lateral.
Lateral del Volkswagen Golf GTE 2020.

No será el único híbrido deportivo de la familia Golf. Aunque quedará recogido bajo la gama del modelo normal, se comercializará un Golf E-Hybrid con 204 CV, que viene a cubrir el hueco dejado por el GTE previo, de idéntica potencia. Además, en nuestro país se beneficia de la etiqueta 0 de la DGT.

Según la demanda se rumorea la llegada de una versión aún más potente con el sobrenombre de GTE Performance.

Sistema eléctrico

Volkswagen Golf GT 2020: Interior.
Interior del Volkswagen Golf GT 2020.

Como cabría de esperar, la mejora de la tecnología híbrida ha sido clave en el paso adelante que ha dado este modelo. No solo el motor eléctrico es capaz de producir más potencia, sino que las baterías permiten una mayor capacidad sin necesidad de recurrir a equipos más grandes y pesados.

Con todo, el conjunto de baterías pasa de 8,7 a 13 kWh de capacidad, lo que paralelamente repercute positivamente en la autonomía eléctrica del coche; no hay que olvidar que se trata de un híbrido enchufable. Así pues, promete una autonomía completamente eléctrica de hasta 50 kilómetros.