Volkswagen Golf VIII, más cambios de los esperados

Alberto Fuentes · 31 octubre, 2019
El nuevo Volkswagen Golf VIII saca pecho frente a sus rivales con una dotación tecnológica y una eficiencia sin parangón en el segmento

La octava generación de uno de los vehículos con más tirón a nivel mundial rodará pronto por nuestras calles: el Volkswagen Golf VIII saldrá al mercado con un look más moderno y detalles que mezclan un estilo minimalista con otros que podemos catalogar incluso de arriesgados para la casa alemana.

Los rivales cada día son más numerosos y más duros, como es el caso del nuevo Mazda 3 o el recién llegado BMW Serie 1, por lo que no va a ser tan fácil seguir siendo el rey de la categoría. Para ello, además de la estética, el Golf VIII trae un sinfín de novedades en eficiencia y conectividad, donde le costará encontrar rivales a su altura.

Trasera del Volkswagen Golf VIII.
Volkswagen Golf VIII, trasera.

Diseño exterior del Volkswagen Golf VIII

Pocas generaciones han causado tantas reacciones en cuanto a la estética como esta, y es que tiene un diseño que se aleja bastante del modelo anterior en cuanto a focos, pilotos y paragolpes, pero que a la vez luce una silueta bastante continuista.

El frontal destaca por los nuevos y afilados focos con una línea superior que les da más fluidez y que aporta un toque de originalidad a un coche que siempre ha destacado por sobrio y poco arriesgado. El capó es ligeramente más curvo y la entrada de ventilación de la parte baja es ahora única, sin las típicas dos divisiones que tenía antes.

Cabe destacar el buen trabajo en el diseño de la iluminación LED, de serie en toda la gama, y las distintas formas que puede lucir el paragolpes dependiendo del acabado, unos cambios mucho más llamativos que antes.

Pilotos del Volkswagen Golf VIII.
Luces LED del Volkswagen Golf VIII.

La parte trasera mezcla partes muy diferentes en relación al modelo actual, como pueden ser las líneas horizontales de la carrocería en la parte alta del capó, con otros que parecen vistos antes, como los pilotos, muy parecidos a los del Volkswagen Tiguan.

Interior

En el interior del Volkswagen Golf VIII es donde se reúnen casi todos los elogios y las críticas del modelo, con un diseño minimalista muy conseguido, pero con un espacio interior ligeramente inferior al del Golf VII, algo que cuesta mucho asimilar…

En cuanto al salpicadero, todo está enfocado al conductor, con una enorme pantalla multifunción central de 8,25 o 10 pulgadas, situada en una posición mucho más alta y cómoda que antes, y un cuadro de instrumentos totalmente digital de 10,25 pulgadas, donde se dará toda la información necesaria. Como consecuencia, las salidas de ventilación quedan en una posición mucho más baja y parecida a la de la mayoría de sus rivales.

Volkswagen Golf VIII, salpicadero.
Salpicadero del Volkswagen Golf VIII.

Los botones físicos también se han redistribuido de forma inteligente, ya que ahora están más juntos y ordenados, aunque la mayoría de ellos están en el volante, que parece un tanto complejo a simple vista.

En cuanto a las plazas traseras, el espacio para las rodillas se ha reducido ligeramente, algo que hacía mucho tiempo que no pasaba en un Golf, aunque seguirá siendo suficiente para que dos adultos viajen con total comodidad. La anchura y la altura apenas varían.

Por su parte, la capacidad de maletero calca los 380 litros de su predecesor, lo que le coloca a media tabla, una cifra más que suficiente para la mayoría de circunstancias.

En cuanto al equipamiento, se ha dotado al Golf con una buena dosis de conectividad y las nuevas tecnologías que seguro que lo mantendrán actualizado durante esta generación de vehículos y la venidera, con la tecnología Car2X, un sistema que hace que el vehículo esté siempre conectado y pueda enviar y recibir información que mejoren la seguridad en marcha y que permite, incluso, hacer que dos vehículos con el mismo sistema se comuniquen entre sí.

Motores del Volkswagen Golf VIII

En cuanto a la gama mecánica, el nuevo Volkswagen Golf VIII partirá con una gama bastante completa, entre la que se incluyen motores de gasolina, diésel y gas natural, con potencias comprendidas entre los 110 y los 245 CV, todos ellos acompañados de turbo.

Los dos diésel serán de cuatro cilindros, con 115 y 150 CV, y garantizan un consumo un 17 % inferior al de la séptima generación.  En el caso del diésel más potente se podrá combinar con la tracción total.

La gama de gasolina cuenta con el 1.0 TSI, con 110 CV. Por encima se sitúa el 1.5 TSI con 130 y 150 CV, aunque más adelante se esperan las potentes mecánicas 2.0 TSI. Las mecánicas más potentes, de momento, quedan reservadas para las versiones híbridas enchufables, llamadas eHybrid, con una batería de 13 kWh y con 204, y 245 CV de la versión GTE.

Frontal del Volkswagen Golf VIII.
Visión frontal del Volkswagen Golf VIII.

En cuanto a las versiones híbridas ligeras de gasolina con tecnología de 48V, denominadas eTSI, están disponibles con 110, 130 y 150 CV, acompañadas todas ellas con el cambio automático DSG.

Por supuesto, no faltará la versión GTI, pero habrá que esperar para deleitarnos con el compacto deportivo por excelencia. Aun así, la variedad mecánica no está nada mal para empezar, con variantes para todos los gustos; la cosa promete…