Toyota C-HR GR Sport, estética y poco más

Alberto Fuentes · 25 octubre, 2019
El nuevo Toyota C-HR GR Sport es la variante deportiva del SUV más atrevido de la marca, pero no deja de lado su ecológico sistema híbrido

El fabricante japonés ha presentado la que será la versión deportiva de su SUV urbano más famoso, al que ha denominado Toyota C-HR GR Sport, un modelo que dará sus primeros pasos por tierras niponas después de pasar por la línea deportiva de Toyota: Gazoo Racing.

Aún no sabemos si llegará a Europa ni cuando lo hará, pero todo apunta a que sí podremos disfrutar de esta versión racing de un SUV ya de por sí moderno y atrevido. Entre sus rivales más directos estarían el nuevo Peugeot 2008, el Volkswagen T-Roc o el Mazda CX-3, aunque es un modelo con unas líneas tan diferentes que o lo odias o lo amas, y en ese caso no habrá rival que le haga sombra.

Diseño exterior del Toyota C-HR GR Sport

El kit exterior que incluye este Toyota C-HR GR Sport es muy llamativo, y se diferencia muy rápidamente de la versión ‘normal’; nadie como los japoneses saben dar un aspecto deportivo y desenfadado a un coche…

Toyota C-HR GR Sport, parrilla.
Parrilla del Toyota C-HR GR Sport.

El frontal luce una nueva parrilla, mucho más ancha y de líneas más rectas y musculadas, a las que hay que sumar dos piezas también de color negro que la rodean, en las que van alojadas las luces antiniebla, y que aportan más dinamismo y agresividad al conjunto. Además, se han insertado las letras GR en la parrilla para no dejar lugar a dudas.

Lateralmente, lo que más llama la atención son las nuevas llantas de 19 pulgadas de corte deportivo, montadas sobre unos neumáticos de medidas 225/45, muy poco habituales en un híbrido de Toyota.

En cuanto a la zaga, no podemos valorarla porque la marca ha decidido guardarse ese as bajo la manga y no mostrar ninguna foto de esta parte del coche. Esto nos hace pensar que habrá algo especial en la trasera del coche y que se lo quieren guardar para el final; estaremos bien atentos…

Interior

Además de las letras GR incluidas en el volante y en el botón de arranque y apagado del motor, los cambios aquí dentro se centran en un volante nuevo de tres radios más deportivo con costuras plateadas y de un diámetro inferior que el del CH-R convencional para facilitar la conducción deportiva.

Interior del Toyota C-HR GR Sport.
Toyota C-HR GR Sport, diseño interior.

También se han modificado los asientos. Ahora aportan más sujeción lateral y vienen adornados con unas inserciones plateadas que rompen con tanto color negro. Otro de los cambios que más gustan a los amantes del mundo deportivo es el de los pedales de aluminio: no se ven cuando estás en marcha, pero quedan la mar de bien y aportan un plus de feeling.

En cuanto a la pantalla principal, no hay cambios, por lo que seguirá siendo muy intuitiva pero no todo lo rápida que esperas. El espacio interior tampoco varía, así como el maletero, que con 377 litros se queda un poco justo en comparación con rivales como el nuevo Renault Captur o el Seat Arona.

Motores y dinámica del Toyota C-HR GR Sport

Para que no solo sea una cara bonita nueva, Toyota ha equipado al CH-R GR Sport con una suspensión específica de corte deportivo más rígida, un soporte central que incrementa la también la rigidez y una dirección más directa y precisa para mejorar el tacto deportivo.

Toyota C-HR GR Sport, asientos.
Asientos del Toyota C-HR GR Sport.

Con todo y con ello parecen un poco escuetos los cambios para tratarse de una versión deportiva, pero no podemos olvidarnos de que estamos ante un vehículo con una filosofía ecológica muy marcada.

Por otra parte, desde Toyota no han informado sobre nuevas mecánicas que den un plus de prestaciones al Toyota C-HR GR Sport. Lo que sí se espera es que, además de la versión de 122 CV que ya existe en el CH-R normal, también se incluya la configuración con 184 CV que tiene el nuevo Corolla, potencia que le sentaría genial al pequeño japonés.

La nueva propuesta de Toyota seguro que sería muy bien aceptada en Europa, y es que la configuración con 122 CV se queda un poco corta para buena parte de los compradores, aunque lo compensa con unas líneas que hace parecer soso a cualquiera de sus rivales.