Subaru WRX STi S209, una última edición limitada para despedirse

Juan · 22 enero, 2019
La actual generación del Subaru WRX STi se despide con la versión S209; limitado a 200 unidades, ofrece importantes mejoras mecánicas y un arrebatador diseño con mucha fibra de carbono

Coches como el Subaru WR STi son excepciones en una industria obsesa con la rentabilidad y la venta en grandes volúmenes. Cada vez son menos los coches con alma de carreras a la venta. Por ello, ahora que la superberlina nipona llega al final de su ciclo de vida, se despide con el Subaru WRX STi S209.

Presentada en el Salón de Detroit de 2019, esta última iteración del STi viene cargada de novedades, algunas que incluso hacen de él un coche de récord. Una estética más agresiva, numerosas mejoras mecánicas y una tirada limitada de unidades son algunos de los argumentos que ofrece el Subaru WRX STi S209.

Para algunos un Subaru más; para otros una futura pieza de colección.

Carbono por doquier

Estéticamente el Subaru WRX STi S209 bebe mucho de las versiones del campeonato VLN, las cuales se basan profundamente en modelos de serie con pocas mejoras. Con un padrino así entendemos la introducción masiva de la fibra de carbono, que se puede encontrar en los nuevos apéndices aerodinámicos.

Subaru WRX STI S209: frontal.
Frontal del Subaru WRX STI S209.

El frontal recibe un nuevo splitter inferior de carbono, al igual que el enorme alerón posterior ajustable y parte del difusor trasero. Llama la atención el ensanche de las aletas, que aumentan el ancho total del coche en 4,32 centímetros. En la misma pieza se han incluido unos deflectores delante y ventilación detrás.

Siempre se ha dicho que las ruedas son los zapatos de un coche, lo primero que entra por la vista. Teniendo en cuenta esto, el Subaru WRX STi S209 va muy bien calzado, con llantas BBS de 19×9 pulgadas sobre neumáticos Dunlop GT600A.

Solo se ofrecerá en dos combinaciones cromáticas. La de las imágenes, en blanco con llantas doradas, y azul Mica con llantas en color antracita.

Interior del Subaru WRX STi S209

Pasando al interior, las novedades aquí son más bien estéticas. Sobre el ya bien equipado Subaru WRX STi normal, el S209 suma un volante forrado en alcántara y unos espectaculares asientos Recaro mixtos cuero-alcántara. Por lo demás, acentos rojos en molduras y otros elementos completan el conjunto.

Subaru WRX STI S209: habitáculo.
Habitáculo del Subaru WRX STI S209.

Especificaciones

La mayor novedad del Subaru WRX STi S209 es su mejorado motor EJ25. Este bloque tetracilíndrico de configuración bóxer y 2,5 litros ha recibido sustanciales cambios, que aumentan su potencia hasta los 346 CV. Entre los cambios más destacados están el nuevo turbo HKS y los pistones y bielas forjados.

El circuito de combustible es completamente nuevo, con inyectores y bomba de gasolina de nueva factura. También encontramos un nuevo sistema de admisión e intercooler refrigerado por agua controlado manualmente.

A través de un botón el conductor puede pulverizar agua en el intercooler para mejorar la refrigeración.

En cuanto a chasis y tren de rodaje, también ha sido mejorado. A nivel de chasis encontramos nuevos tarados para el diferencial y gestión electrónica de los modos de conducción, así como una barra de torretas flexible con rótula. Por su parte, el tren de rodaje recibe suspensiones Bilstein y un ancho de vías 1,5 centímetros mayor.

Subaru WRX STI S209: vista trasera.
Vista trasera del Subaru WRX STI S209.

Solo estará disponible con un cambio manual de 6 velocidades. Como no podía ser de otra manera, con tracción integral inteligente.

Limitado y artesanal

Según la firma, solo se fabricarán 200 unidades de esta versión tan especial. Todas ellas producidas a mano en los talleres especializados STi. Partiendo de un STi convencional salido de fábrica, este se envía a los talleres para ser completado.

La limitada tirada y el hecho de ser un montaje artesanal son las excusas perfectas para inflar el precio un poco más. No se sabe la cifra exacta, pero cada unidad costará cerca de los 60 000 dólares estadounidenses, casi el doble que la versión de la que deriva. ¿Está ese precio justificado? El tiempo lo dirá.