Seat e-Scooter, una alternativa muy sensata

Alberto Fuentes · 22 julio, 2020
La nueva Seat e-Scooter promete una autonomía suficiente para la movilidad urbana diaria con un coste mínimo de electricidad

Ya no queda nada para la llegada de la primera moto eléctrica de la firma española: la Seat e-Scooter, con la que pretenden mejorar la movilidad urbana sin ruidos ni tubos de escape, pero ¿aporta algo nuevo?

Lo cierto es que los scooters eléctricos y los patinetes ya campan a sus anchas por las grandes ciudades y, aunque todavía siguen siendo minoría frente a las motos de combustión, está más que demostrada su eficacia. Prueba de ello es que son el tipo de transporte preferido de las flotas destinadas a servicios compartidos.

Diseño del Seat e-Scooter

Con la silueta de una scooter convencional, la Seat e-Scooter luce un diseño arriesgado y muy atractivo, con detalles como los focos delanteros separados con el logo de Seat en el centro, muy al estilo de un coche, y lo mismo ocurre con los pilotos traseros. Se nota que está inspirada en vehículos de cuatro ruedas.

Seat e-Scooter, diseño lateral.
Lateral de la Seat e-Scooter.

El frontal tiene muy poca superficie carenada, pero la parte que sí lo está tiene un diseño muy moderno y refinado. El neumático delantero tiene unas medidas de 140/70 R14, por lo que es de un buen tamaño para este tipo de motocicleta.

En el lateral, lo que más llama la atención es una pieza cuadrada con un círculo, que no es más que la tapa donde va a alojada la batería y, por supuesto, la falta de salida de escape.

La trasera es donde más se nota la influencia automovilística de lA Seat e-Scooter, con unos pilotos horizontales que se abren hacia los laterales para dar más sensación de anchura, además de la palabra Seat entre ellos.

En cuanto al cuadro de instrumentación, se ha utilizado una pantalla digital en la que se podrá leer con facilidad todo lo necesario, y se nota que se ha apoyado en el fabricante de motocicletas barcelonés Silence.

Seat e-Scooter, cuadro de instrumentación.
Cuadro de instrumentos de la Seat e-Scooter.

La capacidad de almacenaje apenas se ve mermada respecto a una scooter de combustión, ya que bajo el asiento entran hasta dos cascos y cuenta con dos plazas amplias y cómodas, cosa de la que no todas las motos eléctricas pueden presumir.

Motor y prestaciones

Con una autonomía de 115 kilómetros, la Seat e-Scooter parece una opción más que viable para mover sin limitaciones a la mayoría de usuarios en su día a día. Y todo ello con unas prestaciones muy similares a la de una moto de 125 cc, aunque hay rivales que lo hacen aún mejor, como es el caso del Super SOCO CPx, con 140 kilómetros de autonomía.

Cuenta con un motor eléctrico de 7 kW de potencia nominal, con picos de 11 kW, lo que equivale a unos 14,8 CV de potencia, lo que le permite alcanzar una velocidad punta de 100 km/h y acelerar de 0 a 50 km/h en 3,8 segundos, por lo que agilidad no le falta para moverse por la ciudad y sus alrededores.

Respecto a la batería, se puede extraer para cargarla en casa o en el trabajo, o se puede cargar directamente la moto en un cargador público, con un coste aproximado de 0,70 euros de electricidad cada 100 kilómetros, lo que no está nada mal.

Como peculiaridad, la Seat e-Scooter es una moto conectada, ya que cuenta con una aplicación que permite conocer su nivel de carga o la localización de la misma gracias a una aplicación móvil específica.

Trasera de la Seat e-Scooter.
Seat e-Scooter, trasera.

Para conducirla, solo es necesario el carnet A1 o el B, este último con un mínimo de tres años de antigüedad, por lo que es accesible para un amplio rango de público, algo importante, sobre todo, en el ámbito del alquiler urbano.

En cuanto al precio, Seat aún no ha facilitado datos, algo esencial para hacer números y comprobar la viabilidad de esta motocicleta. Lo que seguro que te agradecerá la ciudadanía es la ausencia de ruido por las calles…