¿Qué hacer si el coche se queda sin batería?

· 3 abril, 2018
Además de llamar a la grúa, cabe la posibilidad de arrancar el coche por nuestros propios medios contando con un poco de ayuda de alguien; en cualquier caso, hay que tomar alguna precaución para no sufrir accidentes

Hace un tiempo atrás, cuando se presentaba la situación de un problema en la batería, solucionarlo de forma rápida no era mayor problema. Pero con las nuevas tecnologías automotrices, esto ya no es tan simple. En los tiempos que corren, ¿qué hacer si el coche se queda sin batería?

Leer el manual del usuario

En este pequeño libro, los fabricantes dan detalles de qué hacer (o qué no hacer) en casos de fallos específicos, como que el coche se queda sin batería. También hay consejos sobre cómo reemplazar este equipo, en caso de ser necesario.

Empujar el coche

Empujar un coche sin carga en la batería para arrancar el motor es una tarea relativamente simple. Contando preferiblemente con ayuda de al menos otra persona, se impulsa al coche con el contacto conectado. Al mismo tiempo, se coloca la segunda marcha de la caja de cambios y se mantiene el embrague pisado.

Cuando el vehículo haya desarrollado una velocidad cercana a los 15 km/h, se levanta el pie del pedal del embrague y el motor empezará a operar. También puede empujarse en reversa, utilizando en este caso la marcha R, en sustitución de la segunda.

Esta medida de auxilio solo aplica en coches de transmisión manual. Tampoco será útil en los casos que la batería esté completamente descargada, por lo que será necesario recurrir a otras opciones.

¿Por qué NO empujar el coche?

Cada día son más los fabricantes de coches los que desaconsejan esta acción. Principalmente, por la razón de que los nuevos componentes que incluyen los modelos modernos pudiesen sufrir daños irreparables, que son sumamente costosos.

Qué hacer si el coche se queda sin batería: llamar al seguro

La gran mayoría de las pólizas incluyen el auxilio de grúas y la asistencia en carretera para atender estas situaciones. Adicionalmente, muchos de estos servicios disponen de cargadores portátiles que permitirán poner en marcha el coche.

Batería del coche: funcionamiento

De esta forma, los conductores estarán en libertad de dirigirse, bien a un centro de servicio en busca de una solución definitiva al problema, o hasta su propio hogar.

Buscar el auxilio de otro coche

Si el coche se queda sin batería y se opta por esta salida para salir de un apuro, deben tomarse una serie de importantes medidas. Todo con el propósito de evitar accidentes que pudiesen resultar catastróficos:

  • Además de contar con un vehículo cuya batería esté completamente cargada y en perfecto estado, será necesario disponer de un juego de cables con pinzas. Esta herramienta debe ser de la mayor calidad posible.

En el mercado hay infinidad de modelos que pinzas que no tienen la calidad suficiente. Se debe tener en cuenta que la transferencia de energía de un coche a otro puede generar que cables muy finos se colapsen, lo que aumenta los riesgos de cortocircuito.

  • El coche que servirá de auxilio debe colocarse lo más cercano posible al accidentado.  Sin embargo, es de vital importancia que las carrocerías no entren en contacto directo.
  • El vehículo auxiliar debe estar encendido antes de conectar los cables. Esto se hace para evitar que, al establecer el puente con la batería sin carga, ambos coches terminen varados por falta de energía.
Qué hacer si el coche se queda sin batería

Cómo colocar las pinzas

Los cables auxiliares deben colocarse siguiendo un estricto orden predeterminado:

  • Se conecta el cable positivo (el rojo) al borne positivo de la batería del coche auxiliar.
  • El otro extremo positivo se coloca en el borne correspondiente de la batería accidentada.
  • Se conecta el cable negativo (negro) en el extremo negativo de la batería auxiliar.
  • Se completa la operación colocando el extremo sobrante del cable negativo en el borne correspondiente de la batería auxiliada.

Último paso: recargar la batería

Ya con los cables dispuestos, el coche que presta auxilio debe acelerarse hasta llevar al motor al menos hasta 2000 revoluciones. Pocos segundos después, el conductor del vehículo accidentado debe intentar ponerlo en marcha.

Consideraciones finales

  • En caso de chispas al colocar las pinzas en los bornes negativos, es recomendable desistir de la tarea.
  • Si el motor del coche accidentado no arranca al primer intento, debe esperarse al menos un minuto, antes de volver a probar.