Renault ZOE, 400 km de autonomía… homologada

Alberto Fuentes · 5 abril, 2019
El Renault Zoe es un coche encantador, divertido de conducir y con una autonomía capaz de acompañarte durante todo el día, aunque ni se acerque a esos teóricos 400 kilómetros de la ficha

Los vehículos eléctricos por fin están ganado fuerza y cada vez más compradores los valoran como una opción real a la combustión. El Renault Zoe lleva desde 2012 seduciendo a buena parte de ese público que es capaz de ver más allá y dar el salto a la ecología.

En 2017 recibió un importante lavado de cara en el que se puso al día tanto por fuera como por dentro. Aumentó su autonomía y las prestaciones para que pudiera ser un rival digno frente a los utilitarios diésel y gasolina, y parece que lo ha conseguido, ya que sus ventas aumentan día tras día.

Diseño exterior del Renault Zoe

A pesar de pertenecer al mismo segmento, el Zoe es muy diferente al Renault Clio. Mide 4,08 metros de largo por 1,73 metros de ancho. Hasta ahí todo es normal, pero mide 1,56 metros de altura, más que un Renault Captur.

Renault Zoe 2017.
Renault Zoe, parte trasera.

Esa altura es la causante de que el coche luzca la típica forma de huevo, pero no es así por azar, ya que necesita unos cuantos centímetros debajo del suelo del habitáculo para alojar las baterías.

La parte frontal tiene unas líneas muy fluidas y vanguardistas, con unos focos afilados y con muy pocos orificios de ventilación; es lo que tiene ser eléctrico. El diminuto morro hace que tenga mucho porcentaje de su longitud dedicado al habitáculo.

La parte trasera mantiene esos pilotos con forma de rombo y de un color azul que delata su esencia eléctrica. Por lo demás, la sencillez y la limpieza reinan en las líneas de la carrocería, solución que suele gustar a la mayoría.

Diseño interior

El salpicadero del Renault Zoe se parece mucho al del Clio, con el que comparte multitud de elementos. Gana puntos en modernidad y tecnología, algo propio de los vehículos eléctricos, pero pierde en cuanto a calidad de materiales respecto a su compañero de escaparate.

La consola central flotante es muy original y la pantalla principal queda en una buena posición para una fácil lectura. Por otra parte, el cuadro de instrumentos es digital y ofrece una lectura exquisita de los parámetros del vehículo.

Renault Zoe 2017.
Renault Zoe, diseño interior.

Las plazas traseras son similares a las de un Clio, con espacio suficiente para que dos adultos viajen cómodamente. Los elevalunas de serie son manuales en estas plazas, algo que choca con el nivel tecnológico que transmite el vehículo; un detalle sin más.

El maletero es muy espacioso para la longitud del coche, y sus 338 litros dejan en evidencia a los 300 litros que ofrece el Clio con una longitud similar. La mejor noticia para este francés es que apenas tiene rivales, ya que el Nissan Leaf, por ejemplo, pertenece a un segmento superior y el BMW i3 tiene un precio claramente más alto.

Motor del Renault Zoe

El Renault Zoe está disponible con dos niveles de potencia que encajan muy bien con la filosofía del coche. El menos potente declara 92 CV y 225 Nm de par máximo, una cifra que se aventura suficiente si no fuera porque pesa 1480 kilogramos, un peso más propio de una berlina. Con esta configuración acelera de 0 a 100 km/h en 13,2 segundos, un buen dato para un uso urbano.

La capacidad de la batería ha sido aumentada considerablemente respecto al modelo que había en 2012, y es que pasa de 22 kWh a 41 kWh, lo que le da una autonomía homologada de unos 400 kilómetros, más que suficiente para cubrir el día a día. Sin embargo, la marca anuncia unos 300 kilómetros reales de autonomía en verano y unos 200 kilómetros en invierno, lo que cambia mucho las cosas.

Por encima, y con el mismo sistema de baterías, está disponible con 109 CV, lo que le permite acelerar de 0 a 100 km/h en 11,4 segundos. En ambos niveles de potencia la velocidad máxima está limitada a 135 km/h, lo que echará para atrás a más de uno…

Renault Zoe 2017.
Renault Zoe, toma de carga en el rombo.

Dinámicamente es un coche muy sencillo de conducir y totalmente silencioso. El peso no se deja notar tanto como esperas porque se le ha instalado un conjunto de suspensiones firmes para contrarrestar ese peso. El inconveniente de esa decisión es que en badenes y baches se siente un poco seco y sacude en exceso a los ocupantes.

Precio del Renault Zoe

El precio de partida es de 28 130 euros sin descuentos, una cifra elevada para un simple utilitario, pero, ¿te has preguntado lo que se gasta en gasolina al año? Con ese dinero que te ahorras puedes empezar a hacer cuentas para ver si encaja con tu tipo de vida.

Hazlo antes de ir a probarlo, ya que si entras en él y te das una vuelta, quedarás enganchado al placer que proporciona la conducción de un coche eléctrico: silencioso y con potencia instantánea.