Renault Megane 2020, ligera puesta al día del compacto francés

Juan · 10 febrero, 2020
El Renault Megane 2020 ofrece una imagen actualizada más refinada, mayor conectividad, asistencias a la conducción y una gama mecánica actualizada.

Desde que el Renault Megane llegó a la gama del fabricante francés en 1995 para sustituir al veterano R19 se han vendido más de 7 millones de unidades a lo largo de cuatro generación. La cuarta y última lleva con nosotros desde 2015, y desde entonces el éxito no se ha detenido. El Renault Megane 2020 es una revisión de este último.

Se venía esperando desde hace tiempo una actualización del popular compacto y no hubo sorpresas. Si con el cambio generacional del Renault Clio se fue muy conservador, en el restyling del hermano mayor esto es aún más acusado. Con todo, se pretende unificar la imagen de la marca con mayor homogeneidad entre modelos.

Estética más refinada

Estéticamente habría que jugar a las siete diferencias para encontrar las novedades introducidas en el Renault Megane 2020. Son pocas pero acertadas, y es que el modelo no lucía desfasado ni mucho menos, pero con una competencia renovada (nuevo Leon, Golf 8, Focus, etc.) había que aplicar un poco de maquillaje al conjunto.

Renault Megane 2020: trasera.
Trasera del Renault Megane 2020.

Los paragolpes se han rediseñado, con nuevas formas en la zona de los antinieblas delantero y el difusor posterior. Más allá de esto la principal novedad es la nueva iluminación, con tecnología LED Pure Vision. Ahora la firma lumínica del coche es aún más distintiva que antes, aunque mantiene su peculiar forma de boomerang.

La parrilla mantiene su forma, pero ahora cuenta tres lamas cromadas. El acabado GT dice adiós en favor del nuevo R.S. Line, de estética más agresiva y similar a la del Megane R.S., con detalles pintados en color grafito, como el paragolpes frontal y el difusor, mientras que la parrilla inferior es de tipo panal de abeja.

La gama cromática asciende a 11 colores con la llegada de los nuevos Solar Cooper, Baltic Grey y Highland Grey.

Novedades tecnológicas del Renault Megane 2020

A nivel interior los controles de la climatización tomados del Renault Espace son la única novedad estética. Así pues, el resto de mejoras son tecnológicas. Comenzando por el cuadro, ahora cuenta con una instrumentación digital, con una pantalla de 10,2 pulgadas. Esta es acompañada por un nuevo sistema de infoentretenimiento.

Renault Megane 2020: interior.
Interior del Renault Megane 2020.

Dicho sistema será de 7 o 9,3 pulgadas, en formato horizontal y vertical respectivamente, y aglutina todas las funciones de navegación, multimedia y del sistema Renault Easy Link. Su interfaz se ha simplificado para un uso más sencillo. Obviamente cuenta con conectividad total con smartphones, tanto Android como iOS.

También se ha trabajado en el apartado de la seguridad, incluyendo nuevas ayudas a la conducción hasta ahora inéditas en el Megane. Con las mejoras introducidas ofrece conducción semiautónoma de nivel dos, lo que se traduce en asistencia automática en autopistas y tráfico urbano.

El sistema de control de crucero adaptativo cuenta con función de parada y arranque de la marcha, frenada automática, detector de ángulo muerto, control de mantenimiento de carril y detector de fatiga.

Gama mecánica

Las cada vez más estrictas normativas anticontaminación hacen que las motorizaciones de gasolina y diésel sean más complejas. Aún así, la demanda de estos sigue por delante de híbridos y eléctricos, por lo que los fabricantes han de seguir invirtiendo en adaptar estas para reducir las emisiones de las mismas.

Renault Megane R.S. Line 2020: frontal.
Renault Megane R.S. Line 2020.

También es verdad que el diésel está de capa caída tras el caso Volkswagen, por lo que en el caso del Renault Megane su presencia es testimonial. La gama mecánica está dominada por los gasolina, todos ellos articulados sobre la misma unidad 1.3 TCe FAP en diferentes niveles de potencia.

El 1.3 TCe FAP se ofrecerá en 115, 140 y 160 CV, a los que en breve habrá que sumar una variante de 120 CV y otra ECO de solo 100 CV.

Por su parte, las opciones de gasóleo se reducen a un motor 1.5 Blue dCi en dos niveles de potencia, 95 y 115 CV respectivamente. Dispondrá por primera vez de una variante híbrida enchufable, el E-Tech Plug-In de 160 CV. En cuanto a transmisiones, se mantiene un manual de 6 velocidades y un EDC de doble embrague y 7 relaciones.