Nuevo Renault Twingo

· 2 septiembre, 2018
Con un habitáculo más amplio de lo que a primera vista se puede suponer, el Renault Twingo es un modelo que sirvió para mantener vigente el espíritu de otro pequeño vehículo, evocando al mítico Renault 5

Durante los años 90 y la primera década del nuevo milenio, el Renault Twingo se erigió como el coche urbano por excelencia. Compacto, sencillo y económico.

Esta primera entrega, el Twingo se comercializó hasta bien entrado el siglo XX (2007). Incluso en algunos países de sudamérica, su producción se cerraría definitivamente en 2012. Un periodo de tiempo atípicamente extenso para un auto de sus características.

Suele suceder que, en un mercado tan competitivo como el de los coches, la innovación es imprescindible para no perder vigencia.  Después de tres lustros recorriendo las calles, carreteras y autopistas de medio mundo, ¿sigue siendo el Renault Twingo el referente del segmento?

En 2007 salió al mercado una segunda generación del Twingo que, si bien sumó algunas modificaciones, mantuvo intacta la esencia original. Pero una tercera serie salida en 2015 sí incluyó cambios significativos.

Renault Twingo.

Diseño exterior

Una de las principales novedades que trajo la tercera generación Twingo, fue su carrocería de cinco puertas. Estéticamente, las líneas exteriores recuperaron algunos de los rasgos característicos del clásico Renault 5, un hecho que no resultó tan evidente en las versiones previas.

Al frente, el coche retoma el estilo minimalista. Aunque el dibujo de los faros que evocaban unos ojos humanos, parece haber quedado definitivamente en el pasado. En la retaguardia destaca un spoiler de techo, cuyo diseño da la sensación de prolongar la parte alta de la carrocería por encima de la luna trasera.

Los pilotos sí mantuvieron una línea más tradicional, con el detalle añadido de estar oscurecidos. El portón pintado de negro le otorga un carácter de mayor sobriedad; en medio, el logotipo de la compañía, con la inscripción Twingo justo debajo.

Diseño interior

El equipamiento interno del Renault Twingo, versión 2018, incluye algunas novedades de serie que buscan hacerlo resaltar entre sus competidores. Por ejemplo: volante de altura regulable multifunción, así como elevalunas eléctrico en la parte delantera.

Interior del Renault Twingo.

El panel de instrumentos es bastante sencillo, equipado con una única esfera que marca la velocidad. Además, tiene una pantalla central monocromática.

Todo lo anterior se integra en un habitáculo que mantiene lo simple del diseño. A pesar de sus 3,59 m de longitud, ofrece comodidad para cuatro pasajeros adultos, aunque sin llegar a ser el auto más cómodo para viajar.

Para equipajes, 188 litros, que pueden ampliarse considerablemente abatiendo de forma parcial o total la fila de plazas posteriores. Otro rasgo característico que sigue presente en el restyling 2018, es la posibilidad de colocar el respaldo de los asientos delanteros de forma horizontal.

Equipamiento

Para dar un nuevo impulso al pequeño coche urbano, en Renault se tomaron en serio equipar de serie a su pequeño modelo, con sistemas no muy comunes de un segmento que tiene la economía entre sus premisas. Aire acondicionado, luces LED para iluminación diurna y faros antinieblas vienen incluidos.

Otros dispositivos a mencionar son los sistemas de ayudas al conductor como alerta por cambio de carril, ordenador de abordo y sensor para aparcamientos. En cuanto a la seguridad, ofrece airbags frontales y laterales en las plazas delanteras, sensor de presión de neumáticos y asistente para frenadas de emergencia.

Mecánica

La mayor diferencia del Renault Twingo de tercera generación respecto a las versiones previas, está en el apartado mecánico. Una nueva plataforma desarrollada junto con la automotriz germana Daimler, que comparte con el Smart Forfour y que coloca el motor en la parte trasera.

Diseño del nuevo Renault Twingo.

A disposición del usuario, tres modelos tricilíndricos. El primero de ellos, una máquina atmosférica de 1 l de capacidad y 70 CV. También dos variantes turboalimentadas, de 0,9 l, con potencias de 90 y 110 CV.

Para combinar, la típica caja de cambios manuales de cinco relaciones. De manera opcional, la gama más elevada junto con el motor de mayor potencia, puede equipar transmisión automática de doble embrague y seis relaciones.

¿Sigue siendo el Renault Twingo el coche urbano por antonomasia?

Además de un precio que dejó de ser económico, la ‘metamorfosis’ de la tercera generación Twingo no mantuvo la línea del éxito. Ni siquiera en Francia, un mercado en donde las compañías foráneas difícilmente consiguen desplazar a las domésticas.

La última renovación del modelo busca compensar con un equipamiento elevado, un coste algo más comprimido. (Sin incluir descuentos, el precio de acceso ronda los 12 500 €). Un intento algo desesperado por impulsar unas ventas que han dejado muy por debajo al que fuera líder indiscutible del segmento.