Porsche Macan Turbo

· 18 octubre, 2018
Este pequeño SUV premiun está destinado a ocupar los garajes de un público muy selecto, dado su precio, pero lo cierto es que merece la pena frente a la competencia

Desde su salida en 2014, el Macan se convirtió en el rey de los SUV de tamaño medio. La mezcla perfecta de deportividad, potencia y lujos, todo lo que se puede esperar de un coche premium.

Sin embargo, fiel a la filosofía de de la automotriz de bandera alemana, la evolución no se detiene, por lo que siempre hay espacio para más. Ahí es donde aparece el Porsche Macan Turbo; una versión  más deportiva de un crossover que, entre otras cosas, ya destacaba por su marcado carácter sport.

Este modelo ha sido desarrollado siguiendo las líneas de su ‘hermano mayor’, el Porsche Cayenne, con quien lo diferencian apenas unos 17 centímetros menos de longitud.

Incluso, durante su etapa de diseño, se especuló con la posibilidad de que se trataría de un coche tres puertas, para que las diferencias quedasen más marcadas y no fuese tomado simplemente como una versión más pequeña.

De cualquier forma, más allá de cualquier semejanza, es un coche con espíritu propio. Con unas prestaciones más que interesantes y con buen desenvolvimiento lejos del asfalto. Además, como buen Porsche, la diversión  durante la conducción no tiene comparación entre ninguno de sus rivales.

Diseño exterior

A simple vista resulta difícil discernir cuando se está en presencia de un Macan sencillo o de la versión turbo. La lista de pequeños detalles diferenciadores la conforman unas llantas de 21 pulgadas de nuevo diseño, debajo de las cuales resaltan unas pinzas de freno rojas. También dos líneas de luces diurnas de tecnología LED.

Aclara cualquier duda la inscripción Porsche Macan Turbo dispuesta sobre el portón trasero. Es un lugar que está libre de la tradicional franja estrecha que adorna la mayoría de los modelos de la compañía desde el primer 911; adicionalmente, lleva dos pares de salidas de escape.

Diseño interior

El Macan Turbo aporta de serie el paquete Sport Chorno. Por lo que al entrar al habitáculo, el cronómetro de este acabado es uno de los primeros elementos en robarse la atención, ubicado como es tradición en medio de la parte alta del salpicadero.

Porsche Macan GTS.

Un poco más abajo, un gadget que también acapara miradas, una pantalla táctil de siete pulgadas para controlar todos los sistemas de infoentretenimiento. También sirve para configurar todos los sistemas básicos del auto, desde la climatización interna, hasta el modo de conducción.

El panel de instrumentos mantiene la ya clásica distribución de tres esferas presente en toda la gama Macan. En el centro un cuentarrevoluciones y a la izquierda el velocímetro. En ambos casos valiéndose de un sistema de agujas análogo.

Siguiendo con el panel de control, el extremo derecho está ocupado por una pantalla digital multifunción; un dispositivo que puede personalizarse desde unos mandos ubicados sobre el volante.

La calidad de los materiales también da un salto adelante en esta versión; para el tapizado de las butacas se emplean piel y alcántara. Al tiempo que son abundantes las inserciones de fibra de carbono entre las superficies internas del coche.

Adicionalmente, son varias las opciones en cuanto a las regulaciones eléctricas para las plazas delanteras y para adecuar la posición del volante. Este último equipo, una herencia directa del Porsche Spyder.

Mecánica

Motor de 3.6 litros, V6 con 400 Caballos de Fuerza y par máximo de 550 Nm, es lo que impulsa desde dentro al Porsche Macan Turbo. Si se opta por agregar el Performance Package, hay que sumar 40 CV adicionales, mientras que el par máximo sube a 600 Nm.

También hay que destacar una caja de cambios automática PDK de ocho relaciones y doble embrague. Con todo esto, pasar de 0 a 100 le toma 4,4 segundos, misma capacidad de aceleración del 911 Carrera S. Desarrolla una velocidad punta de hasta 272 Km/h.

Exterior del Porsche Macan Turbo.

Gracias al sistema de suspensión neumática PASM, ofrece tres niveles de altura para la carrocería. Mientras que el Porsche Traction Management (PTM) reparte de manera automática y constante la fuerza de tracción entre los ejes delantero y trasero.

Todo lo anterior puede personalizarse, tomando en consideración desde el modo de conducción seleccionado por quien esté sentado detrás del volante, hasta las condiciones de la calzada.

Porsche Macan Turbo: un coche superlativo

Superlativo también es el precio de salida de este SUV. Desde 97 582 € en su versión menos ostentosa, 106 012 € agregando el Performance Package. Pero disfrutar de las sensaciones de esta máquina, vale la pena. Siempre y cuando se disponga de un gran presupuesto financiero que permita respaldar esta clase de lujos.