Porsche 935

Francisco María García · 15 diciembre, 2018
Moby Dick, el Porsche 935 que, debido a su precio y a que no está homologado para ser conducido en la calle, hacen que adquirir uno sea todo un lujo. Por ello la exclusividad de que sólo hayan 77 unidades.

Uno de los modelos más famosos de todos los tiempos está de vuelta; es dueño de un impresionante registro de triunfos entre las décadas de 1970 y 1980. Una ‘leyenda’ para los amantes del mundo de los motores. Se trata del Porsche 935, un automóvil de carreras para ‘volar’ sobre cuatro ruedas. Literalmente.

El desarrollo de este modelo partió de otro célebre auto de la firma germana: el 930 Turbo. En realidad Porsche, como otras pocas compañías automotrices pueden presumir, tienen muy pocos lunares en su historial. Por lo que prácticamente cualquiera de sus coches irá acompañado por adjetivos del tipo ‘célebre’ o ‘mítico’.

perfil del Porsche 935 año 2019

Aunque este modelo sí que tiene un manchón en sus registros. Uno grande. Y es que a pesar de haber cosechado más de 150 triunfos en las competiciones de Gran Turismo, no pudo ganar en las 24 horas de Le Mans en el año 1978.  A pesar de haber sido claro dominador durante dos lustros enteros, y siendo con ventaja el auto más veloz entre los que formaron parte de la competición. Alcanzaba unos aún impresionantes 365 Km/h.

Las responsabilidades por esta gran decepción fueron atribuidas a un depósito de combustible muy pequeño y a una fuga de aceite en el motor. Así fue como el auto que lo ganó todo apenas pudo terminar en el octavo puesto de la carrera más importante que corrió.

En el año 1979, la victoria correspondió al piloto Klaus Ludwing. La consiguió al volante de un Porsche 935 modificado por la escudería Kramer Racing.

Moby Dick en detalles

El 935/78 fue diseñado especialmente para competir en las 24 horas de Le Mans en 1978. Este modelo que gracias a su peculiar ‘cola de ballena’ recibió el mote de Moby Dick, es el más recordado de los 935. Y es esa precisamente la versión que la casa de autos deportivos radicada en Sttutgart ha traído de vuelta.

Su motor original era una máquina de seis cilindros de disposición trasera longitudinal. Recibió una serie de modificaciones que elevaron la potencia inicial desde los 675 hasta los 850 Caballos de Fuerza. Trabajaba en conjunto con una caja de cambios manual de cuatro velocidades y transmisión trasera.

Para su carrocería se empleó acero dentro de paneles de fibra de vidrio. La suspensión delantera contaba de un brazo interior y barra antibalanceo ajustable. Mientras que un doble brazo de muelles, amortiguadores y barra antibalanceo ajustable conformaban la suspensión trasera.

Para detener con seguridad tanta velocidad y potencia, se empleó un sistema de cuatro discos ventilados y perforados. Ello aporta un extra de seguridad en la conducción.

Interior Porsche 935

Porsche 935, versión 2019

Además de traer de vuelta el espíritu original del Porche 935, la nueva versión del coche de carreras toma detalles de otros modelos de la compañía. De hecho, la base que dio lugar a todo su desarrollo se encuentra en el 911 GT2 RS.

El Porsche 935 cuenta con un motor biturbo de 3.8 litros que ofrece unos ‘discretos’ 700 CV, siempre que se compare con el Moby Dick original. La caja de cambios manual ha quedado en el pasado, dando espacio a las nuevas transmisiones automáticas PDK de siete relaciones.

Los ‘tiempos modernos’ también se hacen sentir en el resto del equipamiento mecánico. Entre las novedades se cuenta el Porsche Stability Management, que incluye la central de tracción y estabilización, junto con un  sistema ABS y distintos modos de funcionamiento.

El nuevo equipo de frenos está conformado por pinzas de aluminio con seis pistones sobre discos de 380 milímetros de diámetro al frente. Mientras que para las ruedas posteriores, pinzas de cuatro pistones en discos con 355 milímetros.

Parte trasera Porsche 935 2019

Renovación con imagen retro

La carrocería está construida casi de forma exclusiva a partir de plástico reforzado con fibra de carbono (CFRP). Sobre la parte posterior, se impone un nuevo alerón de 1,9 metros de ancho y 40 centímetros de profundidad. Un añadido renovado para mejorar el comportamiento aerodinámico del nuevo Porsche 935.

Uno de los elementos más retro son las llantas monotuerca de tapa roja. Lo mismo que unos escapes dobles, construidos en titanio y que están inspirados en otro Porsche glorioso: el 908.

El habitáculo también conserva el aire de melancolía. Resalta en primer lugar el volante de competición, construido en fibra de carbono; también destacan asientos tipo básquet con arneses de seis puntos. El coche viene con lugar solo para el piloto, aunque se puede ordenar la colocación de una segunda plaza.

Solo 77 unidades

La edición especial del Posrche 935 estará conformada por solo 77 unidades. Tratándose de un coche súper exclusivo, no homologado para salir a las calles y con un precio base de 700 000 € más impuestos, es la definición perfecta para la frase ‘darse un lujo’.