Opel Corsa-e, potencia eléctrica con 330 kilómetros de autonomía

Enrique Canivell · 27 mayo, 2019
El Opel Corsa-e es un utilitario que madura por fuera y que con su mecánica eléctrica podrá circular por las grandes capitales sin restricciones

EL Opel Corsa-e es uno de los ejemplos de que cada vez son más los fabricantes que tratan de democratizar la movilidad eléctrica, a pesar de las evidentes dificultades que suponen para los usuarios su limitada autonomía junto a la lentitud y escasez de los puntos de carga para coches eléctricos, al menos en España, amén de unos precios no muy económicos.

Pero eso no frena a marcas como Opel, ahora integrada en el Grupo PSA, para lanzar un utilitario que compartirá plataforma y componentes con el Peugeot 208 2019, que también contará con su versión eléctrica de 330 kilómetros de autonomía.

Diseño del Opel Corsa-e

Si bien el actual Opel Corsa no está nada mal por fuera, la sexta generación del utilitario alemán da un gran salto en lo que a estética se refiere. Su imagen se asemeja más a un coche de una categoría superior, de los compactos del segmento C. 

Opel Corsa-e: trasera
Trasera del Opel Corsa-e.

El Opel Corsa-e mide 4,06 metros de longitud.

No en vano, la zaga tiene cierto aire a la del Opel Astra, aunque es más estrecha y su alerón algo más prominente. El frontal es más serio que antes, pues la anterior generación gozaba de un impronta más juvenil, mientras que el lateral presenta una cintura alta y un nervio por encima de la talonera que llama la atención.

Interior y equipamiento

El habitáculo del Opel Corsa-e, si bien no destaca por incorporar tapizados, la norma general en el segmento B, presenta un toque moderno por estar completamente digitalizado y las superficies gozan aparentemente de un buen aspecto, con ajuste más que correcto entre los paneles.

Opel Corsa-e: interior
Interior del Opel Corsa-e.

Además, este nuevo utilitario goza de un gran nivel de equipamiento, con elementos propios de segmentos superiores, tales como:

  • Iluminación adaptativa matricial IntelliLux LED que, según la marca, no deslumbran gracias a que sus ocho LEDs adaptan continuamente el haz de luz –mediante una cámara frontal– en función del tráfico y del entorno.
  • Asistente de reconocimiento de señales de tráfico.
  • Control adaptativo de la velocidad y asistente lateral basados en radar y sensores.
  • Asistente de ángulo muerto.
  • Navegador con pantalla táctil a color de 7 o 10 pulgadas e información de tráfico a tiempo real, conexión directa con la asistencia en carretera y llamadas de emergencia.

Potencia y autonomía del Opel Corsa-e

Este utilitario alemán 100 % eléctrico puede disfrutar de la etiqueta Zero de la DGT, gracias a la que se podrá circular por las zonas céntricas de las grandes capitales incluso con episodios de alta contaminación, algo a su favor frente a los coches con motor de combustión.

Pero las ventajas no terminan ahí. Si bien 136 CV –y 260 Nm de par instantáneo– no sugieren, a priori, unas prestaciones de infarto, este eléctrico es capaz de acelerar de 0 100 km/h en solo 8,1 segundos, algo propio de coches con aspiraciones deportivas.

Opel Corsa-e: diagrama
Diagrama del Opel Corsa-e.

El bajo centro de gravedad de su sistema de propulsión y batería juega a su favor a nivel dinámico, con reacciones ágiles y controlables en los cambios de dirección, así como mayor estabilidad.

Cabe señalar que cuenta con una autonomía más que suficiente para diario, con 330 kilómetros según el ciclo de homologación WLTP. Para variar la relación entre respuesta y autonomía, se pueden seleccionar tres modos de conducción: Eco, Normal y Sport.

Por último, es preciso reseñar que la batería, que tiene una garantía de ocho años, puede cargarse en un 80 % en solo 30 minutos, y su nivel de carga se puede comprobar en el móvil con la aplicación myOpel.

Nota: la marca ha anunciado que en las próximas semanas se podrán hacer los pedidos del Opel Corsa-e, algo antes que las versiones diésel y gasolina.