Nuevo MG5 SW EV: familiar, 100 % eléctrico y asequible

Juan · 3 noviembre, 2020
El MG5 SW EV es uno de los eléctricos más interesantes del mercado. Amplio y asequible, ofrece hasta 350 kilómetros de autonomía en ciclo combinado.

China se ha convertido en el país que más fuerte ha apostado por los vehículos eléctricos. Sus fabricantes quieren ser los pioneros y llevar la voz cantante al respecto. Por esta razón, las marcas locales cada vez ofrecen más alternativas, desde lo más básico y barato hasta el lujo total. La electricidad ha llegado para quedarse, al menos en el país asiático.

Los eléctricos serán el nexo con el que las marcas asiáticas entrarán en Europa, tras años en los que apenas lo intentaban. Unos productos muy deficientes frente a los modelos europeos establecidos eran una piedra muy difícil de sortear, pero este problema parece solucionado. Un ejemplo de esto es el nuevo MG5 SW EV, un familiar eléctrico desarrollado en China.

Inicialmente se comercializará en Reino Unido, para paulatinamente extenderse al resto de Europa.

Remarcado chino

MG5 SW EV: trasera.

Hasta no hace mucho, los coches de procedencia asiática no tenían mucho que hacer en el mercado europeo. En algunos casos, el desarrollo de estos vehículos consistía en mezclar ideas de muchos coches diferentes en uno. ¿Resultado? Muy cuestionable. Esto ha cambiado y ahora cada marca tiene su identidad propia, como es el caso de Roewe.

Esta marca ha avanzado mucho en muy poco tiempo, pues ha pasado de diseños anodinos a una atracción al primer golpe de vista. Durante esta transición surgieron modelos como el i5 SW, un familiar que recordaba en cierta manera a un Volkswagen. Precisamente este vehículo ha sido el elegido para venderse en Europa bajo la firma inglesa MG.

Este coche pasará a conocerse como MG5 SW EV, y con respecto al Roewe, apenas cambian los emblemas. La parrilla frontal es completamente opaca, ya que no precisa de la refrigeración de un motor térmico. Así pues, esta estructura está presente por estética y para ocultar la toma de carga que se ubica tras el logo. Las ópticas combinan iluminación halógena y LED.

La vista lateral se identifica por una línea de cintura muy marcada que recuerda a la del Audi Q5, mientras que las llantas no son exageradas en tamaño —no hay que olvidar que estamos ante un coche asequible—. La zaga es atractiva, con un agresivo paragolpes y unas ópticas que huyen de la barra LED, tan de moda ahora.

Habrá dos niveles de acabado: Excite y Exclusive, con un precio al cambio de 26 600 y 29 300 euros respectivamente.

Habitáculo simplificado

MG5 SW EV: interior.

En el habitáculo sí que se nota un cierto retroceso tecnológico con respecto a la variante china. Esta última cuenta con un panel táctil vertical similar al del Tesla Model S, con el resto de controles del habitáculo sustituidos por superficies hápticas. Por otro lado, el MG5 SW EV recurre a un interior más clásico y sencillo.

Además, se espera una calidad de materiales superior para cumplir con los estándares europeos, los mas altos internacionalmente. El gran panel de control se sustituye por un sistema multimedia con pantalla de ocho pulgadas y controles físicos para la climatización. Por su parte, el cambio pasa por una ruleta selectora al más puro estilo Jaguar.

En otro orden de cosas, el interior tampoco cuenta con un panel de instrumentos digital. En su lugar, encontramos dos diales físicos en forma de media luna en los extremos y una generosa pantalla LCD entre ambos. Esta es bastante configurable igualmente, por lo que tiene lo mejor de los dos mundos.

La marca no ha anunciado que ayudas a la conducción –ADAS– puede equipar.

Especificaciones

MG5 SW EV: frontal.

Mecánicamente, estamos ante un vehículo muy interesante, capaz de aliviar —hasta cierto punto— el estrés por la falta de autonomía que aún se sufre con los vehículos eléctricos.

Su batería de ion-litio posee 52,5 kWh de capacidad, suficientes para una autonomía homologada según el ciclo WLTP de 350 kilómetros. En ciclo urbano, donde el potencial de un eléctrico se amplifica, es capaz de recorrer hasta 450 km en una sola carga.

Homologa un consumo medio de 17,5 kWh/100 km.

Para el mercado europeo, el motor eléctrico desarrolla un máximo de 156 CV de potencia y 260 Nm de par. Son registros muy superiores a los del modelo chino del que deriva, el cual se conforma con 115 CV y 155 Nm de par. Alimenta únicamente al eje delantero, a través de una transmisión automática.

Con una batería ni demasiado grande ni muy pequeña, los tiempos de carga son razonables. Además, el vehículo está adaptado a carga rápida. En este tipo de cargadores puede cargar el 80 % de la batería en apenas media hora. En cambio, una toma doméstica demorará el tiempo de carga a las ocho horas y media.