Nuevo Mercedes EQC, el nacimiento de la submarca eléctrica de Daimler

· 14 septiembre, 2018
Los prototipos más recientes del fabricante germanos llevaban el EQ en su nombre, en referencia a su motor eléctrico; conoce el futuro de la marca de la estrella.

El momento del cambio se acerca. Cada vez son más las marcas que apuestan por la electrificación y/ hibridación sobre los motores de combustión en sus coches. La velocidad de desarrollo actual ha sido motivada por Tesla, quien demostró que eran productos viables. Ahora, Mercedes presenta el Mercedes EQC bajo una nueva submarca.

Tras unos pocos años, EQ ha terminado siendo la submarca de vehículos eléctricos de Daimler, donde también encontramos productos de Smart.

Presente y futuro se dan la mano

La balanza de demanda del mercado automovilístico se ha inclinado del lado de los SUV, segmento en el que se clasifica este eléctrico. Estéticamente abre la puerta a un nuevo lenguaje de diseño exclusivo para los vehículos EQ, si bien mantendrán el parentesco con la gama convencional.

Diseño del Mercedes EQC de 2018.

Esto es especialmente visible en el frontal, más plano de lo habitual para reducir el coeficiente de rozamiento, a lo que contribuye una parrilla carenada y la práctica ausencia de todo tipo de entrada de aire o elemento estético que ofrezca resistencia al aire. Lo mismo ocurre con las llantas, con un diseño más limpio sin apenas hueco entre radios.

Quizás el punto más controvertido del coche sea esa moldura negro brillante situada bajo la parrilla que une ambos faros principales –Full LED– que poco sentido tiene. La zaga por su parte recuerda más a productos de Audi, especialmente al Audi A8 con esos pilotos unidos y delgados.

Espacio para todos

Siguiendo la tendencia actual, el formato SUV del Mercedes EQC y su condición de vehículo 100% eléctrico han permitido crear un interior espacioso, con capacidad para un viaje familiar sin problema alguno. La posición de las baterías bajo el piso han permitido ampliar tener un maletero que llega hasta los 500 litros.

Curiosamente, el no contar con motor de combustión frontal no se ha traducido en un segundo maletero bajo el capó. En su lugar se ha reutilizado el espacio para acomodar la transmisión automática y el módulo eléctrico frontal.

En cuanto al diseño del habitáculo nos encontramos ante una evolución de lo ya visto en los lanzamientos más recientes. El panel que aloja las dos pantallas de 10,25 pulgadas queda ahora más recogido por las formas del salpicadero. Al mismo tiempo, los aireadores circulares dejan paso a unos más convencionales y planos.

Interior del Mercedes EQC.

Dentro del equipamiento de serie cabe destacar el sistema MBUX con inteligencia artificial que estrenó el nuevo Mercedes Clase A y que poco a poco se abre paso dentro de la extensa gama del fabricante alemán. Eso sí, en el EQC vendrá complementada con asistentes para una conducción ahorradora que maximice la capacidad de las baterías.

¿Eléctrico? Si, pero muy capaz

Como bien decíamos, el Mercedes EQC es el primer vehículo 100% eléctrico firmado por la marca de la estrella, por lo que tiene la tarea de demostrar de lo que son capaces en Daimler. Para que su llegada fuese posible se ha desarrollado una nueva plataforma específica para coches eléctricos que aloja las baterías en el suelo.

Estas baterías dan vida a dos motores eléctricos de 150 kW cada uno encargados de mover ambos ejes. Con esta configuración el Mercedes EQC cuenta con tracción total permanente y como en todos los eléctricos, una respuesta de par instantánea a cualquier régimen.

La transmisión automática no tiene relaciones; y las baterías son de 80 kWh.

Conjuntamente los motores eléctricos ofrecen 300 kW de potencia –lo que equivale a 404 caballos de vapor– y un par máximo de 765 Nm con los que alcanza los 180 km/h de velocidad máxima. Por su parte, el 0-100 km/h lo cubre en 5,1 segundos. No hay necesidad de más en un vehículo cuyas pretensiones no son para nada deportivas.

El punto más importante de un coche eléctrico es la autonomía que ofrece entre carga y carga. Lamentablemente, Mercedes ha ofrecido datos de autonomía bajo el ciclo de homologación NEDC, firmando más de lo que debiera. Oficialmente anuncia 450 km entre cargas, pero en ciclo WLTP se quedará con casi 400 km o incluso menos.

Comercialización

Por el momento se desconocen las tarifas del nuevo Mercedes EQC, pero sabemos que su comercialización dará comienzo en 2019. Además, en un futuro cercano se abrirá una factoría en China acondicionada para la producción de productos EQ en el mercado local. El resto serán producidos en Alemania.

A parte del EQC y el Smart eléctrico, los planes de futuro de la marca contemplan modelos como un compacto tradicional –EQA– y una berlina de representación –EQS– capaz de rivalizar con lo mejor de Tesla, el Model S.