Mercedes-AMG S 63 / 65

· 3 febrero, 2018
Las versiones deportivas AMG de la gran berlina de Mercedes, el Clase S, completan de forma excepcional la incrible gama disponible que tiene en el mercado la firma alemana

Resulta sorprendente como Mercedes es capaz de exprimir sus gamas al máximo con el fin de aumentar el rango de clientes potenciales, con multitud de versiones para cada modelo de su amplio repertorio. Sin embargo, como punta de lanza tenemos a las versiones Mercedes-AMG S.

Manteniendo las variantes de tres puertas, Coupé y Cabriolet, la berlina solo está disponible en formato de batalla larga, un simple indicativo del público al que está destinado este tipo de coche: a altos cargos y sin tiempo. Repite la receta utilizada en otros como el AMG SL, con dos versiones diferenciadas estética y mecánicamente.

Diseño exterior

Como decíamos, esta versión prestacional de la berlina de representación, el Clase S, ofrece dos opciones diferenciadas entre sí. Más adelante explicaremos cuales son las diferencias entre ambas, pero ahora nos toca hablar de estética.

Las dos versiones disponibles se diferencian en el exterior por el uso de acabados en negro brillante (más deportivo) o cromados (más lujoso).

Obviando esa diferencia de acabado exterior, el resto de los cambios aplicados por AMG en el exterior son los mismos en los dos. Nuevos son los paragolpes y las parrillas, elementos exclusivos de estas versiones y que contribuyen a una mejor aerodinámica y refrigeración.

Los cambios del perfil son mínimos, con nuevos juegos de llantas, taloneras más deportivas y pasos de ruedas ligeramente ensanchados

Con la vista en la zaga, destaca la ausencia de cualquier tipo de spoiler sobre el portón, tipo lip o retráctil. Lo que no falta es un enorme y prominente difusor con cuatro colas de escape trapezoidales que además incluye la luz de marcha atrás.

Diseño interior

Una vez en el interior, lo primero de lo que nos percatamos el de la buena integración que tienen los nuevos elementos -más deportivos- en un habitáculo enfocado a la comodidad y al lujo.

Estos AMG estrenan un volante de formas más trabajadas y materiales varios para el salpicadero, como la fibra de carbono y la alcántara; además se incluyen nuevas tonalidades más llamativas como el rojo.

Mercedes-AMG S 63
Interior de los Mercedes-AMG S 63 / 65.

También se han incluido nuevos asientos delanteros con formas más envolventes. Otra de las novedades en el interior es la integración de nuevas funciones exclusivas AMG en el sistema de infoentretenimiento, manejable a través del touchpad de la consola central y los paneles táctiles del volante.

Versiones

En total hay seis versiones diferentes del AMG S entre todas las carrocerías y mecánicas. Disponible en carrocería sedan de batalla larga, Coupé y Cabriolet, en combinación con el propulsor V8 y V12, aunque las diferencias entre ellos terminan siendo mínimas y la opción más pequeña sale favorecida.

Los V8 -S 63- estrenan un nuevo propulsor de 4,0 litros que sustituye al anterior de 5 ,5 litros. Declara una potencia máxima de 612 CV y un par motor de 900 Nm. Con semejante potencia alcanza los 100 km/h en sólo 3,5 segundos y una velocidad máxima limitada a 250 km/h.

Por su parte, los V12 -S 65- mantienen el mismo motor de 6,0 litros que hasta ahora, y otorga una potencia de 630 CV y un salvaje par motor de 1 000 Nm. La velocidad máxima de esta versión se mantiene con respecto al V8, pero sorprende que con 18 CV más su aceleración aumenta hasta los 4,3 segundos de 0-100 km/h.

Mercedes-AMG S Cabrio.
Versión Cabrio.

Los S 65 pesan 180 kilogramos más que los S 63 -2250 kg contra 2070 kg- que le lastran casi un segundo en la aceleración de 0-100 km/h.

Ambas versiones comparten una suspensión rebajada y endurecida con tres niveles -Comfort, Sport y Sport+- que mejoran el comportamiento del vehículo en carretera; sin dejar de mantener siempre el alto grado de comodidad de un Clase S.

Precios de récord

Si atendemos a los precios nos daremos cuenta de que se trata de uno de los modelos más costosos de la marca, sino el que más. Partiendo de la berlina, nos encontramos con unos precios de 197 500 y 287 100 euros dependiendo de si se opta por el S 63 y S 65 respectivamente.

Al mismo tiempo, el posicionamiento aún más premium de la versión Coupé eleva el coste hasta un mínimo de 210 000 euros para el V8 y 296 800 euros para la con motor V12.

De cara a la versión Cabriolet el precio mínimo parte de 226 800 euros para el S63 y rompiendo la barrera de los 300 000 euros está el S 65, por 307 400 euros.

Datos Mercedes-AMG S

  • 3 y 4 puertas.
  • 4 o 5 plazas.
  • Maletero: 510 litros.
  • Tracción trasera y total 4MATIC.
  • Motores de V8 y V12 turboalimentados con potencias de 612 y 630 CV.
  • Consumo y emisiones: desde 8,9 l/100 km y 203 g/km de CO2.
  • Cambio automático de nueve velocidades 9G-TRONIC.
  • Precio: desde 193 500 euros.