Hyundai Veloster N, potencia y originalidad

Alberto Fuentes · 9 marzo, 2019
El Hyundai Veloster N se une a la familia de deportivos de la marca coreana que está poniendo contra las cuerdas a los compactos GTI de renombre

Todas las versiones del Veloster rebosan deportividad, pero no puedes entrar en el club de los compactos deportivos sin una puesta a punto radical y un motor bajo el capó que meta miedo. La marca coreana ha resuelto ese problema, y de qué manera, con el Hyundai Veloster N. Todo un juguete.

Hyundai está siguiendo una línea de mejora en todos sus modelos que es para quitarse el sombrero. Pocos ingenieros se pueden sentir más orgullosos que los coreanos, ya que pocos pueden dormir sabiendo que mejoran día a día de una forma tan notable.

Con el Hyundai i30 N o Hyundai i30 Fastback N ya dejó claro que saben hacer compactos deportivos a un precio bastante competitivo, pero cuesta mucho encontrar uno por nuestras calles. El principal motivo es la falta de un historial deportivo que afiance su nombre, cosa que en nuestro país nos tomamos muy enserio y damos, en muchas ocasiones, más peso a la marca que a los propios resultados.

Nuevo Hyundai Veloster N.
Hyundai Veloster N, parte trasera.

Por otra parte, tampoco vamos a quitar mérito al buen hacer de algunos de sus rivales, como el Honda Civic Type R, Ford Focus ST 2019 o el Seat León CUPRA R, entre otros. Veamos más de cerca qué nos ofrece este Hyundai:

Diseño exterior del Hyundai Veloster N

Junto con el Civic, no encontrarás un modelo tan radical y llamativo como el Veloster. El frontal luce la calandra típica de la marca, pero en la parte inferior queda abierta, lo que da un aspecto más agresivo que el modelo normal.

Lateralmente mantiene su inconfundible asimetría, con una puerta en el lado del conductor y dos en el lado del copiloto, toda una solución para mantener el espíritu cupé sin sufrir la incomodidad de un tres puertas convencional. Los faldones laterales y la baja suspensión hacen que el coche se vea mucho más asentado.

Hyundai Veloster N.
Alerón trasero del Hyundai Veloster N.

La trasera pierde un poco de personalidad al cambiar la salida central por dos enormes salidas laterales, pero un prominente alerón en la parte alta de la luneta nos recuerda que estamos ante todo un pez gordo.

Diseño interior

Las cotas no cambian respecto a los modelos menos potentes del Veloster, pero incluye una serie de inserciones del color de la carrocería y un cuadro de instrumentos un poco más racing y con la letra N de fondo, por si se te olvida.

Los asientos también lucen un diseño un poco más deportivo, con formas que envuelven mejor el cuerpo, cosa que necesitarás en cuanto aprietes ligeramente el acelerador de este Hyundai Veloster N.

Hyundai Veloster N.
Salpicadero del Hyundai Veloster N.

El maletero y las plazas traseras le dejan en clara desventaja frente a rivales como el Peugeot 308 GTI o el Volkswagen Golf GTI, modelos mucho más amplios y con maleteros más aprovechables, consecuencias de un vestido muy apretado…

Motor

Para dar vida a semejantes ingredientes, la marca ha confiado en un bloque de cuatro cilindros y 2,0 litros con un enorme turbo que rinde 275 caballos de pura fuerza coreana. Los 325 Nm que consigue ofrecer el motor van directos a las ruedas delanteras y solo pueden ser disfrutados con una caja de cambios manual de seis velocidades de tacto inmejorable.

La marca ha optado por poner a punto el chasis y las suspensiones para que sacar el jugo de un motor semejante no ponga en peligro tu integridad, en vez de potenciar más aún el motor. Las rígidas suspensiones, la directa e informativa dirección y un tacto general muy bien logrado hacen que sea mucho más fácil de conducir y de disfrutar al máximo.

Nuevo Hyundai Veloster N.
Hyundai Veloster N en curva.

El control de transferencia de pesos que lleva de serie esta versión N hace que la carrocería balancee muy poco, lo que permite virar mucho más plano. Pocos ‘peros’ se pueden sacar al desarrollo y el planteamiento de su dinámica.

Es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 6,1 segundos y alcanza los 250 km/h, mientras que el consumo declarado se queda en unos ajustados 7,0 l/100 km. Son datos suficientes para pasártelo muy, muy bien.

Los rivales son duros, pero este Hyundai Veloster N cumple con lo que todo compacto deportivo debe tener: bonito, radical, potente y efectivo. De momento tenemos que esperar, pero si le pudiéramos sumar un precio competitivo…