Hyundai i30 2020, un restyling de media vida

Alberto Fuentes · 6 abril, 2020
El Hyundai i30 2020 llega con multitud de novedades y mejoras para mantenerlo donde debe estar: entre los mejores del segmento.

Con la cancelación del Salón de Ginebra nos quedamos sin poder ver en directo muchas de las novedades del mundo del automóvil. Por ejemplo, las del Hyundai i30 2020, un modelo que no es más que un restyling del actual, pero que viene con detalles muy interesantes.

Con la renovación completa del Volkswagen Golf, el Ford Focus y compañía, el umbral de calidad medio del segmento ha subido de forma considerable. Por ello, todos se están poniendo las pilas para no caerse del barco. En el caso del nuevo i30, la renovación afectará a las tres carrocerías disponibles: cinco puertas, Fastback y Wagon.

Frontal del Hyundai i30 2020.
Hyundai i30 2020, diseño de la parrilla y los focos.

Diseño exterior del Hyundai i30 2020

Una renovación estética no es del todo efectiva si no se consigue sacar las diferencias rápidamente. El Hyundai i30 2020 ha conseguido eso y mucho más a través de cambios más o menos discretos.

En concreto, las modificaciones más notables las podemos ver en la parrilla, más ancha y con una imagen más poderosa, y en los focos, ahora más afilados y con una tecnología LED de reflector multifacético (MFR). Esta última modificación le otorga al coche un aspecto más agresivo.

Hyundai i30 2020, trasera.
Trasera del Hyundai i30 2020.

En la parte trasera también se han retocado los grupos ópticos. Ahora lucen una imagen tridimensional más moderna, así como un paragolpes rediseñado que aporta más músculo.

En cuanto a las llantas de aleación, estarán disponibles con 16 o 17 pulgadas, y podrán llegar hasta las 18 pulgadas en el caso de la potente versión N.

Interior

El habitáculo del Hyundai i30 2020 no cambia ni en espacio ni diseño en general, pero sí lo hace de forma significativa la tecnología.

En la instrumentación se ha incluido una pantalla de 7 pulgadas, mientras que la central, ahora de 10,25 pulgadas, también se ha renovado para ofrecer la rapidez y resolución que necesitaba.

Por otra parte, se ponen a disposición del cliente los nuevos servicios de conectividad y entretenimiento Bluelink e Hyundai Live y, si se contrata el servicio de navegación, estos dos sistemas vienen de regalo durante los cinco primeros años.

Con ello, se podrán realizar diferentes acciones de forma totalmente remota, como abrir o cerrar las puertas, localizar el vehículo, ajustar el climatizador o preparar una dirección en el navegador.

Por supuesto, será compatible con Apple CarPlay y Android Auto. También se podrá personalizar el interior con tres tonalidades diferentes para el salpicadero y los paneles de las puertas.

Hyundai i30 2020, interior.
Interior del Hyundai i30 2020.

Motores del Hyundai i30 2020

Aquí también se puede apreciar la profunda renovación que se ha llevado a cabo en el Hyundai i30 2020, con buena parte de la gama bañada por una hibridación ligera de 48 V, que le va a permitir presumir de la etiqueta ECO de la DGT.

  • En gasolina habrá cuatro motorizaciones: un 1.5 110 CV y un 1.0 T-GDI 120 CV sin hibridación, y 1.0 T-GDI 120 CV y un 1.5 T-GDi 160 CV híbridos.
  • En el caso de los diésel, todo se reducirá a dos interesantes propuestas basadas en el efectivo 1.6 CRDi, con 115 y 136 CV y también con hibridación ligera de 48 V.

Todos ellos estarán disponibles con cambio manual de seis velocidades. De manera opcional, se pueden equipar con la caja automática de doble embrague y siete relaciones, a excepción de la versión de gasolina menos potente.

Como novedad más representativa, el Hyundai i30 2020 con cambio manual lucirá un avanzado sistema, denominado iMT. Este permitirá desacoplar el motor de la transmisión cuando no se esté presionando ningún pedal.

La incorporación del iMT supone un gran logro para Hyundai, ya que con ello se podrá circular utilizando las inercias, aunque esté una marcha engranada. Ciertamente, esta es una solución que solo se había visto en vehículos con cambio automático.

En cuanto a los sistemas de seguridad presentes en el coreano, no faltarán las ayudas a la conducción.

El coche contará con un mejorado sistema de control de ángulo muerto, alerta de tráfico cruzado, el Lane Following Assist. Dicho sistema es capaz de mantener el coche en el carril, la frenada de emergencia en ciudad, con bicicletas incluidas, entre otros.

De lo que aún no hay datos es del precio, pero seguro que se mantendrá en la media del segmento de los generalistas, un lugar en el que se tiene ganado el respeto y de una forma más que merecida.