Citroën Berlingo Van, la compañera de trabajo definitiva

Alberto Fuentes · 23 febrero, 2019
La Citroën Berlingo Van es uno de esos vehículos que todas las marcas desean tener por su rotundo éxito generación tras generación.

El segmento del pequeño vehículo comercial está en plena transformación, y en los últimos meses casi todos los modelos han dado un cambio radical a sus líneas. Pero la Citroën Berlingo Van seguirá siendo una de las preferidas para un uso urbano; hay cosas que no cambian…

Su contenido precio, unido a un equipamiento de primer nivel y una estética atractiva hacen que destaque frente a rivales como el Opel Combo, Fiat Dobló, Volkswagen Caddy y compañía.

Diseño exterior de la Citroën Berlingo Van

¡Hay que ver cómo han cambiado este tipo de furgonetas! Poco o nada tienen que envidiar a otros modelos de la marca en cuanto a diseño y estilo, y todo ello sin perder esa practicidad que siempre las ha caracterizado.

El frontal es la parte con más personalidad y la más moderna del modelo. Al igual que su hermana, la Peugeot Partner, con la que comparte plataforma, motores y multitud de accesorios, la Citroën Berlingo Van luce un morro muy al estilo SUV: alto y robusto. A esto hay que sumar unos focos colocados en una posición muy elevada y con un capó muy horizontal.

Nueva Citroën Berlingo Van.
Citroën Berlingo Van, parte trasera.

De perfil, poco hay que decir sobre ella, salvo que esconde la práctica puerta lateral corredera en la parte derecha para facilitar las tareas de carga y descarga. En la parte baja de las puertas lleva un atractivo protector en color negro que evita buena parte de las rozaduras y golpes, y da un aspecto más campero al modelo francés.

Está disponible con dos longitudes de carrocería, con 4,40 o 4,75 metros de longitud, denominados M o XL, respectivamente. Esos 35 centímetros extra van a parar tanto a la batalla como al voladizo trasero, por lo que el reparto de pesos apenas se ve afectado.

La parte trasera cuenta con dos puertas tipo armario asimétricas, cosa que nos permite realizar la mayoría de cargas y descargas de objetos pequeños sin tener que abrir las dos. El diseño de la zaga es mucho más ‘furgoneta’ y poco cambia con respecto a modelos anteriores.

Diseño interior

El salpicadero de la Citroën Berlingo Van está a la altura que esperas de un coche moderno y tecnológico, con una disposición de los mandos muy similar a cualquier turismo y una calidad general correcta.

Está disponible con dos niveles de equipamiento, denominados Worker y Driver. El primero está mucho más enfocado a un trabajo duro y está más capacitado para aguantar un trato peor gracias a una distancia al suelo tres centímetros más alta, una placa de protección bajo el motor para evitar golpes y una mejor motricidad gracias al Grip Control con Hill Assist Descent, un control de descenso básico.

Nuevo Citroën Berlingo Van.
Citroën Berlingo Van, salpicadero moderno.

Este acabado es perfecto para un uso rural y para quien necesite un vehículo de carga con el que tenga que adentrarse por pistas en buen estado. Dispone de tres plazas, tiene unos neumáticos más anchos y una zona de carga reforzada.

El acabado Driver está más enfocado al reparto en ciudad y largos viajes en autopista. Es más cómoda gracias a una mejor insonorización del habitáculo y a que tiene unos asientos más cómodos y envolventes. Tecnológicamente, también se acerca más a un turismo convencional gracias a elementos como los sensores de lluvia y luz, cámara de visión trasera o una pantalla multifunción de 8 pulgadas.

La zona de carga en el tamaño M tiene una capacidad de 3,3 metros cúbicos, mientras que con el acabado XL asciende hasta los 4,4 metros cúbicos, con una capacidad de carga útil de entre 650 y 1000 kilogramos, muy parecida a la mayoría de competidores.

Citroën Berlingo Van.
Citroën Berlingo Van, cámara de visión trasera.

Motores

Desde su lanzamiento, la Citroën Berlingo Van cuenta con una variedad mecánica muy atractiva, con motores diésel y gasolina de consumos muy ajustados y con un refinamiento de primer nivel.

En gasolina, el motor elegido es el 1,2 litros con turbo, y se ofrece con 110 caballos y cambio manual de seis velocidades, o con 130 caballos y cambio automático EAT8 de ocho velocidades. Cualquiera de los dos es muy satisfactorio por prestaciones y consumo.

En diésel, la oferta arranca con el 1.6 BlueHDI de 75 o 100 caballos. Por encima, está el moderno 1.5 BlueHDI con 130 caballos, una mecánica que hará a la Berlingo todo un vehículo para vías rápidas.

Precio

El precio de partida es de 17 700 euros para la versión con el motor de 75 caballos diésel, un precio ligeramente inferior al del modelo de Peugeot, muy similar al de rivales como el Renault Kangoo, y bastante más económica que una Volkswagen Caddy.

Como lleva sucediendo desde más de 25 años, la Citroën berlingo Van seguirá siendo uno de los modelos más vendidos de su categoría, méritos que se ha ganado a pulso acompañando día tras día al trabajador.