Bugatti Centodieci, el máximo exponente

Alberto Fuentes · 2 enero, 2020
El nuevo Bugatti Centodieci es uno de esos vehículos que rara vez serán vistos por la calle, y no solo por su elevadísimo precio...

La firma más lujosa perteneciente al Grupo Volkswagen nos tiene muy acostumbrados a modelos que desafían todos los registros y, como el Chiron ya se había visto superado por algún que otro rival, nos presentan el nuevo Bugatti Centodieci.

La apuesta de Bugatti ha sido echar toda la carne en el asador para dejar claro quién manda en el mundo del hiperdeportivo, con rivales que siempre dan guerra, como los nuevos Pagani Zonda y Pagani Huayra BC.

Su presentación se llevó a cabo en la famosa exhibición Monterey Car Week, en la que vio la luz por primera vez el Bugatti Centodieci, con motivo del 110 aniversario de la marca, y así rendir un homenaje al mítico Bugatti EB110.

Diseño exterior del Bugatti Centodieci

Un buen deportivo de lujo no es nada sin un bonito vestido. En Bugatti han conseguido dar un look mucho más radical al diseño original del Chiron que, en esencia, respeta las características básicas de la marca y es reconocible desde cualquier perspectiva.

Lateral del Bugatti Centodieci.
Bugatti Centodieci, diseño lateral.

El frontal mantiene la famosa calandra redondeada ,pero de menor tamaño que la del Bugatti Chiron. Aunque lo que se lleva todas las miradas son los afilados faros delanteros, colocados a medio capó, así como las enormes rejillas laterales que rodean la parrilla, de estilo un poco discutible.

Lateralmente, ocurre como en el frontal. En general, recuerda bastante a otros modelos de la marca, pero cuenta con multitud de detalles que los distancian notablemente, como las entradas de aire redondas situadas justo detrás de las ventanas laterales.

Por otra parte, la zaga es la parte más impresionante del Bugatti Centodieci, con unos pilotos que recorren toda la parte trasera de lado a lado y un difusor que parece sacado de una nave espacial. El enorme alerón y las cuatro salidas de escape rematan uno de los traseros más radicales que hemos visto hasta la fecha.

Si echas un vistazo al Bugatti EB110, el deportivo de los 90, verás que coinciden muchos de los detalles que lleva este nuevo modelo, como la posición de los focos delanteros, la pequeña boca central delantera y las rejillas de ventilación horizontales; es un tributo muy bien conseguido.

Trasera del Bugatti Centodieci.
Bugatti Centodieci, trasera.

Motor del Bugatti Centodieci

Lo más emocionante de este brutal Bugatti Centodieci está por llegar: monta un bloque de 8,0 litros con una configuración W16, capaz de rendir 1600 CV de potencia. Sí, has leído bien. ¿Era necesario aumentar un 60 % la potencia del Bugatti Veyron?

En Bugatti creen que sí, y esos 100 CV más que el Chiron le permiten mejorar la capacidad de aceleración y parar el cronómetro en 2,4 segundos en la prueba de 0 a 100 km/h. Pero la cosa no termina ahí, ya que es capaz de acelerar de 0 a 200 km/h en 6,1 segundos, que es todavía más impresionante, y llega a 300 km/h en 13,1 segundos. Son cifras que a la mayoría de mortales nos cuesta imaginar.

En cambio, este Bugatti Centodieci no busca el récord de velocidad como sí lo hicieron sus hermanos, y está limitado electrónicamente a 380 km/h, cosa que no creo que disguste a nadie…

Bugatti Centodieci, alerón trasero.
Alerón trasero fijo del Bugatti Centodieci.

Con los datos técnicos en la mano, es un vehículo más radical que el Chiron. Además de aumentar su potencia, es 20 kilogramos más ligero que este, lo que le lleva a presumir de una relación peso-potencia de 1,13 kilogramos por CV, algo al alcance de muy pocos vehículos de producción.

Precio

¿Quieres lucir un Bugatti Centodieci en tu garaje? Pues lamentamos decirte que las 10 unidades que se fabricarán de esta futura joya de coleccionista están más que vendidas, y eso que el precio mínimo por cada una de ellas es de 8 millones de euros.

Lo que no van a poder conseguir con dinero será reducir la espera por poseerlo, ya que, en algunos casos, van a tener que esperar hasta dos años para conseguir las llaves de este Bugatti. Algo así debe ser muy duro…