BMW Serie 4, una gran familia de deportivos

Juan · 23 junio, 2018
Este modelo se ofrece en tres configuraciones, la del clásico cupé de tres puertas, descapotable y un gran turismo de cinco puertas; la designación '4' sustituye al anterior Serie 3 Coupé

El BMW Serie 4 supuso un antes y un después en la marca cuando este vio la luz en 2013, ya que se erigió en el culpable de poner fin a la vida del Serie 3 Coupé. Sigue siendo el mismo coche, su sucesor, pero con otro nombre… ¿Y qué más da?. Lo que importa es que a los alemanes les ha quedado un producto que ralla la perfección.

En 2017 ha estrenado una leve actualización que incluye pequeñas mejoras tanto estéticas como de equipamiento.

Esbelto, potente, dinámico y disponible en multitud de versiones, el BMW Serie 4 ha sido creado para batir a todos sus rivales y convertirse en un best-seller, y lo está consiguiendo. Sin embargo, el publico al que está enfocado ahora el modelo dista mucho del que era hace unos años con los E36 y E46.

Estos eran más pequeños y accesibles, por lo que a BMW no le quedó otra opción que crear un Serie 2 que, si bien no es el sucesor de estos, sí que reencarna su espíritu.

BMW Serie 4 Coupe: trasera
Trasera del BMW Serie 4 Coupe.

Diseño exterior e interior

Estéticamente, el Serie 4 luce uno de los mejores diseños del catalogo actual de BMW. Además, está disponible como cupé de 3 puertas, en versión descapotable y en un práctico cupé de cinco puertas (GranCoupé) que mantiene fielmente la silueta de la versión base.

En su versión de cinco puertas el deportivo de BMW se convierte en un objeto de deseo que habrá generado muchas dudas a los que originalmente tenían la idea de comprar un Serie 3, modelo del que deriva.

De igual forma que el modelo en el que se basa, el frontal luce un paragolpes de formas agresivas, con una parrilla delgada y afilada que se extiende hacia los lados hasta juntarse con unos esculpidos faros de aspecto amenazante.

Con la última actualización, el diseño de la luz diurna ha cambiado; abandona las dobles esferas y luce ahora un diseño que, siendo similar, luce más técnico.

BMW Serie 4: interior
Interior del BMW Serie 4.

El lateral presenta una simple línea de tensión bajo la cristalera, la cual desaparece al llegar al abultado paso de rueda trasero. Además, este fue el primer BMW en incorporar una branquia en la aleta. Por su parte, la zaga presenta unos faros que ahora tienen tecnología Full LED (además de la tecnología OLED, ya vista en el M4 CS y GTS).

El interior, por su parte, es el mismo que se puede encontrar en el Serie 3, lo que nos da como resultado un diseño que, si bien es correcto y aún puede dar más de sí, se encuentra ya un paso por detrás de lo visto en los últimos lanzamientos de la marca bávara.

Este retraso lo encontramos tanto en tecnología como en materiales, calidad de ajustes e incluso en la ergonomía de los mandos, entre otros elementos.

Gama mecánica

Mecánicamente, el Serie 4 tiene la posibilidad de montar propulsores gasolina y diésel de cuatro y seis cilindros en línea turboalimentados con potencias que oscilan entre los 150 CV del 418d hasta los 326 CV de los 440i. Por su parte, la tracción es trasera, mientras que la total xDrive solo está disponible en combinación con las mecánicas más potentes.

En lo que respecta a la caja de cambios que se encarga de transmitir la potencia a las ruedas, hay disponible un cambio manual de 6 relaciones o bien un automático de 8 velocidades ZF. De lo que carece este coupé es de una versión híbrida como la del Serie 3, una decisión acertada al tratarse de un coche de aspiraciones deportivas.

BMW Serie 4 Cabrio: frontal
Frontal del BMW Serie 4 Cabrio.

Precios

De las tres carrocerías disponibles, cabe destacar que las carrocerías cupé y GranCoupe se ofrecen por el mismo precio a igualdad de motorización, transmisión y equipamiento. Esto deja a la versión Cabrio como exponente más caro, de forma notable, ya que entre ambos hay varios miles de euros de diferencia.

Debido a lo extensa que es la gama del BMW Serie 4, vamos a tomar como referencia el precio más bajo de cada una de las versiones. Comenzando por los diésel, el 418d parte de los 41 300 euros, cifra que aumenta en 3 000 euros para el 420d.

Por encima de estos quedan los 430d y 435d, que se ofrecen desde 54 550 y 61 950 euros, respectivamente. Mencionar que en el caso del 435d la tracción total viene equipada por defecto, sin posibilidad de eliminarse.

En cuanto a las opciones de gasolina, las tarifas comienzan en 41 650 euros en el caso del 420i. 49 600 euros será la cifra a desembolsar en caso de subir de nivel hasta el 430i. Por último, y como tope de la gama del BMW Serie 4, el 440i hace lo propio desde 59 199 euros.