BMW M4, todo un referente en cuanto a dinamismo

· 22 marzo, 2018
El emblemático deportivo de la firma alemana vuelve al formato de los 6 cilindros en línea tras dejar atrás el V8 del M3 E92; eso sí, aparca la tradicional aspiración atmosférica hacia una sobrealimentada y biturbo, más potente y eficiente

El BMW M4 veía la luz en 2013 como sustituto natural del M3 Coupé de toda la vida. La marca alemana estrenó por aquel entonces una nueva nomenclatura en la que dejaba los números pares para los cupés y los impares para los sedanes.

Este nuevo coche de BMW Motorsport marca el retorno a las motorizaciones de 6 cilindros en línea tras el ostentoso V8 del M3 E92. En esta ocasión dejaba de lado la propulsión atmosférica y optaba por un biturbo de mayor potencia y par, al mismo tiempo que un consumo menor.

Con el cambio de nomenclatura, el BMW M3 continuará su historia como una berlina de 4 puertas mientas que el cupé pasa a ser el BMW M4.

Otra de las características más notables del nuevo M4 es que se ha aburguesado; ha evolucionado sobre el concepto de coche purista que ha defendido a lo largo de cuatro generaciones. Así, su precio ha aumentado y se acerca peligrosamente a la barrera de los 100 000 euros en su versión estándar, para rivalizar con el Mercedes-AMG C 63.

Un exterior de puro músculo

Estéticamente, el BMW M4 se distingue fácilmente de un Serie 4 convencional. Una serie de cambios estéticos realizados en favor de la aerodinámica dan a la carrocería un toque innegablemente deportivo. Estos incluyen un nuevo y agresivo frontal modelado que canaliza el aire a los frenos y al motor, que necesita aire extra.

BMW M4 Cabrio
BMW M4 Cabrio.

El motor también es más voluminoso, a lo que el diseño responde con un capó abultado. Un techo de fibra de carbono, faldones específicos, un ligero spoiler integrado en la tapa del maletero y un difusor que acoge 4 salidas de escape redondean el conjunto.

Además, como curiosidad, cabe destacar que el punto más ancho del vehículo no es donde los retrovisores, sino en el eje trasero. Es solo un ejemplo que muestra el ancho de vías extra para acoger neumáticos de mayores dimensiones y frenos carbocerámicos en opción.

Poca innovación en el habitáculo

Finalmente, al acceder al interior nos reciben unos asientos de corte deportivo que casan a la perfección con un ambiente cubierto de cuero y alcántara. Materiales nobles que van en consonancia con las inserciones de fibra de carbono que otorgan un aspecto más racing. Con todo ello, el interior luce muy burgués.

Hay que lamentar que las diferencias con respecto a un BMW Serie 4 no son muchas, pues se limita a los asientos, al volante de nuevo diseño y a los guarnecidos.

BMW M4: interior
Interior del BMW M4.

Un motor preciso y contundente

Mecánicamente, el BMW M4 estrena un 6 en línea de 3,0 litros biturbo que entrega a las ruedas traseras una potencia total de 431 CV en su versión más asequible. Esta potencia puede ser aumentada a los 450 CV mediante el uso del Competition Package e incluso alcanza los 460 CV en el caso del M4 CS.

Como punta de lanza está el BMW M4 GTS, una edición limitada que alcanza los 500 CV y cuenta con un enfoque más extremo.

En el GTS, además, se incorporó como novedad un sistema de inyección de agua al motor, que unido a sus mejoras dirigidas a la deportividad fueron suficientes para crear uno de los BMW M más extremos de la historia. El GTS eliminaba las plazas traseras e incluso podía equipar backets con arneses, además de contar con un kit aerodinámico específico.

BMW M4 GTS
BMW M4 GTS.

En todas las versiones disponibles la potencia es dirigida a las ruedas traseras. Puede ser mediante una caja de cambios manual de 6 velocidades o automática de 7 en la versión estándar. Al mismo tiempo, los BMW M4 CS y GTS se combinan exclusivamente con la transmisión automática.

Gama de precios

Tal y como declara BMW, el precio de partida del BMW M4 convencional –431 CV– es de 94 585 euros para la versión coupé y 104 850 euros en el caso del descapotable. Como decíamos al comienzo, es una cantidad muy superior de lo que solía costar este mismo coche años atrás, y a poco que le añadamos extras el PVP final se dispara.

Por encima de estos, y disponible solo en carrocería cerrada, se encuentra el BMW M4 CS, a partir de 133 900 euros. Quizás sea este el modelo más recomendable, ya que incluye de serie elementos que en el M4 son opcionales y un comportamiento ligeramente más afinado y deportivo.

Como tope de gama, y con la producción de 700 unidades completamente vendida, se encuentra el BMW M4 GTS, que estaba disponible por un precio de 166 900 euros. Esta cantidad se muestra equivalente a lo otras marcas piden por modelos de características y/o enfoque similar, con el plus de la revalorización como futuro clásico.

Datos

  • 3 puertas
  • 2 y 4 plazas
  • Cabrio o Coupe
  • Maletero: 445 litros (Coupe) y 370 litros (Cabrio)
  • Motor 6 cilindros con potencias de 431 CV a 500 CV
  • Cambio manual de 6 velocidades o automático DKG de 7 relaciones
  • Tracción trasera
  • Precio: desde 94 585 euros