BMW M5 Safety Car, dispuesto a poner a raya a las MotoGP

· 16 mayo, 2018
Ensamblado con los mejores materiales de BMW M Motorsport, esta berlina de altas prestaciones sustituye al M2 que se empleó durante las últimas dos temporadas

2018 ha sido el año en el que las competiciones de más categoría han renovado los coches de seguridad. La MotoGP no es menos y por ello ha presentado el nuevo BMW M5 Safety Car, basado en la nueva berlina de altas prestaciones de la casa germana. Sustituye al anterior BMW M2 Safety Car, utilizado durante dos temporadas.

BMW no solo provee a la categoría con el coche de seguridad, sino que aporta un gran número de vehículos preparados para circuito que complementan a este. Entre estos se encuentran los coches de seguridad secundarios e incluso los coches médicos. Estos suelen ser coches grandes, como el BMW X5 M.

El monopolio que tiene la marca en el Mundial de Motociclismo no es algo inusual. Sin ir más lejos, en la Fórmula 1 Mercedes lleva proveyendo sus coches desde la década de los 90, y este mismo año se han actualizado con el nuevo Mercedes-AMG GT R Safety Car.

Características

Como viene siendo habitual, lo más llamativo del nuevo coche de seguridad es la nueva librea con la que BMW ha provisto al BMW M5 de última generación. A los más avispados les resultará reconocible, y es que está basada en la que porta el BMW M8 GTE del Mundial de Resistencia. Aparte de este detalle, porta el logo de MotoGP.

BMW M5 Safety Car: trasera
Trasera del BMW M5 Safety Car.

Dejando de lazo el nuevo acabado de la carrocería, se ha incluido una nueva barra de luces LED colocada en el techo y homologada por la federación. El funcionamiento de esta y del resto de las luces se lleva a cabo a través de unos botones auxiliares situados tras la palanca de cambios.

Por lo demás, el nuevo BMW M5 Safety Car destaca por la gran cantidad de elementos que ofrece M Performance de manera opcional, como en el resto de modelos firmados por M. El más llamativo y efectivo quizás sea el nuevo sistema de escape deportivo, fabricado en titanio y con colas terminadas en fibra de carbono.

Este material se extiende a otros elementos como el nuevo y disimulado spoiler trasero, difusor, estriberas, molduras del paragolpes frontal e incluso los retrovisores. En el habitáculo los cambios han sido menores, pero suficientes como para mejorar la sujeción del piloto y copiloto.

Para ello se han sustituido los asientos del M5 por unos agresivos y ligeros baquets con estructura de carbono heredados del BMW M4 GTS. Con estos asientos de limitan los movimientos laterales en curva, y es que aunque por televisión parezca que va despacio, cuando entra en acción rueda al máximo de sus posibilidades.

No se han incluido arneses de seguridad para estos asientos, al igual que el apartado mecánico se mantiene intacto. Esto nos deja con una berlina que esconde bajo el capó un propulsor V8 biturbo y 600 CV de potencia con gestión de tracción programable. Es decir, se puede elegir entre tracción trasera o total xDrive.

BMW M5 Safety Car: interior
Interior del BMW M5 Safety Car.

Los antecedentes

El nuevo BMW M5 Safety Car no es el primero de la marca que ejerce las veces de coche de seguridad en la categoría reina de las dos ruedas. La colaboración entre el campeonato y la firma alemana se remonta a 1999, año en el que debutaría con el BMW Z3 M Coupé.

Desde entonces han sido muchos los coches que han pasado por el papel de coche de seguridad. Con el fin de ofrecer las mayores prestaciones posibles, siempre se han utilizado coches preparados por M Motorsport, quienes además pasaron a ser colaboradores oficiales del campeonato desde 2006.

Este movimiento de marketing ofreció a la marca un mayor protagonismo. Desde entonces, además de ofrecer sus coches como coches de seguridad, cada final de temporada se regala una unidad a aquel piloto que haya conseguido el mayor número de pole position del año.