Mercedes-AMG GT R F1, el nuevo Safety Car de la Fórmula 1

· 21 marzo, 2018
La temporada de Fórmula Uno 2018 viene cargada de novedades, entre ellas, el coche encargado de hacer el papel de Safety car, que recae sobre el Mercedes-AMG GT R F1

La categoría reina del automovilismo, se encuentra inmersa en un profundo proceso de rejuvenecimiento, gracias a la llegada del grupo Liberty Media. 2018 será el primero en el que los americanos se harán de notar, y han empezado por actualizar el coche de seguridad, será el nuevo Mercedes-AMG GT R F1.

De sobras conocida es la estrecha colaboración que desde 1996 mantienen el fabricante alemán Mercedes y la propia Fórmula 1.

Tras el retorno de la firma germana como motorista un año antes, se comprometían con la FIA a ser los encargados de proveer los coches de seguridad en todos los Grandes Premios de cada temporada.

Año a año el vehículo utilizado ha ido cambiando con la llegada de los modelos más recientes de la firma, siempre bajo la firma de AMG.

Desde 2015 se ha estado utilizando el Mercedes-AMG GT S, el cual fue sustituido por la versión renovada del mismo en 2017. De cara a la nueva temporada, este deja paso al modelo más extremo de la gama.

El encargado de domar a los pilotos

Bernd Mayländer es el piloto encargado de conducir los coches de seguridad de la Fórmula 1 desde el año 2000 y este año repetirá tarea a bordo del nuevo Mercedes-AMG GT R F1.

Su trabajo consistirá en neutralizar la carrera en momentos de peligro, instante en el cual los pilotos deberán adecuar su velocidad a la del Safety Car y mantener sus posiciones.

El Mercedes-AMG GT R F1 es el nuevo Safety Car de la Fórmula Uno.

Como su nomenclatura bien nos indica, el nuevo SC está basado en el Mercedes-AMG GT R, el deportivo más extremo del fabricante alemán, más concretamente de AMG.

A modo de recordatorio, este monstruo de la carretera equipa un propulsor V8 4.0 biturbo con una potencia de 585 CV y 700 Nm de par a las ruedas traseras.

En cuanto a sus prestaciones, es capaz de alcanzar los 100 km/h partiendo de cero en sólo 3,6 segundos y no detenerse hasta llegar a los 318 km/h de velocidad punta. Con estos credenciales queda claro que es la mejor opción para mantener a tono a los monoplazas de la Fórmula 1 cuando tenga que entrar en acción.

Su excelente rendimiento en pista contribuirá a reducir la brecha de velocidad entre el SC y los monoplazas, y es que año tras año los pilotos se quejan del bajo ritmo del coche de seguridad.

Equipamiento exclusivo para el Mercedes-AMG GT R F1

Con el fin de realizar sus labores de coche de seguridad, el Mercedes-AMG GT R F1 ha recibido una serie de modificaciones que incluyen un equipamiento exclusivo con el que controlar la carrera. Estos cambios se focalizan en el apartado visual e interior. El motor no ha recibido cambios, manteniendo las cifras del modelo de serie.

Lo que más salta a la vista es la decoración tan especial con la que cuenta la carrocería. Destacar que este año hace más incapíe en lucir el nuevo logo de la Fórmula 1  y el de la FIA, limitando al capo el vinilo que lo cataloga como Safey Car.

Según anuncia la marca, la aerodinámica también ha sido revisada en el Mercedes-AMG GT R F1. Anuncian que el conjunto de luces de emergencia del techo está fabricado en fibra de carbono y ha sido sometido al túnel del viento para reducir la resistencia aerodinámica a alta velocidad.

El Mercedes-AMG GT R F1 es el nuevo Safety Car de la Fórmula Uno.

Más desapercibido pasan los dos pequeños flaps situados en el frontal para aumentar la carga en el eje delantero. Por último, se ha incluido una jaula antivuelco con arneses y frenos carbocerámicos.

Los cambios más importantes están en el interior, y en la práctica no será algo que vean los aficionados hasta que la realización no muestre una cámara on-board.

En el habitáculo se han incluido dos iPads que mostrarán información esencial al piloto y copiloto del coche. La tablet situada en la consola central mostrará la señal internacional de televisión, mientras que la situada frente al copiloto mostrará información sobre la posición de cada monoplaza en pista, así como sus tiempos entre otros elementos.

Con toda la información recibida, el copiloto –Richard Darker– mantendrá un contacto directo y continuo con dirección de carrera mediante conexión WLAN. Por último, en la zona del maletero se ha colocado todo un cuadro de control de todos los sistemas electrónicos extra que se han añadido al coche.

Por último, recordar que la temporada de 2018 de la Fórmula 1 dará el pistoletazo de salida el último fin de semana del mes de marzo –días 23, 24 y 25– en el Circuito de Albert Park, en Melbourne, Australia.