Nuevo Audi S8 2020, el rey de las Autobahn

Juan · 5 julio, 2019
El nuevo Audi S8 2020 es una de las berlinas más rápidas del mundo y, para colmo, hace gala de su cara ecológica al combinar su propulsor V8 de 571 CV con un sistema microhíbrido de 48 voltios

Audi sigue reforzándose con continuos lanzamientos de nuevas versiones y revisiones de modelos existentes. El más reciente es el nuevo Audi S8 2020, la berlina de altas prestaciones más madura y señorial de la gama del fabricante alemán. Es un producto elitista y de muy bajo volumen, ya que se basa en la de por sí exclusiva berlina de representación de la marca.

Tal y como mandan los cánones actuales, el Audi S8 2020 se anuncia con tecnología microhíbrida, lo que en nuestro país supone beneficiarse de la preciada etiqueta medioambiental ECO. Por lo demás, estamos ante una superberlina de altos vuelos y gran carga tecnológica oculta tras una clásica fachada.

Diseño exterior del Audi S8 2020

Estéticamente no son muchos los cambios introducidos para diferenciarlo de cualquier otro Audi A8, pero pese a la escasez de novedades, el conjunto ha ganado empaque y, sobre todo, deportividad. Las llantas de diseño exclusivo pueden ser de hasta 21 pulgadas, un gran tamaño que disimula los 5170 milímetros de longitud del coche.

Audi S8 2020: perfil.
Perfil del Audi S8 2020.

Ambos paragolpes han recibido cambios, con nuevas entradas de aire de diseño más deportivo y molduras en color plata, tono que se repite en las carcasas de los retrovisores. Además, todo este colorido puede suprimirse con el paquete de estilo negro.

Por último, la zaga se completa con una cuádruple salida de escape redonda, enmarcada en un difusor no muy exagerado, pero que a buen seguro será funcional. La marca no limita al cliente que está dispuesto a invertir en un producto tan especial, por lo que le da un amplio abanico de posibilidades siempre y cuando pase primero por caja.

Sobre la paleta de colores disponible, el cliente puede elegir la tonalidad que desee gracias al programa Audi Design Selection, del mismo modo que puede confeccionar el acabado de la propia pintura. También se puede añadir deportividad a la berlina gracias a elementos de fibra de carbono.

Opcionalmente, puede mejorarse el sistema de iluminación con los faros Matrix LED con láser y pilotos traseros OLED.

Diseño interior y tecnología

Pese a que se trata de un coche de carácter deportivo, en el habitáculo Audi ha jugado las cartas de diferente manera, pues mantiene un espacio interior lujoso, pero muy, muy tecnológico. Fue el pionero en la marca en introducir el interior digital, compuesto por tres pantallas de gran tamaño y apenas botonera física.

De nueva factura es el volante, los asientos envolventes y los modos de funcionamiento S-Performance del sistema multimedia y el cuadro de instrumentos, también digital (Virtual Cockpit).

Audi S8 2020: interior.
Interior del Audi S8 2020.

Tecnología

Tecnológicamente hablando, el Audi S8 es uno de los vehículos más avanzados del mercado, ya sea en gadgets o asistentes activos y pasivos. A través de las pantallas se puede operar el MMI Touch, aunque también responde a comandos de voz al incorporar de serie el asistente Amazon Alexa.

Mención especial merece el Car-to-X, que se nutre de la información proporcionada por la flota de vehículos conectados de Audi. Entre ellos comparten información del tráfico, el estado de la vía, semáforos y velocidades adecuadas según la situación, lo que permite  obtener mejores consumos al optimizar y premiar la conducción eficiente.

Además de la conexión entre vehículos conectados, el Car-to-X reúne todos los sistemas de conectividad habituales a día de hoy. En total, el último Audi en conocerse puede llegar a contar con 38 sistemas de asistencias diferentes, divididos en los paquetes City y Tour.

El asistente de preaccidente eleva la carrocería del lado que recibirá el impacto para que este se produzca en una zona con mayor protección estructural.

571 CV ‘ecológicos’

A modo de corazón, el nuevo Audi S8 2020 monta un novedoso propulsor V8 Twin-Turbo de gasolina (TFSI) que en nuestro país se beneficiará de la etiqueta medioambiental ECO, ya que se combina con un sistema de hibridación ligera o microhíbridación a 48V. Promete potencia a raudales y un comportamiento suave y sereno.

Audi S8 2020: zaga.
Vista posterior del Audi S8 2020.

Promete 571 CV de potencia y un descomunal par máximo de 800 Nm. ‘Solo’ alcanza los 250 km/h limitados electrónicamente, y no hay datos acerca de sus prestaciones en fase de aceleración. El S8 es un claro ejemplo de sleeper, ya que no deja entrever su verdadero comportamiento deportivo, y es que pasa por una berlina de representación más.

Siguiendo la tradición de los Audi de alto rendimiento, el Audi S8 2020 cuenta con tracción Quattro y diferencial deportivo, así como con suspensión activa y eje trasero directriz. Por su parte, el equipo de frenos cuenta con pinzas delanteras de 10 pistones, que pueden ser opcionalmente carbocerámicos con discos de 420 y 370 milímetros en delante y detrás, respectivamente.

La suspensión activa funciona conjuntamente con el sistema neumático y las cámaras frontales. Así logra un control predictivo, que adapta los reglajes de la suspensión según el estado de la vía a la que se acerca el vehículo.

Además, gracias al Audi Drive Select se puede elegir entre cinco modos de conducción, en el que destaca el Comfort+, el cual llega a inclinar 3º la carrocería en las curvas para reducir la aceleración lateral de los ocupantes.

Sobre el sistema microhíbrido, ahorra casi un litro de combustible cada 100 kilómetros, gracias al uso revisado del Start&Stop y el alternador/motor de arranque de 48 voltios. Además, puede rodar a vela con el motor desactivado gracias a la energía eléctrica acumulada en una batería de iones de litio.

El V8 cuenta con desactivación de cilindros, y es que funciona con solo cuatro de ellos en momentos de baja carga.