El Audi TT se actualiza para seguir siendo el favorito del segmento

Juan · 20 julio, 2018
El deportivo compacto de la firma de los cuatro anillos recibe un restyling que fundamentalmente –y ligeramente– afecta a la estética exterior; este modelo se puede adquirir con tracción total y ya no hay versiones diésel disponibles

Parece mentira, pero la actual generación del Audi TT –la tercera– lleva en el mercado cuatro años. Fue pionero en alguna de las tecnologías actuales de las que la marca hace gala, y ahora, en pleno 2018, afronta una leve actualización que lo mejora tanto estética como mecánicamente.

Gracias a esta tímida puesta al día, el deportivo compacto de Ingolstadt se enfrenta a sus rivales con mejores credenciales que nunca. Estos cambios hacen del TT un coche más agresivo y deportivo, y son necesarios si quiere seguir siendo el favorito del segmento.

Exterior e interior

Visualmente, los cambios realizados no son tan destacables como cabría esperar. En esencia, las versiones convencionales lucen como antes lo hacían los acabados S-Line, mientras que estos ahora se han inspirado en el diseño del TT RS, con paragolpes más agresivos e incluso tomas de ventilación en la zaga.

También han pasado a equipar de serie los faros Full LED, mientras que los Matrix LED son ahora los opcionales. Al mismo tiempo, se han incluido tres nuevos colores a la oferta: azul cosmos, naranja pulso y azul turbo. Las opciones de llantas también se ven incrementadas, con nuevos diseños y tamaños que van de las 17 a las 20 pulgadas.

Hablando de la versión Roadster, esta hace uso de un clásico techo de lona de los de toda la vida. Su accionamiento es eléctrico, y se puede operar a velocidades de hasta 50 km/h con un proceso de plegado que dura 10 segundos. Esta disponible en dos colores, negro o gris, y aumenta el peso del conjunto en solo 39 kilogramos.

Audi TT Roadster
Audi TT Roadster.

Lamentablemente, las novedades a nivel interior son mínimas, por no decir nulas. En defensa de la marca, se adelantaron al resto con un habitáculo minimalista y a la última en tecnología, por lo que no ha sido necesario aplicar cualquier tipo de cambio.

Motorizaciones

Entre todos los cambios realizados en esta actualización, lo más destacado es la eliminación de las mecánicas diésel. Quedan disponibles únicamente un par de opciones gasolina, así como las versiones deportivas. En un primer momento solo se ha confirmado el TTS como versión prestacional, con el TT RS a la espera.

Como nivel de acceso se encuentra el Audi TT 40 TFSI, con un pequeño bloque 2.0 de cuatro cilindros que ofrece una potencia de 197 CV y 320 Nm de par. Viene equipado con tracción delantera y una transmisión manual de seis velocidades, con la S tronic de siete relaciones como equipamiento opcional.

Justo por encima se sitúa el 45 TFSI. Se trata del mismo bloque motor, aunque exprimido hasta los 245 CV y 370 Nm de par. En este caso sí se puede equipar la tracción total Quattro, del mismo modo que la caja de cambios automática se mantiene como equipamiento opcional.

Audi TT: Interior

Hasta la llegada del RS, el TTS será el abanderado de la gama. Destaca la pérdida de 4 caballos –306 CV– con respecto a la anterior versión, pñerdida que se compensa con un aumento de 20 Nm de par hasta llegar hasta los 400 Nm. Aquí no hay elección, la tracción Quattro y el cambio S tronic son la única configuración disponible.

Precios

De las tres versiones confirmadas, por el momento solo se ha anunciado el precio de dos de las más escuetas y la más potente. El Audi TT 40 se ofrece desde 39 550 euros con carrocería cupé, 43 270 euros en el caso del Roadster. Para los que busquen más, Audi nos propone el TTS desde 62 680 euros, y TT Rodaster por 66 450 euros.

Por tanto, queda pendiente conocer las tarifas de todas aquellas referentes al motor 45 TFSI y el TT RS una vez reciba su pertinente actualización.