Las ciudades pioneras en eliminar los coches diésel

Virginia Duque Mirón· 7 julio, 2018
Las emisiones altamente contaminantes y nocivas para la salud son el principal motivo de la tendencia de acabar con este tipo de motorizaciones

Que van a eliminar el diésel está siendo la noticia del año. Hay muchas preguntas al respecto, y también muchos escépticos que se niegan a creer que esto suceda, pero sentimos decirte que es una realidad inminente. De hecho, ya hay lugares en los que comienza a prohibirse. Te hablamos de las ciudades pioneras en eliminar los coches diésel.

Por qué quieren quitar el diésel

Aunque posiblemente haya razones políticas detrás de este asunto, no es nuestra labor entrar en un debate, sino darte la información que necesitas. El principal motivo por el que quieren prohibir los coches diésel es por las emisiones contaminantes que emiten.

Estamos inmersos en una era en la que las nuevas generaciones que comienzan a gobernar el mundo quieren cuidar el planeta que casi destruimos, restaurar la capa de ozono y preservar el medio ambiente. Pues bien, después de varios estudios y analíticas se ha llegado a la conclusión de que el diésel no ayuda a alcanzar este objetivo.

Por tanto, ¿cuál es la solución? Eliminar el diésel y apostar por los nuevos carburantes ecológicos como el gas o la electricidad. La gasolina se seguirá manteniendo, al menos por ahora. Aunque todo parece indicar que, con el tiempo, los coches eléctricos serían los únicos que circulen.

Dieselgate: emisiones

Cuáles son las ciudades pioneras en eliminar los coches diésel

Se escuchó hablar del año 2020, del 2025 en algunos lugares, pero el 2018 es el año en el que muchas ciudades han comenzado a cumplir con esta nueva normativa. No debemos olvidar que esta nueva ley, que pronto obligará a prohibir el diésel, proviene de la Unión Europea, y no solo a nivel a nacional.

París

París, la ciudad del amor, y de las leyes. Los parisinos son conocidos por ser estrictos al aplicar sus leyes, y no han querido esperar para comenzar con esta. De hecho, su alcaldesa anunció que estaba previsto terminar con todos los coches diésel para el año 2025.

De momento ya se está aplicando la normativa a vehículos que hayan sido producidos entre el 1997 y el 2000. Para llevar un control, en la ciudad se usa un sistema de pegatinas, seis para ser exactos, en la que se indica el año del vehículo, su eficiencia energética y su nivel de emisiones.

El año de fabricación de los coches diésel prohibidos en París corresponde con el nivel 5, pero pronto se aplicará en vehículos más nuevos, con años de fabricación comprendidos entre 2000 y 2010.

Para incentivar el buen cumplimiento de la ley, París ha creado un ticket de ‘no contaminación’ para motivar al uso del transporte público. Este permite viajar por todo un día por 3,60 euros, un precio bastante económico teniendo en cuenta lo caro que es el transporte en la ciudad.

Alemania es pionera en prohibir los diésel

Madrid

La capital española se une a la lista de ciudades pioneras en eliminar los coches diésel. La Gran Vía, el punto central de la ciudad, también se ha convertido en mayor punto de contaminación de la ciudad. Por ello, la alcaldesa de la ciudad pretende limitar el uso de esta vía a autobuses y taxis en un transcurso de tres años.

Mientras tanto, Madrid prohibe la circulación de coches según la fecha de su matriculación en ciertas zonas de la ciudad, y está convirtiendo muchas de las vías en peatonales. También está fomentando el uso del coche eléctrico y ha mejorado el transporte público.

Berlín

Berlín usa un sistema de pegatinas similar al de París, y se espera que todo el país haya podido eliminar todos los vehículos diésel para el año 2030. Se están adhiriendo a la normativa de permanecer en el menor número de emisiones y se está consiguiendo no solo en Berlín, sino en otras muchas ciudades alemanas.

Londres

La ciudad británica ya dispone de transporte público, que funciona a base de hidrógeno con cero emisiones. Se estima que hay al menos 73 vehículos totalmente eléctricos, mientras que un 20% de la flota de vehículos de la ciudad son híbridos.

Se espera que para el año 2019 se comiencen a aplicar nuevas legislaciones más duras con el fin de prohibir totalmente los coches diésel para el año 2030 a lo sumo.

Si es por el buen funcionamiento del planeta y por cuidar el medio ambiente, esperamos que pronto muchas otras ciudades se unan a esta iniciativa con el fin de preservar el futuro de la tierra.