Audi Q5 Sportback, el SUV coupé que faltaba

Alberto Fuentes · 9 noviembre, 2020
El Audi Q5 Sportback llegará el año que viene con una estética claramente coupé, pero con toda la elegancia del Q5 convencional.

Con el éxito que tienen el BMW X4 y el Mercedes GLC Coupe, era de extrañar que la marca de los cuatro aros no hiciera nada al respecto. El nuevo Audi Q5 Sportback llega para cubrir un espacio vacío en su catálogo y todo apunta a que tendrá tanto éxito como el modelo del que deriva.

El Q3 Sportback que se estrenó el año pasado es toda una preciosidad, pero su hermano mayor luce un plus de estética premium que solo se consigue con un tamaño considerable. La silueta coupé no está tan marcada como en un X4, pero el resultado es de lo más satisfactorio.

Diseño exterior del Audi Q5 Sportback

El punto fuerte de estas versiones es su estética, pues es el único motivo por el que un comprador decide perder parte del espacio de carga, con el único fin de conseguir un vehículo de una figura más estilizada.

Sin contar el sobrecoste, no creemos que esa pequeña pérdida de maletero sea inconveniente para descartar este Audi Q5 Sportback, ya que nos parece un vehículo notablemente más bonito que el Q5 convencional.

Vista lateral del Audi Q5 Sportback.

Respecto a este modelo antiguo, los cambios de Q5 Sportback van más allá de una simple caída del techo. En el frontal luce un aspecto más robusto, gracias a la parrilla de diseño específico cromada y a las amplias entradas de aire a los lados.

Lateralmente, se aprecia a la perfección la caída del techo a partir del pilar B y un discreto alerón que alarga la línea del techo, con el fin de otorgar al vehículo un aspecto más deportivo.

La parte trasera también recibe numerosos cambios, además de una luneta más inclinada. Los pilotos son los nuevos OLED dinámicos y el paragolpes es más robusto, con una tira de color aluminio que enmarca un difusor más prominente.

Interior

El salpicadero del nuevo Audi Q5 Sportback destaca por lucir unas líneas horizontales muy limpias y modernas, con el estilo minimalista que se respira siempre en los modelos de la marca.

Para conseguir ese aspecto moderno, el vehículo cuenta con un cuadro de instrumentos digital de serie —algo cada vez más habitual—, además del nuevo sistema de infoentretenimiento MIB3, uno de los más avanzados del mercado y con un control por voz realmente útil.

Audi Q5 Sportback, interior.

En cuanto a la habitabilidad, no hay cambios en la parte delantera, pero sí en la trasera, donde el coche pierde dos centímetros de altura libre al techo. Estamos ante un detalle sin importancia, ya que el vehículo sigue contando con una altura interior sobresaliente.

El maletero, por su parte, sí pierde capacidad —concretamente 40 litros—, lo que nos deja unos correctos 510 litros, con formas muy cúbicas y aprovechables. Por desgracia, este recorte disgustará a más de un comprador.

Motores del Audi Q5 Sportback

En este apartado no hay novedades mecánicas que no podamos ver en el Audi Q5, por lo que cuenta con una gama no muy numerosa. Aún así, esta es de lo más interesante, pues presenta tres motores diésel con 160, 200 y 280 CV y dos de gasolina, con 200 y 260 CV.

Todos ellos cuentan con dos litros de cubicaje y con un sistemas mild hybrid de 12V, con el que consiguen la etiqueta ECO de la DGT. Más adelante está prevista la llegada del SQ5, que contará con un 3.0 V6 TDI y con un sistema mild hybrid de 48V.

Trasera del Audi Q5 Sportback.

La gama al completo va equipada con tracción total, salvo el diésel de menor potencia, que se conforma con tracción al eje delantero. Lo que sí afecta a todas las variantes es el tren de rodaje deportivo, opcional en el Q5 pero de serie en el Sportback, con el que mejora ligeramente el comportamiento dinámico.

En lo que respecta al precio, aún no hay datos para Europa, pero se fabricará en la planta de México —como el Q5— y llegará al mercado en la primera mitad de 2021 para completar una gama de SUV de estilo deportivo de lo más interesante.