Aston Martin Rapide E, el principio del cambio

· 5 octubre, 2018
Para aumentar el nivel de exclusividad, algo que busca un comprador de este tipo de coche, Aston Martin limitará su fabricación a 155 unidades; la marca británica aún no ha facilitado toda la información sobre este nuevo modelo, pero esperamos que sea tan deportivo como el Rapide AMR

La prestigiosa firma británica se une a la fiebre eléctrica con el nuevo Aston Martin Rapide E, un modelo que pasará a la historia de la marca como el primer vehículo de producción 100% eléctrico que sale de su fábrica.

Diseño exterior del Aston Martin Rapide E

Está basado en la carrocería y plataforma del Rapide, por lo que contará con una preciosa silueta alargada con cuatro puertas y unas proporciones muy similares al modelo que ya conocemos.

Según las fotografías que presentó la marca sobre el prototipo del Aston Martin Rapide E, el frontal será bastante parecido al del Rapide que todos conocemos, con una enorme parrilla vertical, la parte más característica de todos los modelos de la marca.

Aston Martin Rapide E por fuera.

La función de su enorme calandra pasa a ser algo más estético que funcional, ya que, al ser 100% eléctrico no necesitará semejante refrigeración. También cambiarán detalles de la carrocería para minimizar la resistencia aerodinámica, algo muy común en las variantes eléctricas.

Las llantas, una de las pocas cosas que nos ha dejado ver Aston Martin, mezclan la efectividad aerodinámica de poseer mucha superficie tapada con unas pequeñas aberturas que recuerdan a otras llantas utilizadas en otros modelos. Estas son necesarias para la refrigeración de los frenos, pero son más efectivas que las que están completamente abiertas.

Motores eléctricos

Para dar vida al Aston Martin E, se han introducido dos enormes motores eléctricos de alto rendimiento, ambos encargados de entregar toda la fuerza al eje trasero. La suma los dos motores entrega una potencia de 610 CV, pero eso no es lo más llamativo, ya que ofrece 950 Nm de par motor, una cifra al alcance de muy pocos superdeportivos.

Por si alguien tiene alguna duda sobre la efectividad de los motores eléctricos, debe saber que esta configuración es capaz de dejar atrás al poderoso V12 del Aston Martin AMR, el más potente hasta la fecha.

La configuración con los dos motores eléctricos en el eje trasero permite simular la función de un diferencial mecánico autoblocante, lo que le dará unas capacidades dinámicas y un control en curva de primer nivel.

Las prestaciones son las que esperas de un coche de estas características: pasa de 0 a 100 km/h en menos de cuatro segundos y alcanza los 250 km/h; obviamente está limitada electrónicamente.

Para asegurarse de utilizar todo el potencial posible en su primer eléctrico la marca ha recurrido a los expertos de Fórmula E para el diseño de las baterías que dan vida a los motores, las cuales van ubicadas en el espacio que deja el enorme motor de combustión y el depósito de gasolina del AMR.

La suma total de la potencia de las baterías es de 64 kWh, una buena cantidad para ofrecer una autonomía de 322 kilómetros según el ciclo WLTP. No es una cifra que destaque hoy día entre los vehículos eléctricos, pero su capacidad de recarga puede ser espectacular si dispones de una toma de 800V y 100 kW de potencia.

Como en otros muchos vehículos eléctricos, se puede recargar el 80% de las baterías en media hora, por lo que también será factible realizar largos trayectos con él.

Hay que esperar

Aunque la marca ya acepta pedidos de su nuevo Aston Martin E, no podrás lucirlo en tu garaje hasta otoño de 2019, por lo que la espera se puede hacer eterna.

Si eres de los que se está planteando adquirir uno no lo dejes demasiado, ya que los vehículos pioneros para las marcas pasan a ser carne de coleccionista y no tardarán en agotarse las 155 unidades disponibles. Ojalá tuviéramos otros ese tipo de problemas…