Lo que incluye un todo riesgo

Virginia Duque Mirón · 30 julio, 2018
Tener un seguro para nuestro coche es una de las obligaciones de la DGT para poder circular con él, pero existen muchos tipos con distintas coberturas y cláusulas; vamos a conocer hasta donde nos cubre un seguro a todo riesgo

Cuando compramos un coche nuevo, lo más normal es que lo aseguremos a todo riesgo con el  fin de que nos cubra ante cualquier situación. Lo que muchos no saben es lo que incluye un todo riesgo y lo que no. En este artículo te hablamos de las ventajas de tener este tipo de seguro y de quino cubrirá bajo ninguna circunstancia.

Qué incluye un todo riesgo

Todo dependerá de la compañía con la que tengas asegurado el vehículo, pero por norma general, los dos primeros años deberían cubrir el valor total del vehículo por ministro, incendio o robo.

También deberá cubrir los daños que hayan sido ocasionados por ti o por terceros siempre y cuando tengan que ver con la circulación. Esto significa que si ocasionas un daño en el interior del vehículo, que no haya sido causado por un accidente, este no estará cubierto.

Seguros: trampas habituales

En caso de muerte o invalidez hay una cantidad que se pagará bien a ti o a tus familiares, que normalmente será más alta que la que ofrecen los seguros a terceros normales.

Pero por norma general, si contratas un seguro a todo riesgo, lo más normal es que puedas circular y dejar tu coche en la calle seguro de que te cubrirán cualquier desperfecto, incluso los provocados por actos vandálicos. 

Qué no incluye un todo riesgo

No nos equivoquemos, tener un seguro a todo riesgo no implica que debamos desentendernos y que podamos hacer lo que queramos, ¡ni mucho menos! Las compañías aseguradoras no son tontas y no estarán dispuestas a cubrirte en ciertas circunstancias tales como:

Conducir bajo los efectos del alcohol

Si estás ebrio y tienes un accidente ya sea que influya o no en otras personas, tu seguro no te cubrirá. Te estás saltando la ley, y ellos no pueden ser cómplices de esto.

Desmentimos la información que dice que van a existir tes de alcoholemia para los copilotos.

No tener papeles

Si no tienes toda la documentación del coche en regla con impuestos pagados, ITV pasada y el seguro, por supuesto, pagado a tiempo, la compañía asegurada encontrará una excusa para no cubrirte en caso de accidente, robo, incendio o acto vandálico.

Si llevas más gente de la debida

Si tu coche es un biplaza y llevas tres personas o es un cinco plazas y llevas seis o más, ya te estás saltando la ley y la compañía se lava las manos en caso de que algo te suceda durante conducción.

Hacer daños a mala fe

No sería la primera vez que un conductor se enfada con orto y con la excusa de tener el coche a todo riesgo le da un golpe para vengarse. Si el afectado afirma que este acto fue de mala fe, enviarán a los peritos e incluso a los detectives para asegurarse de si es o no factible lo que se afirma.

Si se demuestra que se ha llevado el acto de mala fe o como venganza, el seguro no te cubrirá.

Choques con amigos

Esto sucede con todas las pólizas, pero en las de todo riesgo aún se investiga más. Darse un choque con un amigo o familiar, podría ser una prueba de fraude y lo más probable es que el seguro no te cubra. Si realmente ha habido tal accidente, tendrás que demostrarlo claramente.

Choque de dos coches con graves daños.

Menor de 25

Los menores de 25 años tienen muchos problemas para asegurar un vehículo y les sale muy costoso. Esto los puede llevar a querer asegurar el coche a nombre de otra persona, pero si ocurre un accidente mientras él conduce, el seguro se lavará la manos si no es quien está reflejado en la póliza.

Desastres naturales y actos terroristas

Los seguros no entran en los daños ocasionados a vehículos por los desastres naturales o los actos terroristas. En caso de que te veas inmerso en uno de ellos, o en ambos, deberás contactar con el consorcio que será el encargado de decidir si te corresponde una indemnización y de cuánto será.

Robo

Sí, los seguros a todo riesgo incluyen el robo, pero hay letras pequeñas en algunos de ellos. Por ejemplo, si la llave del coche no está asegurada y te la roban para más tarde abrirte el vehículo, la compañía calificará este acto como hurto y no como robo, por lo que te podrías quedar sin coche y sin indemnización.

Lo mismo sucede con todo lo que haya en el interior del vehículo, no está cubierto. Ya sabes lo que incluye un todo riesgo y lo que no, asegúrate de leer la letra pequeña y si crees que merece la pena pagar un poco más para tener un seguro más completo, hazlo, a la larga te alegrarás.