La llegada de las motos autónomas

· 14 octubre, 2018
Al igual que sucede en el mundo de las cuatro ruedas, la tecnología avanza a pasos agigantados también en la innovación de las motos, y todo apunta a que dentro de muy poco podrémos ver en el mercado las primeras motos autónomas

Ya hemos escuchado hablar mucho sobre los coches autónomos, esos que pretenden robarnos el placer de conducir. Para muchos será un descanso, para otros, un tedioso problema. Sea como sea, parece que la tecnología pretende hacernos la vida más fácil, y ahora también lo intentan con la llegada de las motos autónomas. ¿Será verdad que en un futuro no muy lejano cualquier conductor podrá ir sin las manos en el volante?

Las motos autónomas, ¿sueño o realidad?

Muchos de los grandes logros conseguidos por el hombre comenzaron tan solo con una pregunta en la cabeza de alguien: “¿y si se pudiera…?”. Y así es como surgió el sueño de las motos autónomas.

¿Por qué alguien se haría esta pregunta con respecto a las motos? Pues la respuesta es sencilla: con el fin de reducir la siniestralidad y aumentar la comodidad. El placer de conducir para los apasionados de este mundo es sin duda algo que no quieren que les roben. Pero, si hay que perder eso con el fin de conservar la vida, quizá muchos estén dispuestos a hacerlo.

Comprar una moto o un coche.

Pero, ¿llegará a tanto el alcance de este logro? Al parecer, las primeras motos autónomas prometen tener un sistema de control de crucero adaptativo, aviso de colisión frontal y detección de ángulo muerto.

Bosch, ha sido el primer fabricante de componentes para automóviles que ha soñado con un mundo de motos autónomas.  Según el miembro del consejo de administración, Robert Bosch Dirk Hoheisel, creen estar “llevando la seguridad del motociclismo a un nivel completamente nuevo”.

Según recalca la propia empresa, la posibilidad de perder la vida en una motocicleta es 20 veces superior a la de perderla en un coche. Y estas cifras no parecen reducirse, sino todo lo contrario, ya que tan solo en España el año pasado, hubo un incremento de muertes en accidente de motocicleta de un 12 %.

Yamaha se convierte en la pionera de las motos autónomas

Como no podía ser de otro modo, una gran marca es la que tendría que comenzar llevando a cabo un gran proyecto. Yamaha se hizo la bendita pregunta: “¿y si se pudieran fabricar ya las motos autónomas?”. Dicho y hecho.

Moto autónoma de Yamaha.
Moto autónoma de Yamaha.

A pesar del desafío que supone ser el nuevo en algo, Yamaha ha estado dispuesta a asumir este riesgo, y lo ha hecho con la presentación no solo de un modelo, sino de varios en el 45º Salón de Tokyo, donde cada año se presentan las últimas novedades del motor.

La más destacable de todas sus presentaciones ha sido sin lugar a dudas, la MOTOROiD, un prototipo que promete y aspira a ser la primera autonomía del mercado. La Inteligencia Artificial de la que dispone sorprendió a todos los asistentes al evento ya que tiene la capacidad de reconocer a su propietario, lo cual será un aliciente extra, ya que se evitarán los robos.

Pero no solo eso, también podrá interactuar con él hasta el punto de poder ir a recogerlo al punto que este le pida. ¿Recuerdas cuántas veces soñaste con Kiit, el coche fantástico? Pues deja de soñar, porque esto ya s una realidad, aunque de momento solo en las motos. Quizá algún día lo será también en los coches…

A diferencia de las motocicletas tradicionales, la primera de las motos autónomas, o la que aspira a serlo, tendrá el motor en la rueda trasera mientras que llevará tres baterías bajo el chasis. No necesitará ningún liquido, ya que su motor sería 100 % eléctrico.

Yamaha ya está poniendo los dientes largos a todos y se ha buscado un lema: queremos ofrecer nuevas experiencias Kando. Dada la poca familiaridad de esta palabra, la curiosidad de muchos se ha despertado y están deseando probar qué es una experiencia Kando, que si bien la marca lo ha explicado, ¡hay que gustarlo por uno mismo!

Kando: Palabra japonesa que se usa para describir un sentimiento de profunda satisfacción que experimentamos cuando encontramos algo excepcional. ¿A que ya estás dejando experimentarlo?