Hacer prácticas sin conductor de autoescuela: ¿es legal?

Esta acción puede conllevar una multa por valor de 3 000 euros al que se ubica al volante del vehículo, salvo que este sea menor, en cuyo caso la sanción económica recaería sobre el tutor legal

Hacer prácticas sin conductor de autoescuela

Hasta hace pocos años era muy común que un padre, hermano o conocido se prestase para darte unas clases prácticas de conducción. Afortunadamente, los tiempos están cambiando y la sociedad se va concienciando de que hacer prácticas sin conductor de autoescuela es una temeridad que, en ocasiones, acaba en tragedia.

Cada día es menos habitual eso de ver a niños sin silla homologada en el coche, conductores sin cinturón o motoristas sin casco. La DGT está consiguiendo concienciar a la gran mayoría de la sociedad sobre la importancia de ponerse a los mandos de un automóvil y las consecuencias que puede acarrear un mal uso del mismo.

Hacer prácticas sin conductor de autoescuela es una costumbre más a erradicar, y es algo que sigue estando bastante aceptado, pero es una práctica no menos peligrosa que otras muchas.

Practicar con el coche sin carnet

Aunque se haga en zonas privadas o sitios cerrados al tráfico, debemos tener el cuenta que muchas cosas pueden salir mal:

  • Si tenemos un accidente, aunque no haya heridos, el seguro no se hará cargo de los daños, ya que la persona que conducía no era el tomador de la póliza.
  • En caso de ser un niño y seamos nosotros los que manejemos los pedales, es imposible colocar el cinturón de seguridad, por lo que puede salir despedido en caso de colisión.
  • Si decides abrochar el cinturón por encima de los dos acabará aplastado por el peso del adulto contra el cinturón si sufren un golpe.

¿Qué dicen los expertos?

Según la Asociación Española de Formadores en Seguridad Vial, es una práctica prohibida y pueden multar a quien va al volante por carecer de autorización administrativa para llevar un vehículo.

La sanción administrativa por hacer prácticas sin conductor de autoescuela es de 3 000 € y la responsabilidad caerá sobre el conductor. En caso de que este sea menor, la pena recaerá sobre su tutor legal.

Todo ello viene reflejado en el Reglamento General de Conductores, donde se castigan con dureza este tipo de acciones, pero lo cierto es que solo en caso de siniestro o accidente se entraría por la vía penal. De no ser así, todo quedaría en una sanción administrativa.

Inconvenientes de aprender de alguien no profesional

Las primeras nociones y consejos son fundamentales para el buen hacer del conductor. Por ello, aprenderlo de manos de un profesional es la única manera de no adquirir malos hábitos que luego nos costará corregir.

Multa por enseñar a conducir

La forma de agarrar el volante, el pomo de la palanca de cambios, incluso hábitos como ajustar los retrovisores antes de emprender la marcha, son detalles que los examinadores tienen muy en cuenta. Y si lo hemos aprendido mal desde el inicio es muy difícil cambiarlo, con las consecuencias que eso conlleva.

Lo que aprendes los primeros días en cualquier actividad sueles recordarlo toda la vida y, si alguien no autorizado ni cualificado para ello quiere enseñarte a conducir, no te estará haciendo ningún favor, ya que perjudicará tu evolución en las primeras clases con el profesor de autoescuela.

Coches adaptados para enseñar

Los coches de autoescuela son vehículos adaptados para ese fin. Poseen pedales en el puesto del copiloto que realizan las mismas funciones que los del conductor, por lo que podrá reaccionar en caso de peligro, o ayudarte con los movimientos del embrague.

Además, el puesto del copiloto, donde va el profesor, cuenta con retrovisores para poder comprobar que los movimientos del aprendiz son seguros.

A diferencia de tu coche de calle, los coches de la autoescuela lucen una serie de distintivos que alertan a los demás conductores de que lo está conduciendo una persona en prácticas. Con ello se minimizan más aun las probabilidades de sufrir un accidente.

¿Clases de conducir sin autoescuela?

Las clases clandestinas están totalmente prohibidas, pero en España existe la posibilidad de poder hacer prácticas de conducir fuera de una autoescuela con el fin de prepararse para la obtención del carnet de conducir.

Para poder llevarlas a cabo sin infringir la ley, es necesario solicitar una autorización de aprendizaje libre a la Jefatura Provincial de Tráfico.

Una vez conseguida esa autorización, hay que equipar al vehículo con una ‘L’ con un fondo rojo. Si se cumplen con estas exigencias, el seguro deberá hacerse cargo en caso de accidente.

Te puede gustar