Consejos para saber el kilometraje real de un coche

Ante el posible fraude de 'afeitar' kilómetros, hay tres procedimientos para averiguarlo: a través del fabricante, de la Dirección General de Tráfico (DGT) o de una inspección mecánica

Manipular el kilometraje real de un coche es una táctica utilizada por algunos vendedores cuya única meta es la venta. Como potenciales compradores, debemos estar al tanto de que este tipo de prácticas abundan en el mercado de segunda mano.

Lo peor es que los contadores digitales del presente son mucho más fáciles de modificar. Para evitar ser timados, debemos obtener toda la información posible sobre el próximo automóvil que acabamos de comprar. Claro que esta labor será compleja, pero nos permitirá actuar en caso de fraude.

Para ello tendremos que hacer un seguimiento completo al coche que deseamos adquirir. Con la información adecuada, podremos tener una idea sobre la verdadera rentabilidad de nuestra inversión.

El fabricante puede indicarnos el kilometraje real de un coche

No existe lugar donde se conozca mejor el sistema electrónico de un coche que en su propia empresa fabricante. Y, de hecho, cada marca tiene sus propios procedimientos para saber si sus productos han sido manipulados.

Por ejemplo, Alfa Romeo cobra en torno a los 26 euros por hacer las pruebas de rigor que determinan la distancia real recorrida por sus automóviles.

Otros fabricantes como Audi, Mercedes Benz y BMW, almacenan datos para detectar la manipulación. En su mayoría, este servicio muy barato y en el caso de Audi se hace totalmente gratis.

Además, el kilometraje real queda registrado en varias unidades de control y no solo en el cuadro de mando del vehículo. Un equipo de diagnosis basta para que un técnico verifique los diversos sitios en los que queda el registro. Los fabricantes cuentan con personal cualificado para este tipo de tareas.

Manipular cuentakilómetros de un coche

Verifica el historial de reparaciones del vehículo

Si queremos verificar el historial de reparaciones de un coche podemos acudir a diferentes lugares, organismos, concesionarios, talleres especializados, etc.

Lo primero que debemos hacer es dirigirnos a la Jefatura de Tráfico. Allí solo necesitamos suministrar el número de matrícula del vehículo a investigar.

Con esta solicitud, podremos conocer las revisiones pasadas y el nombre de los servicios técnicos donde se realizaron. Incluso podremos conocer el nombre de los antiguos propietarios del automóvil, en caso de querer saber un poco más allá.

Después podemos dirigirnos a cada servicio técnico y solicitar documentación archivada. Por lo general, las personas llevan sus coches nuevos a revisiones en talleres oficiales. Con todo esto, podremos ir recabando información directa sobre el kilometraje y sacar nuestras propias conclusiones.

Una revisión profunda puede darnos una idea sobre el kilometraje real de un coche

Si las últimas dos alternativas no dan resultado, podemos analizar el kilometraje a partir del estado del coche. Esto es algo que nos dará una idea bastante aproximada, porque el uso continuo de un automóvil implica reparaciones y repuestos.

Los discos de frenos, las lámparas de xenón y los dispositivos de la suspensión son costosos y se cambian con cierto kilometraje recorrido. La correa de distribución tiene una vida útil mínima de 80 000 kilómetros. Si estos componentes han sido sustituidos, estaremos ante la presencia de un coche con bastante uso.

El estado del motor del vehículo nunca miente. El embrague puede ser otra pista importante, en lo que a su recorrido con el pie se refiere, para conocer si ha sido muy usado (si el coche empieza a avanzar cuando el pedal está muy arriba).

Un mecánico mirando un motor de un coche.

Para esto solo debemos dirigirnos a un taller mecánico y solicitar un informe completo del estado del automóvil. El simple sonido del motor será muy indicativo para un buen profesional de reparaciones. Claro que no podremos saber el kilometraje real, pero tendremos una idea de lo que nos han vendido.

¿Cómo solicitamos un informe en la Dirección General de Tráfico?

Recurrir a la administración pública tiene sus beneficios. En este caso, lo único que debemos hacer es pedir un Informe de Vehículo en la Dirección General de Tráfico (DGT). De esta manera, verificaremos las cargas y el kilometraje señalado en la última ITV.

Con todo ello, lo recomendable a la hora de comprar un coche usado es solicitar este informe antes de cerrar el acuerdo. Incluso si contamos con certificado digital, podemos hacer la solicitud vía online.

Verificar kilometraje real de un coche es una cuestión compleja. Existen muchas prácticas y los verdaderos expertos tienen muchos trucos para no ser detectados. Pero, como sucede en todo delito, siempre existe alguna evidencia que nos puede llevar a la verdad.

Te puede gustar