Precios de la ITV por comunidades autónomas

· 6 abril, 2018
Estos varían por toda España porque la gestión de la grandísima mayoría de las estaciones de Inspección Técnicas de Vehículos son concesiones a empresas privadas; puede llegar a doblarse el coste entre la más económica y la más cara

La Inspección Técnica de Vehículos (ITV) es un requisito ineludible para poder circular dentro de un coche propio en España y en toda la Comunidad Europea, pero los precios de la ITV son diferentes de acuerdo a la comunidad autónoma donde se realice.

Según el modelo del vehículo, al uso que se le dé o al número de años que tenga en circulación, varía la frecuencia con la que se debe acudir a un centro de servicio autorizado a pasar la inspección. A continuación, analizaremos los factores que influyen en el precio.

Un proceso descentralizado

Cada gobierno regional tiene potestad para administrar o entregar en licitación, los contratos para instalar los centros de inspección de vehículos. Lo mismo sucede para fijar el coste del procedimiento o autorizar que sean las concesionarias quienes establezcan el importe, como ocurre actualmente en Madrid.

Toda esta discrecionalidad ha traído como consecuencia que el presupuesto destinado por los ciudadanos para cumplir con este requerimiento varíe sustancialmente de una comunidad a otra. Son diferencias que pueden sobrepasar en algunos casos el 100%.

Precios de la ITV en coches turismo

Como es natural, el mayor número de vehículos que circulan por las calles del país pertenecen a este segmento. Coches pequeños o de dimensiones medianas, de cuatro o cinco plazas, (algunos pueden incluir hasta siete y nueve), de uso mayoritariamente familiar.

Se trata de vehículos que utilizan como combustible, según modelo y versión, gasolina o diésel. Aunque cada día tienen más presencia en el mercado los coches híbridos o completamente eléctricos, España todavía está lejos de alcanzar a Noruega en este sentido.

Normativa ITV 2018

Los turismos deben someterse a la ITV por primera vez al cumplir cuatro años de servicio, siempre y cuando no se hayan visto involucrados en accidentes de tráfico que revistiesen cierto nivel de gravedad.

A partir de los cuatro años deben visitar un centro de control cada dos años hasta alcanzar la década fuera de los concesionarios. Con 10 años o más, las revisiones pasan a ser anuales.

Turismos a gasolina

La región que cuenta con los precios más competitivos en este apartado es Extremadura: 30,95 € en estaciones de inspección administradas por el ejecutivo regional y 35,90 € en las privadas. También ofrecen costes comparativamente económicos Navarra (33,30 €), La Rioja (35,15 €) y Baleares (34,46 €).

En el extremo opuesto se ubican, como las ITV más costosas de la nación, las ejecutadas en Ceuta. Los habitantes de la ciudad autonómica ubicada en la rivera sur del estrecho de Gibraltar, deben cancelar 48,25 €.

También resultan onerosas las efectuadas en Cantabria (47,01 €), País Vasco (46,69 €) y la Comunidad Valenciana (44,19 €). Así como las de Andalucía (43,34 €, para vehículos con motores por encima de 1,6 litros de cilindrada) o las de Castilla y León (41,10 €).

Turismos de combustible diésel

Los propietarios de los vehículos impulsados a gasóleo deben pagar un importe mayor por la Inspección Técnica de Vehículos, salvo en los casos de Asturias (39,55 €), Extremadura (30,95 € en estaciones públicas y 35,90 € en las privadas), y Navarra (33,30 €).

Cambios en la ITV en 2018

En estas tres comunidades el coste es similar al de los coches con motor a gasolina; también son las más económicas. Por otra parte, los precios de la ITV más elevados para coches turismo, pertenecen a los de motor diésel de fabricación posterior a 1980.

Los precios más altos aparecen en Madrid (56,50 € en promedio) y en la Comunidad Valenciana (55,54 €), además de Murcia (53,70 € en las estaciones de empresas privadas) y Cantabria (52,70 €). El segundo importe más elevado está fuera de la península ibérica, en Ceuta (56,49 €).

Novedades en la ITV

Los cambios dentro de la normativa que rige las Inspecciones Técnicas Vehiculares contemplan ahora revisiones a los sistemas ABS, y también para todos los airbags que estén instalados dentro del habitáculo de un vehículo.

Las inspecciones también pueden escanear los ordenadores de a bordo. El objetivo es que quienes ejecuten la revisión dispongan del historial completo del coche. El que normalmente no se haga esta inspección no significa que no haya regulación legal para ello.

¿Qué informaciones puede aportar el ordenador de a bordo al técnico? Se incluyen datos sobre reparaciones mayores o cambios ejecutados dentro de los sistemas de seguridad, y también se espera conseguir un mayor control en las emisiones de gases contaminantes.

Finalmente, la nueva regulación de luz verde a los conductores para repetir el examen en otra estación, tras las inspecciones en las que la primera evaluación arrojara resultados negativos o desfavorables.