¿Es buena opción comprar un coche embargado?

· 18 enero, 2018
En las subastas de vehículos confiscados, como por ejemplo de los procedentes de redadas u operaciones policiales, se pueden encontrar auténticas joyas a precios irrisorios, si bien tenemos que cerciorarnos de que no nos vaya 'a costar más el collar que el perro'

Nuestro coche de ensueño no siempre está en un concesionario, o aparece en una publicación de Internet. Otra opción son las ventas de embargo auspiciadas por las autoridades municipales e instituciones judiciales. Pero… ¿Es buen negocio comprar un coche embargado?

La respuesta es, probablemente. Ciertamente estas son compras legales autorizadas y controladas por el propio estado. También es muy cierto que se consiguen coches a precios irrisorios si tenemos en cuenta el coste del mercado. Y sí, también podríamos toparnos con un modelo gama alta bastante barato.

Pero este es un tipo de adquisición que debemos hacer con mucho cuidado. No se trata de simplemente comprar en función al coste: debemos analizarlo todo antes de hacer una elección.

¿Qué debe tener en cuenta antes de comprar un coche embargado?

Información y proyección de presupuesto. Estos son dos elementos claves a la hora de optar por este mercado de segunda mano. La primera siempre la tendremos, debido a que la compra es ofertada por el propio Estado. Lo segundo dependerá de nuestros esfuerzos investigativos y cálculos.

Cuando se subasta un vehículo en situación de embargo, la autoridad organizadora emite en su listado de información sobre su estado. Añadido a esto, es muy común que se publiquen cuáles son las reparaciones necesarias para que el vehículo funcione correctamente.

Coches embargados: estado

A partir de esta información, los compradores deberán hacer cálculos para tener el precio completo de la inversión. En muchos casos las oportunidades son notorias, pero la situación de todos los coches no es la misma.

Procedimiento para comprar un coche embargado

En España, cada institución tiene sus propios parámetros, aunque en resumidas cuentas el procedimiento de subasta es similar. Se publican listados con los coches subastados y, en algunos casos, se permite a los posibles compradores ojearlos.

En ocasiones, se hacen pujas entre ciudadanos y cuando no, los precios bajan drásticamente. A los compradores se les piden documentos básicos como el DNI, una constancia sobre el dinero ofrecido y un cheque con aval.

También existen las subastas mediante página web institucional. Mediante este proceder, se le requiere al comprador el DNI y el número de cuenta bancaria desde donde se abonará el montante de la operación.

Instituciones que hacen las subastas

Son varias las instituciones que realizan subastas en las que se puede comprar un coche embargado. Quizás la más conocida es el Plan Nacional sobre Drogas, de donde se subastan los coches que son confiscados en las operaciones. No es raro conseguir automóviles deportivos por menos de 5 000 €.

Pero también los ayuntamientos, juzgados y seguridad social suelen hacer este tipo de ofertas públicas. El Poder Judicial acostumbra a presentar subastas mediante su página web, así que hay que estar pendientes si se tiene interés en este sistema.

Embargos de coches: procedimientos

Hacienda también plantea ofertas seguras que pueden ser bastante provechosas para la ciudadanía común. Aquí el costo de la fianza es de 20% si se quiere participar en la puja de forma no presencial, es decir, por medios electrónicos.

Otros pasos a seguir

Aún cuando el coste de estos vehículos sea relativamente bajo, nunca está de más solicitar un préstamo bancario para no descapitalizarse. En muchas financieras existen créditos especializados para realizar este tipo de adquisiciones; de esta forma, podremos pagar con mayor comodidad.

Siempre debemos revisar con detenimiento las condiciones en las que se subastan los automóviles embargados. Lo correcto es pedir el informe Carfax, para saber no solo el estado actual, sino la proveniencia del producto y otras informaciones de utilidad.

Es importante que leamos muy bien los documentos que sustentan el traspaso de este tipo de productos. Siendo analíticos y cautelosos, ciertamente podremos sacarle provecho a este tipo de ofertas.

Derrumbando algunos mitos

No es mentira que en las subastas se pueden conseguir coches espectaculares por precios muy bajos. En estas se ha vendido, por ejemplo, Porsche Boxster por 6000 €, o BMW X5 por menos de 2 000 €.

Pero siempre debemos recordar que estos vehículos son conseguidos en redadas y operaciones policiales. Es lógico que pueden tener desperfectos, golpes o anomalías que se originan de persecuciones, o en las propias investigaciones. Por todas estas razones anteriores, es clave informarse y ponderar lo que se tendrá que invertir en reparaciones.

Lo cierto es que esta es una excelente alternativa y no podemos dejar de considerarla. Incluso algunos vehículos están en perfectas condiciones y solo son confiscados por falta de pago. Informarse, investigar y hacer los cálculos de rigor, es el secreto para aprovechar las rebajas.