Cuánto queda para el fin de los coches particulares

· 24 marzo, 2018
Es incierto, pero lo que sí está claro es que el renting para usuarios puede ser la fórmula alternativa a ser propietarios; dado que cada vez es más habitual que la gente financie sus vehículos, el coste de la cuota mensual más el mantenimiento general puede ser más costoso que un alquiler

Analistas y empresas de vehículos perciben que el fin de los coches particulares está cerca. Ser propietarios es cada año menos rentable y ya la alternativa del renting tiene cada vez más adeptos; ya hay quien pronostica un futuro de particulares que alquilan automóviles autónomos manejados por software.

Poco más del 15% de los coches que circulan en España forma parte de empresas de alquiler; es una fórmula que ha aumentado en un 20,48% durante los últimos años en nuestro país. Las proyecciones van en ascenso, más allá del carácter conservador propio del conductor español.

¿Por qué es menos rentable ser propietarios de un coche?

Los números lo acreditan: los gastos propios que conllevan la compra financiada de un automóvil son más altos que su renta. Haciendo una proyección, las cuotas mensuales de un coche comprado casi alcanzan los 400 €; en contraste, el pago mensual de un alquiler no asciende a los 250 €.

Otro problema de comprar nuestro propio coche está en el pago de los trabajos de mantenimiento, revisiones, etc. Y todo se pone más costoso en el caso de muchos conductores, acostumbrados a cambiar de coche cada cuatro años.

En muchos casos hay vehículos que pasan el 95% de su vida útil estacionados; de esta forma, compramos algo que solo nos sirve por tiempo limitado y que aun así exige grandes cuidados. Un nuevo concepto viene a aportar un poco de claridad en este asunto del coche comprado o de alquiler: la movilidad como servicio.

El problema de encontrar aparcamiento en las ciudades

La movilidad como servicio: fin de los coches particulares

Hasta el día de hoy, una gran mayoría de usuarios adquiere su vehículo porque desea la libertad de movilizarse a un coste económico. Pero en la realidad, los servicios de alquiler pueden cumplir ambas funciones cada vez con mejores resultados.

A esto debemos sumarle el hecho de que el futuro de la empresa del motor son los coches autónomos manejados por software. El conductor actual será pronto una especie de acompañante y los fabricantes estarían llamados a encargarse del proceso completo del transporte.

Se espera que los vehículos autónomos empiecen a funcionar hacia el año 2040. Pero los efectos del cambio ya encabezan las estadísticas comerciales y para el 2020 será aún más evidente. Ya en la actualidad, el renting no se reserva solo para las empresas, sino que hay muchos particulares que cada vez lo usan más.

Cómo es el renting

Alquilar coches es un negocio que tiene cierto tiempo, aunque antes se limitaba a las empresas y el turismo. Como estamos viendo, ahora los particulares también contratan la utilización de automóviles por tiempo prolongado.

Todo comienza con la firma de un contrato donde nos comprometemos a pagar exclusivamente por el uso del vehículo. Los servicios a los cuales accedemos mediante el vehículo y los de la empresa, el seguro, entre otros, también forman parte del acuerdo.

Contratar seguro de coche por días

Además, si se deja de utilizar el servicio antes de la finalización del contrato, suele estipularse una compensación para la empresa. Si recorremos un mayor número de kilómetros en relación a lo establecido, también pagamos por ellos; otra obligación tiene que ver con llevar el coche al servicio técnico cuando se nos indique.

La buena noticia es que el usuario del vehículo no se encarga de abonar sus costes de mantenimiento, ni tampoco del seguro del automóvil. Ahora bien, también existe otra modalidad de alquiler con mucho menos pagos y cláusulas: el renting flexible.

El renting flexible: para consumidores cambiantes

Básicamente, lo que difiere a esta modalidad de servicio rent a car del tradicional, es que no existe obligación a largo plazo. En este tipo de alquiler, no tendremos un mínimo de kilómetros establecidos, ni cláusulas de compensación, y por ello su denominación de renting flexible.

El renting flexible no es muy rentable para todo el mundo; suele solicitarse por personas que necesitan utilizar el coche en determinada localidad, durante algunos meses. Los trabajadores autónomos y ciertos tipos de profesionales prefieren esta modalidad, debido a su propia dinámica de trabajo.

El concepto de la propiedad

En muchos países europeos (España incluido), todavía sigue el concepto de la propiedad. Necesitamos sentirnos los dueños de coches, casas, etc.; pero no es así en todos los lugares del mundo.

Con un pequeño cambio de mentalidad, y utilizando el renting en el caso de los coches, podríamos disfrutar de modelos diferentes cada cierto tiempo, ahorrándonos muchos de los gastos que nos generan. Es una cuestión, en cualquier caso, de comparar precios.