¿Sabes lo que es el ESP?

Francisco María García · 26 enero, 2019
El ESP ayuda a mantener la trayectoria de los vehículos, y es una de las ayudas electrónicas que más vidas ha salvado en la carretera

Para garantizar que no se altere la trayectoria del coche, el ESP es el mecanismo ideal. ¿Sabes lo que es el ESP? El Electronic Stability Program es un corrector electrónico de trayectoria que, a través de sensores, puede accionar el freno en una o más ruedas.

Desde el año 2014 es obligatoria la instalación de este control electrónico de estabilidad, como también se le conoce en el mundo del motor. Se considera un sistema adicional de seguridad y está más que comprobada su influencia en la disminución del número de accidentes en carreteras.

El fabricante alemán Bosch se alió en 1995 con Mercedes para desarrollar este dispositivo, utilizado por primera vez en la berlina Clase S. La Unión Europea (UE) acordó que desde 2014 sería de uso obligatorio, así que todos los vehículos de turismo y comerciales con pesos inferiores a las 3,5 toneladas deben tenerlo.

A raíz de esta disposición, se incrementó notablemente la seguridad en Europa. Las estadísticas europeas dan cuenta de una reducción de accidentes graves hasta en un 50 % y los derrapes en un 80 %. Las estimaciones de la Unión Europea atribuyen al dispositivo la fortaleza de evitar unas 2 500 muertes al año en accidentes de tránsito.

¿Sabes lo que es el ESP?

Este dispositivo de seguridad está integrado por una unidad de control electrónico (UCE), sensores y actuadores situados en el sistema de frenado. Del movimiento del volante informa el sensor de ángulo de la dirección; lo hace desde la columna de dirección.

Los sensores de velocidad de giro están colocados en las ruedas; trabajan en conjunto con el sistema ABS e informan sobre eventuales bloqueos. El sensor de ángulo de giro y aceleración transversal está atento al comportamiento del vehículo.

Control de estabilidad

El dispositivo UCE tiene asignado un trabajo importante: unas 25 veces por segundo analiza la información que envían los sensores. Si detecta contradicciones entre ellas interviene. Ante la situación de riesgo, frena la rueda más conveniente para que el coche recupere su trayectoria; también puede restar par al motor con igual resultado.

Siguiendo este sistema, al conductor solo le corresponde marcar la trayectoria que debe seguir el coche para que el sistema la interprete. La ayuda se recibirá del ESP solo si se sobrepasan determinados límites, dentro de las leyes de la física; no puede hacer milagros.

¿Cómo funciona?

El ESP se calibra durante la alineación de las ruedas. En este proceso el volante queda en un ángulo cero, pues su sensor se ajusta en el punto de dirección ‘0’ de la rueda. El corredor de trayectoria electrónico se esforzará en que esa dirección se mantenga, para evitar los derrapes que pueden derivar en graves siniestros viales.

La actividad del ESP consiste en comparar la trayectoria que marca el conductor con la que desarrolla el vehículo. Se enfoca especialmente en la velocidad de giro de las ruedas; si es elevada, actúa sobre las ruedas y redirige el vehículo. Lo hace en conjunto con el sistema ABS y el control de tracción (ASR).

Una gran ayuda

También el ESP es de gran utilidad en el control de arranque en pendientes. Si el sistema detecta el tipo de pendiente, acciona los frenos durante unos segundos, justo antes de que el conductor cambie del pedal del freno al del acelerador. Así evita que el vehículo retroceda.

Otra facultad de este dispositivo es que logra reducir las distancias en las frenadas. Cuando el conductor presiona con fuerza el freno para bajar rápidamente la velocidad, el sistema incrementa la asistencia hidráulica.

Coche pegando un frenazo.

El control adaptativo de la carga está atento a las variaciones en altura y peso del vehículo. El ESP se ajusta a ellas para que las maniobras de giro y frenado estén acordes a la masa en movimiento.

Roll Over mitigation o control electrónico de mitigación es el nombre del encargado de monitorear la velocidad de cada rueda. Si hay riesgo de volcar, disminuye la velocidad gradualmente hasta que el conductor recupera el control.

Cuando un conductor se sale de su carril, el sistema es capaz de devolverlo a su ruta; corrige levemente la trayectoria al frenar levemente una de las ruedas.

Excelente sistema de seguridad

El ESP es el sistema de seguridad por excelencia. Está ubicado en el segundo lugar de importancia, solo sobrepasado por el cinturón de seguridad. La reducción del riesgo vial que se le atribuye ronda el 80 %, cifras que corroboran su efectividad.

Ahora que sabes lo que es el ESP, es importante aprender a conducir un coche con este sistema. Muy importante es guiar el volante de forma precisa y gradual, para que la información que le enviamos sea clara y el dispositivo ESP no se vuelva demasiado intrusivo en su acción.

Más allá de tener este sistema de seguridad activa, unos neumáticos en buen estado son indispensables para mantener la trayectoria y evitar virajes inesperados. Mantener la calma es otro buen consejo.